Los más afectados por las nuevas restricciones

4 de mayo, 2021

Los más afectados por las nuevas restricciones

Por Agustín Maza

Las nuevas restricciones, hasta el momento, perjudicarán a las actividades que ya venían más golpeadas por la pandemia y tienen que ver con el nivel de circulación: los servicios. Esto agravará la heterogeneidad de la recuperación y, si bien no poseen tanto peso en el PIB, son sectores que explican cerca del 10% del trabajo registrado. 

Las primeras restricciones fueron por quince días para la región del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Ahora, será hasta el 21 de mayo y parecería ser que tendrán continuidad más allá de esa fecha. Hoteles, restaurantes, gimnasios y comercios, entre otros, sufrirán más las consecuencias de las medidas.

“Es probable que las restricciones no sean tan duras ni duraderas como el año pasado. Seguramente los perjudicados sean los servicios, mientras que la industria manufacturera y la construcción podrían afrontarlo mejor”, consideró el economista sectorial de Ecolatina, Santiago Manoukian, ante El Economista. “Esta dinámica va a profundizar la heterogeneidad entre sectores”, agregó.

Hoteles y restaurantes

Según el último Estimador Mensual de Actividad Económica (Emae), que mide el Indec, el nivel de actividad en el rubro “hoteles y restaurantes” se ubicó en febrero 38,2% por debajo del mismo mes de 2020. En particular, este fue el sector más perjudicado por el Covid. “Como son grupos que demandan mucho empleo, puede que se haga más lenta la recuperación de los puestos de trabajo registrados”, destacó Manoukian.

Fehgra realizó un informe que expone la grave situación que sigue atravesando el sector y solicitó al Gobierno que implemente medidas urgentes para sostener a una actividad estratégica para las economías regionales del país y que genera más de 650.000 puestos de trabajo.

Los efectos sobre el empleo también dan cuenta de la excepcionalidad de esta crisis. Las estimaciones del Indec muestran la pérdida de más de 170.000 puestos de trabajo totales en el sector hotelero y gastronómico entre el cuarto trimestre del 2019 y el cuarto trimestre del 2020, lo que significa la destrucción aproximada del 25% del empleo total del sector.

Ante las nuevas restricciones, Fehgra aseguró que “están en riesgo otros 200.000 puestos de trabajo, gran parte de ellos jóvenes de entre 18 y 24 años que hacen su primera experiencia en el mundo laboral dentro del sector”. Las estimaciones de la entidad indican que, antes de la implementación de estas nuevas medidas, había desaparecido el 10% de las empresas del sector, lo que significa el cierre de más de 8.000 empresas en todo el país. “Eso sería el tiro de gracia para la actividad”, expusieron.

Gimnasios

Las nuevas restricciones perjudicaron directamente los gimnasios. Según estimaciones del sector, durante 2020 cerraron alrededor de 1.000 de los 8.000 establecimientos que había en el país antes del coronavirus. Por eso, las perspectivas son muy malas.

Creemos que si se extienden las restricciones sería letal para nuestra actividad”, expresó el presidente de la Cámara Argentina de Gimnasios, Fernando Martín Storchi, ante El Economista. “Tenemos deudas del año pasado; hay que pagar sueldos completos y no tenemos ATP y tenemos costos fijos de mantenimiento y demás”, agregó.

Storchi comentó que con los nuevos protocolos y los sistemas de turnos, los contagios dentro de los establecimientos son nulos. “En seis meses de reapertura en la zona del Amba no se registraron contagios, igualmente con el sistema de turnos podemos saber quién estuvo en el gimnasio y con quién compartió el espacio”, aseguró.

Teatros

Las actividades relacionadas al entretenimiento también se encuentran en el podio de los perjudicados, como por ejemplo la actividad teatral. A nivel general, este rubro se encuentra en el Emae dentro del segmento “otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales”, que se encuentra 17,7% por debajo de los niveles previos a la pandemia.

Cabe destacar, que la facturación de este grupo ya venía castigada, porque los protocolos vigentes antes de los nuevos cierres ponían límites estrictos a los aforos. En su momento, la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales y Musicales (Aadet) emitió un comunicado en el que advirtió que, desde que se reactivó la actividad, “el teatro y la música en vivo se desarrollan en forma responsable, extremadamente cuidada y cumplen rigurosamente con los protocolos instrumentados en todas las provincias”.

“Nosotros privilegiamos la salud, por eso acatamos las medidas, aunque los protocolos se venían cubriendo muy bien”, destacó el empresario teatral, Carlos Rottemberg, ante El Economista. “Me parece importante marcar que las salas que no tenían la posibilidad de cumplirlos no fueron abiertas, hubo mucha conciencia”, agregó.

Rottemberg anticipó que están trabajando con el Gobierno un “pasaporte cultural” para poder funcionar en caso de que continúen las medidas. “Concretamente, los espectadores podrían utilizar la entrada del día como un permiso de circulación y así permitir que algunas salas estén operativas, siempre con protocolos”, comentó.

Comercio

Por su parte, la actividad comercial se verá afectada de forma heterogénea. “A nivel general es uno de los sectores que funciona a niveles superiores a los previos a la pandemia, aunque el nivel de empleo cayó en 25.000 trabajadores”, afirmó Manoukian. “Para el consumo masivo las perspectivas son desfavorables. Viene de varios años en caída a lo que se suma la depresión en la masa salarial por lo que no se espera una mejora notable en el consumo”, añadió.

“Se generan cuatro golpes simultáneos: restricción horaria, baja de circulación, incertidumbre económica y baja de ingresos”, consideró el economista Jefe de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), Matías Wilson, ante El Economista. “Desde marzo notamos que la recuperación venía perdiendo impulso. Habrá que ver la tendencia porque las comparaciones anuales van a dar muy altas por el efecto de cierre que tuvo abril en 2020”, explicó.

“Las expectativas van a jugar un papel central porque va a haber comerciantes que directamente cerrarán porque no saben cuándo va a pasar todo esto”, anticipó. Para Wilson, los locales que estén vinculados a la indumentaria, la gastronomía o cuestiones vinculadas a la movilidad van a sufrir más.