Gómez Picasso: “El mercado inmobiliario está en niveles mínimos”

4 de mayo, 2021

Gómez Picasso: “El mercado inmobiliario está en niveles mínimos”

El mercado inmobiliario venía en una de sus peores crisis antes de la pandemia y el escenario se agravó luego con el Covid. Sin perspectivas cercanas de reactivación, uno de los directores de Reporte Inmobiliario, Germán Gómez Picasso, habló con El Economista sobre cuál es la realidad del sector.

¿Cómo está la situación general en el mercado inmobiliario?

Seguimos en niveles mínimos históricos. En la Ciudad las cifras fueron parecidas a los  del 2002 en el primer bimestre. Si miramos series largas de décadas estamos en el peor momento de la historia en la Ciudad. No hay nada que indique que el mercado pueda repuntar: la demanda sigue sin aparecer pese a que ya tenemos una caída de precios superior al 30%. En la provincia de Buenos Aires mejoró un poquito la cantidad de compraventas por la compra de lotes de gente que decidió irse fuera de la Ciudad por la pandemia, pero igual está en niveles promedio.

¿Cómo está el mercado de alquileres?

Por la Ley de Alquileres los propietarios no están queriendo alquilar y sacan las propiedades del mercado. Esta ley perjudica al propietario porque solo deja actualizar el precio cada doce meses -cuando antes se hacía cada tres o seis- y basado en un índice que provee el Gobierno y que está debajo de la inflación. Además, se fija un período mínimo de contrato de tres años, cuando antes era dos, y eso es un período muy largo para una inversión que se tiene inmovilizada. El negocio de los alquileres ya venía con una baja rentabilidad en relación al capital inmovilizado respecto a lo que cobrado por mes y con esto lo terminaron de destruir. Por eso, cuando los contratos que se vencen los propietarios sacan las propiedades del mercado.

¿Cuáles son las perspectivas para el sector en este mal escenario?

Los tres peores momentos para el mercado fueron el corralito de 2002, el primer cepo de Cristina y el cepo de ahora. Las perspectivas son pésimas viendo que se vuelve a cerrar todo por la pandemia.