En línea con los inversores, un ala del oficialismo se inquieta

21 de mayo, 2021

En línea con los inversores, un ala del oficialismo se inquieta

Por Luis Varela

Con cifras sanitarias e inflacionarias que ponen a Argentina nuevamente en emergencia, el mercado financiero mostró ayer una verdadera ilusión, con muchos precios subiendo en pesos, incluso a niveles récord, pero si se miden en monedas duras (incluso no dólar) se comprueba que los precios de los activos argentinos siguen perdiendo valor día tras día.

La situación de incertidumbre creció aún más ayer al conocerse nuevos datos muy malos de Covid-19 y de inflación. Según Salud, el país tuvo en las últimas 24 horas 35.884 nuevos casos y 435 muertes, con el titular del Otamendi reclamando volver a Fase 1 porque “la situación es dramática” y con virólogas especializadas, como Martha Cohen, reclamando que se hagan más test y que se vacune más, porque tal como vamos en dos semanas el país lamentará muchas más muertes.

Y por detrás del desastre sanitario, que nos coloca en el tope mundial de contagios medidos por millón de habitantes, el Indec confirmó ayer que los precios mayoristas de abril (que de alguna manera adelantan lo que pasará con el minorista en el mes siguiente) marcaron un salto del 4,8%, con un impactante aumento del 6,4% en los costos de la construcción. Informando, además, que en los últimos doce meses los precios mayoristas acumulan una suba del orden del 60%.

 Y, lo peor del caso, es que ayer los precios volvieron a subir en Liniers otro 5%, planteando que en los próximos días, en vez de verse una baja, se podrá ver más tensión en las carnicerías.

En línea con eso, un interesante estudio del economista Esteban Domecq planteó que lo que se hace con la carne es “una payasada absoluta“. Hubo una lluvia de críticas desde todos los flancos de la economía contra la traba a la exportación: lo hacen porque no tienen ni idea sobre cómo enfrentar la inflación. Y defendieron esa posición con un dato impactante: en los diez mayores exportadores de carne del mundo las tasas de inflación están entre el 1% y el 7% anual; mientras que en Argentina llega al 46,3%, lo cual demuestra que el tema no es la venta de carne al exterior.

El rumbo del dólar

Frente a todo ese clima tan enrarecido, ayer los dólares financieros libres volvieron a mostrar tensión, los bonos argentinos se debilitaron después de la pobre licitación del miércoles y solo la Bolsa de Buenos Aires mostró un buen momento, con más volumen y con suba de precios, pero en pesos, ya que si se mira en otras monedas la realidad es completamente diferente.

Ayer, ciertamente, los mercados del mundo tuvieron un día bastante tranquilo. Se logró un alto el fuego entre Israel y Hamás y la vacunación avanza mucho en muchas economías que se normalizan. Tanto que el número de estadounidenses que solicitaron asistencia pública por desempleo disminuyó a 444.000, es decir 34.000 menos que hace una semana. Y detrás de eso, con Biden aún sin retirar los estímulos y con bajas en las tasas largas de EE.UU. (0,8% anual a 5 años, 1,6% a 10 años y 2,3% a 30 años), en el exterior el dólar subió 0,8% en Chile (que viene inestable tras la última elección) pero bajó 0,4% contra el yen y el mexicano, 0,5% contra el euro y la libra y achicó 0,6% en Brasil.

En Argentina, sin embargo, los números del mercado cambiario son bien diferentes. En pleno pico de liquidación de la cosecha gruesa, el Banco Central pudo seguir sumando reservas, pero una cantidad bastante menor a la de los últimos días: ayer consiguió US$ 35 millones. Y mientras la masa de Leliq sigue creciendo (el BCRA tomó ayer otros $181.179 millones de pesos al 38% anual, con los bancos pagando 37% anual en plazos fijos), los dólares oficiales siguen anclados y los libres se mantienen firmes.

Hubo suba de 1 centavo para el dólar turista hasta $164,52, de un centavo para el oficial hasta $99,71, baja de $1 para el blue hasta $155 pesos y alza de 4 centavos para el dólar mayorista hasta $94,24. Subió 73 centavos el dólar MEP hasta $157,22 y 70 centavos el contado con liquidación, que llegó a $161,87. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 55,5% y la del CCL con el mayorista alcanzó al 71,8%. 

Y, ante todos estos precios del dólar, analistas del sector hicieron otra dura advertencia: la inflación mayorista de abril fue del 4,8% y el precio del dólar mayorista creció sólo 1,7%, por lo que el país está sufriendo alta inflación en dólares. Y, de hecho, ayer, mientras los dólares oficiales casi no se movieron, el resto de las monedas, medidos en pesos mostraron otra cosa: la libra saltó 70 centavos hasta $133,71, el euro subió 51 centavos hasta $115,23 y el real subió 13 centavos hasta $17,85.

Y si a alguien se le escapa esta ancla artificial que está utilizando el ministro Guzmán desde que resolvió aplacar la inflación usando al dólar como palanca, debe advertirse que la distancia entre otras monedas y el dólar, medidas en pesos, se fue a un extremo en lo que va del gobierno de Alberto y del mandato del ministro. En mayo del año pasado el euro cotizaba apenas 4% por arriba del dólar y ayer alcanzó una diferencia extrema que ya es de casi 16%, mientras que la pérdida de valor del dólar contra el euro en el último año no llega al 9%.

El rumbo de los bonos

Toda esta situación planteó serias dudas entre especialistas financieros. Ezequiel Zambaglione de Balanz manifestó que el mercado va reclamando más tasa para seguir financiando al Gobierno. “Con un kit de bonos mucho más amplio, con tasa, link y CER, las letras en pesos cortas están atrapadas en un roleo, pero por ahora solo se consigue renovar; si quieren tomar dinero nuevo van a tener que pagar más tasa de interés. El inversor nos pregunta qué camino seguirá la Argentina, ¿tendremos un plan para ir arreglando problemas, o haremos como en 2011-2015 momento en el que se pateó todo para adelante sin arreglar nada?”.

Y el economista Gabriel Rubinstein fue más allá: “A partir de ahora, luego de tomar una medida muy torpe como cerrar la exportación de carne, el Gobierno va a tener que elegir entre dejar que suba el dólar o perder reservas. Entre noviembre y abril el Gobierno pudo mantener un CCL estable en 150 pesos, pero a partir de ahora subirá con la inflación o más. Si no dejan deslizar al CCL van a tener que largar todos los dólares de la cosecha y va a llegar mitad de año sin reservas. Tienen que entender que no arreglar con el FMI sería durísimo y hará que este gobierno pierda seguro la elección en 2023. Nunca vamos a encontrar un FMI más light que éste”.

Con ese marco, por segundo día consecutivo, los bonos argentinos volvieron a perder precio, retrocedieron otro 0,6%, por lo que el riesgo país volvió a subir otros 10 puntos, hasta 1.535 puntos básicos. Y con el cierre estricto para ver si se aplacan los contagios, el freno en la actividad económica será más acentuado y toda la problemática será aún más complicada.

Con todo eso, gracias a la gran vacunación y al crecimiento de empleo, la Bolsa de Nueva York volvió a sonreír. Sus índices principales anotaron una suba promedio del 1,4%, con el Nasdaq como el mejor de todos. Mientras que la Bolsa de México logró subir 1%, pero la de San Pablo estuvo planchada por dos motivos: las commodities empiezan a perder vuelo y Lula ratificó que competirá con Bolsonaro en la próxima elección presidencial.

En la Bolsa de Buenos Aires, con una inflación que no cesa, con $956 millones operados en acciones y $2.358 millones operados en Cedears, se registró una suba de 2% en pesos. Pero los ADR argentinos que operan en NY muestran un resultado mixto, con subas para Mercado Libre, Francés y Cresud, pero con bajas en las dos IRSA y en Telecom.

El mundo, ciertamente, se va acomodando lentamente a lo que es la pospandemia, y los precios de las materias primas pierden ebullición, porque se ve que los niveles de actividad y consumo serán mejores, pero tardarán más tiempo en recuperarse. Así, el petróleo volvió a caer fuerte ayer. Los metales básicos también retrocedieron. Los granos estuvieron mixtos tanto en Chicago como en Rosario, con el maíz bien en ambos mercados, con la soja mixta y el trigo hacia abajo. Y lo que sigue a los saltos son las criptomonedas: ayer el Bitcoin repuntó casi 2% y otras variantes repuntaron más tras el abismo de martes y miércoles, pero cuidado: EE.UU. quiere que todas las operaciones cripto de más de US$ 10.000 sean reportadas al Fisco, aquí el BCRA y la CNV plantearon advertencias y China directamente las prohibió.