El día arrancó luminoso y terminó con luces apagadas

20 de mayo, 2021

El día arrancó luminoso y terminó con luces apagadas

Por Luis Varela 

Con la sensación de que el ventarrón de cola ya quedó atrás y que a partir de ahora vendrá una situación externa todavía positiva pero no tan favorable, el mercado financiero argentino volvió a mostrar ayer un precio del dólar un poco más nervioso, con los bonos otra vez débiles, riesgo país nuevamente en alza y con la Bolsa porteña nuevamente seca y sin fuerza.

El día se inició con dos noticias que daban para realizar un gran festejo. Según informó el Indec, se conocieron los datos de comercio exterior de abril y con una fenomenal liquidación de granos de parte del campo, se logró el mayor saldo comercial de los últimos nueve meses, nada menos que US$ 1.470 millones. 

En números precisos, el mes pasado hubo exportaciones por US$ 6.143 millones e importaciones por US$ 4.673 millones. 

El otro dato positivo, también ligado al pico de la liquidación de la cosecha fue una nueva acumulación de reservas de parte del Banco Central. La autoridad monetaria sumó ayer otros US$ 107 millones, por lo que en lo que va de este año lleva acumulados US$ 2.073 millones, con operadores del mercado advirtiendo que la compra de dólares más que triplicó esa cifra, pero que las divisas se escurrieron en pagos realizados y en todo tipo de intentos por anclar los dólares libres para ver si con ese método se logra frenar una inflación que sigue ardiendo.

Semejante superávit y tal acumulación de reservas debieron haber generado un día festivo para el mercado, pero sin embargo las cosas no fueron así. Y lo que detuvo el optimismo entre los inversores tuvo que ver con dos factores: por un lado vinieron advertencias del exterior con el BCE y la Fed indicando que se está por terminar el dinero gratis en el mundo y por otra parte se empezaba a comentar entre los operadores que Martín Guzmán se quedaría corto en la licitación y que no llegaría a reunir el dinero que necesita para pagar vencimientos cortos, por lo que requerirá otra vez ayuda del BCRA, con una macroeconomía que no soporta más emisión de pesos.

El pulso global

Las malas nuevas se iniciaron muy temprano en los mercados mundiales, con una onda roja en todas las bolsas (con bajas del 1,2% al 1,8% en los recintos europeos y asiáticos), de alguna manera preocupados por el fuerte daño que hace el Covid en los países con baja vacunación y con un Banco Central Europeo que, sin ambigüedades, advirtió que la deuda que se está originando en muchos países por la pandemia empieza a crear riesgos de estabilidad financiera.

Y, como si eso fuera poco, horas después se reunió el Comité de Política Monetaria de la Reserva Federal de EE.UU. y sus directores afirmaron que iniciarán discusiones para decidir la retirada gradual de estímulos. O sea, pareciera que Europa -con menos recursos que EE.UU.– está mucho más cerca de la suba de las tasas cortas, mientras que los norteamericanos esperarían un poco más en ese sentido, aunque ayer las tasas largas estadounidenses volvieron a afirmarse: 0,9% anual a 5 años, casi 1,7% a 10 años y 2,4% a 30 años.

Esta situación de menos estímulos significa lisa y llanamente que la Fed empezará a dejar de sostener los precios de Wall Street, que empezarán a escasear dólares por esa vía y la consecuencia inmediata fue una recuperación de la moneda norteamericana, que había retrocedido en los días previos. Así, en el exterior el dólar subió ayer 1% en Brasil, 0,5% contra la libra y el mexicano, 0,4% contra el euro y el chileno y 0,3% contra el yen.

El impacto local

En Argentina, a pesar del superávit comercial y de los dólares de más en el BCRA, el mercado cambiario mostró cierta tensión. Con la autoridad monetaria ratificando tasas congeladas (leliq al 38% anual y plazos fijos al 37% para usuarios, muy por debajo de la inflación real), los dólares oficiales siguen siendo usados como ancla, pero los libres están más inquietos.

Ayer, el dólar turista subió 10 centavos hasta $164,51, el oficial subió 6 centavos hasta $99,70 y el blue cerró sin cambios a $156. El dólar mayorista subió 4 centavos hasta $94,20, con el BCRA sumando otros US$ 107 millones a las reservas, que ahora llegan a US$ 41.482 millones. Mientras que el dólar MEP saltó $1,36 hasta $156,49 y el contado con liquidación subió $1,02 hasta $161,17. Y, con eso, la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 56,5% y la del CCL con el mayorista saltó al 71%. Y, medidos en pesos, el real bajó 19 centavos hasta $17,72, el euro bajó 39 centavos hasta $114,72 y la libra bajó 57 centavos hasta $133,01.

Mientras eso ocurría, los mercados de títulos se iban debilitando. El foco era la ola bursátil mundial negativa, con baja promedio del 0,3% en los índices de la Bolsa de Nueva York, descenso similar en la de San Pablo y retroceso del 0,8% en la de México. Y a la Bolsa de Buenos Aires no le fue tan mal: logró ceder apenas 0,1%, pero con gran reducción en el volumen operado, ya que se transaron $858 millones en acciones y $1.481 millones en Cedears, la mitad que en las ruedas previas.

Esta situación de debilidad en el mercado local estuvo atada también a lo que ocurrió con las commodities y con un día ciertamente histérico con las criptomonedas. Ayer, por el Covid y por el temor a tasas internacionales más altas, el petróleo bajó fuerte, los metales básicos también retrocedieron desde su cumbre. Incluso hubo debilidad en los metales preciosos, más en la plata que en el oro. Y hubo un desquicio en todas las criptomonedas, con el bitcoin iniciando el día en US$ 43.000, luego bajando a US$ 31.000, después repuntando hasta US$ 40.000, para terminar el día en la zona de los US$ 38.000, todo porque China le prohibió a todo su sistema financiero operar con ese tipo de valores.

Pero, después de todo eso, en lo que tiene que ver con Argentina luego llegaron tres noticias ciertamente malas: los granos siguieron bajando, los contagios de Covid fueron ciertamente alarmantes y, por último, la licitación que realizó Guzmán no fue para nada suficiente. En Chicago el maíz se sostuvo pero hubo bajas fuertes para la soja y el trigo. Y en Rosario se vio un derrumbe para el maíz con precios también muy débiles para la soja y el trigo: los productores empiezan a ver que los precios globales dejan de subir, se apuran por vender y precipitan una baja mayor.

Y después, con los números del mercado ya cerrados, llegaron dos estiletazos más, que seguramente tendrán impacto dinero en los valores que tendrán hoy los títulos. En las últimas 24 horas se registraron en la Argentina 39.652 nuevos contagios (con un aumento que venía retrasado de Formosa, pero que igual sumó), con 494 muertes, lo cual ya lleva en lo que va de la pandemia a un total de infectados en Argentina de 3.411.160, con 72.265 decesos, un número tremendo, sobre todo por el bajo nivel de vacunación, sin que estén llegando dosis e, incomprensible, sin que avancen negociaciones con los tres laboratorios más buscados por todos los países.

Mediocre licitación

Y como si todo ese atardecer fuera poco, a última hora el Ministerio de Economía confirmó una licitación ciertamente mediocre. Cuando esperaban conseguir al menos 315.000 millones de pesos para pagar vencimientos inminentes, Guzmán obtuvo ayer 1.245 ofertas en las que se terminaron obteniendo 249.103 millones de pesos en un amplio menú de once papeles, la mayoría ajustados por inflación o atados al dólar y con mucha menos participación en los papeles que ajustan por tasa de interés.

Sobre el total del dinero captado, el 25% fue en una Letra en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 23 de mayo de 2022. El 14% fue tomado con un bono vinculado al dólar estadounidense con vencimiento el 30 de noviembre de 2022. El 13,8% fue en un bono en pesos ajustado por CER más 1,4% con vencimiento 25 de marzo de 2023. El 12,5% en una Letra en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 28 de febrero de 2022. El 9,2% en un bono en pesos a tasa fija 22% con vencimiento el 21 de mayo de 2022. El 8% en una Letra en pesos a descuento con vencimiento 31 de agosto de 2021. El 7,1% en una Letra en pesos a tasa variable más 1,75% con vencimiento 31 de agosto de 2021. El 3,8% en una Letra en pesos a descuento con vencimiento 30 de noviembre de 2021. El 2,5% en una Letra en pesos a descuento con vencimiento 29 de octubre de 2021. El 2,3% en una Letra en pesos a tasa variable más 2,75% con vencimiento 29 de octubre de 2021. Y apenas el 1,6% en un bono vinculado al dólar estadounidense con vencimiento 29 de abril de 2022. 

¿Qué impacto puede tener todo esto en el mercado de hoy? Entre los operadores se buscaban ironías que intentaran digerir cifras tan difíciles. En lo principal bromeaban diciendo que “el ministro Guzmán está como River, es un arquero sin manos, porque el kirchnerismo lo deja tocar cada vez menos sectores, le imponen todo lo que quieren y se parece cada vez más a un Presidente como Alberto cuyas decisiones están colgadas de Cristina“. Notablemente, de joven, cuando jugaba al fútbol, Alberto solía ocupar el puesto de arquero. ¿Lo habría sumado Gallardo para que ataje en River por la Libertadores frente al colombiano Independiente Santa Fe?