Funes de Rioja sucederá a Acevedo en la UIA: anticipan relación más tensa con el Gobierno

12 de mayo, 2021

Matías Kulfas cruzó a Funes de Rioja en la reunión que mantuvo con la UIA

Es la era de las coaliciones en la política de Argentina, la Unión Industrial Argentina (UIA) no se queda atrás. Siguiendo las costumbres recientes, habrá una lista de unidad para suceder a Miguel Acevedo, cuyo ciclo de dos mandatos concluye en junio.

Ayer, durante la reunión de Junta Directiva, se anunció que la lista de unidad para las elecciones será encabezada por Daniel Funes de Rioja, quién será el presidente y Miguel Angel Rodríguez, que quería el premio mayor, quedará como secretario (un virtual número 2).

Funes de Rioja destacó que la gestión de los próximos dos años se caracterizará por un trabajo de equipo que siga afirmando el federalismo, la promoción de la inversión privada y la generación de empleo registrado, el desarrollo de la producción nacional (con especial atención en el tejido pyme), la generación de propuestas para el crecimiento sostenido y la integración de género como de los jóvenes a la vida institucional. El abogado laboralista y líder de Copal representa a Grupo Industriales, que nuclea a las empresas más grandes. “Es un lobista”, dicen sus detractores industriales y agregan que no dirige una fábrica. Sin embargo, tiene una extensa trayectoria en la gremial empresaria.

Por su parte, Rodríguez, dueño de Sinteplast, manifestó que seguirá trabajando para fortalecer la representación sectorial y regional, así como la integración entre grandes y pequeñas empresas. Representa el sector Celeste y Blanca, con un perfil más Nac & Pop.

Todavía resta definir otros cargos, entre ellos, los de la Comisión Directiva. El cambio de autoridades se realizará en el Consejo General del 8 de junio.

Funes venía teniendo fuerte cruces con el Gobierno y, sobre todo, con el interlocutor oficial con la UIA, Matías Kulfas. A mediados de abril, hubo un fogoneo verbal importante entre ambos. Funes representa a los productores de alimentos, uno de los sectores que más regulaciones recibió en 2020. Si bien la producción se mantuvo estable, los controles de precios (sobre todo Precios Máximos, que es obligatorio) hundieron los márgenes de producción. Por ende, se espera una relación un poco más tensa que bajo la batuta de Acevedo.