La Casa Blanca, preocupada por Maduro y salvadoreño Bukele

5 de mayo, 2021

La Casa Blanca, preocupada por Maduro y salvadoreño Bukele

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, anunció que su país trabajará con sus socios de la región para seguir presionando a Nicolás Maduro y lograr el retorno de la democracia a Venezuela. Más allá de estar ocupado por China, Rusia y otras amenazas, dejó en claro que no habrá ninguna concesión con el régimen de Caracas.

El brutal régimen de Maduro ha reprimido sistemáticamente los derechos de sus ciudadanos. Su abuso, corrupción y mala gestión han avivado la crisis humanitaria” dijo Blinken en la 51° Conferencia Anual de Washington sobre las Américas.

“Continuaremos trabajando con nuestros socios en toda la región tanto para aliviar el sufrimiento del pueblo venezolano como para ejercer presión sobre el régimen para que el país pueda regresar pacíficamente a la democracia”, agregó.

Actualmente, el equipo de Biden está revisando las sanciones impuestas por el expresidente Donald Trump contra el régimen de Maduro. Sin embargo, por el momento, no tienen pensando aliviarlas. En esa línea, continúan reconociendo al líder opositor Juan Guaidó como el legítimo presidente venezolano.

Blinken también aseguró que su país sigue totalmente comprometido con la defensa de la libertad y los valores democráticos. Por ello, abogó por elecciones libres en Nicaragua, Haití y Cuba. Respecto a este último país, criticó duramente la creciente represión del régimen comunista contra la disidencia.

A la hora de hablar sobre la nueva política ambiental de su país, una de las banderas de Biden, el funcionario elogió a Argentina por las “audaces promesas” que Alberto Fernández realizó en la Cumbre Climática.

“Cualquier país que quiera alzar su ambición sobre el cambio climático encontrará un socio en el Gobierno de los Estados Unidos y el sector privado”, sentenció.

El polémico Bukele

“Justo este fin de semana, nos enteramos de que el Parlamento salvadoreño tomó medidas para socavar el tribunal más alto de su país. Un poder judicial independiente es fundamental para una democracia saludable y una economía fuerte. En este frente, en todos los frentes, debemos responder”, dijo la vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris, quien también participó de la conferencia. La vicepresidenta dijo que Estados Unidos debía responder a la movida de Bukele, aunque no dio más detalles ni anticipó medidas.

El fin de semana, una embestida del Gobierno del polémico Nayib Bukele contra la Corte Suprema de Justicia de su país terminó con la destitución de jueces y recibió una dura condena global.

La llamada Sala Constitucional de la Corte Suprema había rechazado varias medidas presidenciales relacionadas con el manejo de la pandemia al considerar que vulneraban derechos fundamentales de la ciudadanía. , donde Bukele y aliados tienen 61 de 84 escaños, había decidido destituir a los cinco miembros de la sala y nombrar inmediatamente a sus reemplazantes, en una clara violación a la legislación nacional.

Bukele respondió a las críticas internacionales. “A nuestros amigos de la Comunidad Internacional: Queremos trabajar con ustedes, comerciar, viajar, conocernos y ayudar en lo que podamos. Nuestras puertas están más abiertas que nunca. Pero con todo respeto: Estamos limpiando nuestra casa. …y eso no es de su incumbencia”, dijo en Twitter el domingo. Fue antes del discurso de Harris.