El Gobierno lanza campaña “Lunes Verdes” para dejar de comer carne

6 de mayo, 2021

El Gobierno lanza campaña "Lunes Verdes" para dejar de comer carne

El Gobierno lanzó esta semana una campaña llamada “Lunes Verdes” donde pide a los ciudadanos que reemplacen las comidas que contienen carne por comidas vegetales los lunes, en un esfuerzo por enfrentar el cambio climático.

Las granjas de ganado contribuyen con el 22% de todas las emisiones del país, lo que las convierte en el “mayor contribuyente”, según Bloomberg.

La campaña es parte de un creciente movimiento ambiental mundial que se aleja de la carne.

En 2020 Argentina se comprometió a limitar sus emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2030.

En tanto, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, borró de su pagina web el video que apoyaba la iniciativa Lunes Verdes por los comentarios que recibieron en las redes sociales.

Para apoyar la campaña, el ministro Juan Cabandié  participaba en un video junto a Liz Solari , Sergio Elguezábal, Agustina Cherri,  Romina Pereiro , Pablo Granados,  Daksha y Maryta de Humahuaca.

La propuesta del Lunes Verdes 

Consumir de manera responsable. Pensar cómo nos alimentamos, cómo ese alimento impacta sobre nuestra salud y cómo podemos ampliar nuestra dieta. Sumar proteína vegetal es también una oportunidad para pensar en los modos de producción, buscar alternativas que protegen el planeta y fomenten una economía inclusiva.

Aportar a la acción climática. Reflexionar sobre los modos de producción actuales y sus efectos en el calentamiento global. Una dieta variada es una dieta consciente del futuro del planeta.

Mejorar nuestra salud. Limitar el consumo de proteína animal contribuye a atenuar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes u obesidad. Promovemos una mayor presencia de proteína vegetal, pieza clave de una alimentación saludable, como parte de una reflexión general acerca de la relación entre alimentación y salud.

Promover una conciencia ambiental. Los Lunes Verdes son también una jornada para pensar en el uso que le damos a nuestros bienes naturales. Cómo producimos, cómo y qué consumimos, son preguntas que permiten reflexionar, de manera integral, sobre nuestros recursos y sobre la protección de nuestra fauna y flora.

Comunicado de la Sociedad Rural 

La Sociedad Rural Argentina expresó su preocupación y desacuerdo con la campaña “Lunes sin carne”, declarada de interés ambiental por parte de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, a través de un comunicado:

“En sus diferentes variantes, la carne ha sido históricamente uno de los principales alimentos consumidos por los argentinos y su principal fuente de proteínas, indispensables e insustituibles para su bienestar nutricional. En rigor, contribuye enormemente al crecimiento y desarrollo infantil.
Hoy, la carne continúa siendo elegida por nuestros compatriotas para compartir la mesa con familiares y amigos; es emblema de nuestra identidad nacional y un producto que nos representa en el mundo como ningún otro. La producción, industrialización y comercialización de carnes genera decenas de miles de puestos de trabajo, actividad económica, inversión e ingreso de divisas, y cumple un rol estratégico, ya que es una de las pocas actividades que pueden desarrollarse en prácticamente todo el territorio nacional, incluso en aquellas zonas geográficas de nuestro país en las que la ganadería es la única actividad económica posible.

Cabe destacar, por otro lado, que el rumiante es el único animal que tiene la capacidad de transformar el pasto en proteína de alto valor biológico, proceso que no ha podido ser reemplazado por ningún otro mecanismo.

Siguiendo las buenas prácticas agropecuarias, la producción de carnes en Argentina tiene muy bajo impacto ambiental puesto que 7 de cada 10 animales faenados se producen a través del sistema pastoril que tiene probadamente un resultado neutro en materia de emisiones.

La alimentación variada siempre es saludable, pero también resulta imprescindible alentar el consumo de carnes como principal fuente de proteínas de los argentinos, así como preservar a la cadena de valor de la carne y a todos sus integrantes: productores, trabajadores, industriales, matarifes, carniceros, exportadores y a las miles de familias argentinas que viven de esta arraigada y noble actividad en todo el país.”