Tras el brutal ataque al edificio de medios internacionales, EE.UU. le pide pruebas a Israel

17 de mayo, 2021

Tras el brutal ataque al edificio de medios internacionales, EE.UU. le pide pruebas a Israel

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo hoy que no había visto evidencia de que Hamas estuviera operando en un edificio que albergaba oficinas para Al Jazeera, AP y otros medios en la Franja de Gaza, como afirmó el gobierno israelí.

Israel señaló que la presencia de una oficina de inteligencia militar de Hamas justificó un ataque aéreo impactante que destruyó el edificio de 12 pisos el sábado. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo el domingo al programa “Face the Nation” de CBS News que la inteligencia israelí había compartido pruebas con Estados Unidos.

“Poco después del ataque, solicitamos detalles adicionales con respecto a la justificación”, dijo Blinken en una conferencia de prensa en Dinamarca, y luego agregó que “no he visto ninguna información proporcionada”.

AP y Al Jazeera también han dicho que no se les proporcionó evidencia de que Hamas ocupara el edificio.

Los medios de comunicación condenaron el ataque aéreo y pidieron una investigación independiente. El presidente y director ejecutivo de AP, Gary Pruitt, dijo que “el mundo sabrá menos sobre lo que está sucediendo en Gaza debido a lo que pasó hoy”.

El director general interino de Al-Jazeera Media Network, Mostefa Souag, calificó el ataque como un “crimen de guerra” y lo describió como un esfuerzo por reducir la cobertura de prensa de la situación en Gaza.

“Hemos pedido al gobierno israelí que presente las pruebas. La oficina de AP estuvo en este edificio durante 15 años. No hemos tenido indicios de que Hamas estuviera en el edificio. Esto es algo que comprobamos activamente con los mejores que están capacitados para detectar algo así. Nunca pondríamos en riesgo a nuestros periodistas sabiendo eso”, dijo Pruitt en un comunicado.

En una llamada telefónica con Pruitt el domingo, Blinken “ofreció su apoyo inquebrantable a los periodistas independientes y las organizaciones de medios de todo el mundo y señaló la indispensabilidad de sus informes en zonas de conflicto”.