Radiografía del ecosistema cripto actual

28 de mayo, 2021

ecosistema cripto

Por Emiliano Limia Press Officer de Buenbit

El mercado de las criptomonedas se está desarrollando a un ritmo vertiginoso. El 28 de mayo de 2020, el Bitcoin (BTC) valía US$ 9.589; hoy, un año después, vale US$ 36.960, es decir, tuvo un aumento del 285%. Y similar es el caso de Ether (ETH), que, en los mismos períodos, registró los siguientes valores: US$ 220 (28/5/2020) mientras que, a la fecha, cotiza en US$ 2.597, lo que equivale a un crecimiento del 1.080%.

Esto es un hecho comprobado al igual que la volatilidad regular de algunas cripto, entre ellas las más populares, justamente BTC y (ETH), que ya han tenido altibajos numerosas veces. Sin embargo, la volatilidad anormal de la semana pasada podría considerarse una reacción apresurada a partir de noticias que fueron tomadas por algunos inversores de manera negativa.

Es por esto que nos importa destacar que tanto Bitcoin como Ether van más allá de ser un instrumento de inversión y de resguardo de valor. Estamos hablando de una tecnología nueva que cambia las reglas de juego no solo para el ámbito financiero. La tecnología blockchain en la que se basan las criptomonedas viene a dar más oportunidades, más libertad y más responsabilidades a las personas. Como toda novedad, su adopción lleva tiempo y, al ser el mundo cripto un mercado en formación, movimientos grandes de capitales pueden generar subidas y bajadas muy pronunciadas.

// ¿Se pinchó la burbuja cripto o es una limpieza necesaria?

De cualquier manera, la realidad indica que la adopción de las criptomonedas a nivel minorista e institucional viene creciendo a pasos agigantados. Los casos de uso de esta nueva tecnología se están consolidando, generando nuevos ciclos de innovación, de forma muy similar a lo que sucedió con Internet en la década de los noventa.

¿Por dónde empezar?

En primer lugar, nuestra recomendación para los que recién están dando sus primeros pasos es darse tiempo para entender la tecnología blockchain y el funcionamiento del ecosistema cripto. Toda compra, toda transacción, para que sea exitosa, tiene componentes tangibles y psicológicos. La expectativa de ganancia y la tolerancia a la pérdida son básicos para que la experiencia sea adecuada.

Por eso es importante tener información de calidad y realista que  ofrezca un panorama completo de cada operación. En materia financiera, las expectativas no realistas son el camino seguro a grandes pérdidas y fuertes frustraciones.

// Qué es blockchain y por qué llegó para quedarse en Argentina

En segundo lugar, no debemos actuar por impulso o de manera apresurada. No deberíamos hacer transacciones pensando en que nos vamos a hacer millonarios de un día para el otro. ¡No es una carrera en la que haya que ganarle a nadie!

Si bien ya no es lo que era hace cinco o diez años, al ecosistema cripto aún le falta madurar y hay tiempo de sobra para investigar e ir involucrándose de a poco, investigar las diferentes blockchains, sus funcionalidades, el valor que viene a agregar cada una de ellas y demás detalles.

A partir de la pandemia, se generó una gran adopción de las tecnologías digitales y las criptomonedas no fueron la excepción. Los gobiernos de todo el mundo se vieron obligados a emitir grandes paquetes de estímulo para mitigar los efectos del coronavirus, impulsando así una valorización de otros activos escasos como los metales, las acciones e incluso de criptomonedas como bitcoin.  Se dio una combinación de elementos que brindaron un escenario propicio para la adopción cripto a gran escala.

// Qué son las criptomonedas y qué debo saber antes de comprar

En este sentido, y en tercer lugar, no hay que cometer el error de correr a comprar y poner dinero en algo que no se sabe cómo funciona. Esto vale tanto para el mundo financiero tradicional como para el de las criptomonedas, ya que en ambos se puede tener una muy mala experiencia si se involucra dinero en algo que no se comprende del todo. La recomendación es aprender, entender el potencial y tomar una decisión de compra a consciencia, de manera responsable y con un horizonte de largo plazo. Hay muchos criptoactivos que no son volátiles, como Dai, que es una criptomoneda estable que tiene una cotización ligada al dólar estadounidense y que puede servir como una puerta de entrada amable al universo cripto. 

Aquellos que tengan menos aversión al riesgo y toleren la volatilidad, pueden empezar por bitcoin y ether, que son las criptomonedas más consolidadas. De todas formas, siempre hay que tener en mente los riesgos de la volatilidad, independientemente del precio al que uno haya comprado, porque las subidas y bajadas son muy comunes, suceden seguido y muy rápido.

Esto último nos lleva a un cuarto elemento de relevancia y es el perfil de cada inversor: cada persona debe identificar cuáles son sus necesidades y cuál es su margen de tolerancia ante las eventuales pérdidas.

Es fundamental examinar las posibles inversiones buenas y malas, y tomarse el tiempo y el esfuerzo necesario para resolver todas las dudas antes de invertir. Si bien es imposible eliminar por completo la posibilidad de ser víctima de una estafa, esto ayudará a reducir esas chances considerablemente.

Finalmente, es importante conocer las regulaciones, no solo de la criptoeconomía, sino del país donde se opere.

¿Qué sucede con el dólar cripto?

Con respecto al “dólar cripto”, se ve un pequeño aumento con respecto a los “otros dólares”. Esto tiene que ver con una mayor demanda. Esto quizás tenga explicación a partir de los beneficios de las criptomonedas, el hecho de poder operar desde cualquier lugar con un dispositivo como un teléfono o una computadora portátil, a cualquier hora cualquier día, de forma 100 % accesible para todas las personas en todo el mundo.

Esto, con el confinamiento, toma especial relevancia porque el dólar blue, por ejemplo, obliga a la gente a movilizarse, a tener una “cueva” de confianza, además de que existen problemas como la diferencia con el “dólar cara chica” y “cara grande”, la posibilidad de que los billetes sean falsos, etcétera.