Advierten sobre los “costos excesivos” de los regímenes previsionales especiales

19 de mayo, 2021

Advierten sobre los "costos excesivos" de los regímenes previsionales especiales

Según un informe elaborado por el Cippec (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento), los 117 regímenes previsionales de excepción existentes en la Argentina tienen “costos excesivos” y reflejan “las inequidades y las ineficiencias del actual sistema jubilatorio”.

Según el estudio, esos regímenes diferenciales representan un 40% de los beneficios del país, y cuestan unos US$ 20.000 millones anuales (7% del PIB). Se trata de segmentos “especiales, provinciales, profesionales o no contributivos, con sus propias reglas, instituciones y mecanismos de financiamiento, que se diferencian del régimen general conocido como SIPA (Sistema Integrado Previsional Argentino)”, explicó el documento.

Cippec jubilaciones

El estudio fue elaborado por Rafael Rofman, ex funcionario del Banco Mundial y hoy director del programa de Protección Social de Cippec. De acuerdo con el informe, existen actualmente más de 3,7 millones de beneficios bajo regímenes de excepción, que perciben haberes “que son hasta un 85% superiores al promedio del SIPA”.

Rofman advirtió que los regímenes de excepción “no responden a una estrategia integral, en base a un cuidadoso análisis de las condiciones de distintos grupos de trabajadores para identificar aquellos con mayores vulnerabilidades o merecimientos”. En cambio, agregó, esos subsistemas obedecen “al éxito puntual que distintos grupos de interés han tenido para lograr la aprobación de sus regímenes a lo largo de los años”.

Insistió luego en que el panorama actual es “muy caro”, y estimó que una equiparación de los beneficiarios al sistema general permitiría reducir a la mitad ese gasto previsional. El estudio destaca que las pensiones no contributivas “son el componente más relevante en términos de cobertura”, si bien, dados los montos relativamente bajos que pagan, “su impacto fiscal es menor”.

En cambio, los esquemas provinciales son los más importantes, ya que implican un gasto del 2,5% del producto interno bruto. “Es posible definir un sendero de reformas que, de manera gradual, reduzcan los niveles de fragmentación y, con ellos, los costos excesivos, las inequidades y las ineficiencias”, afirmó Rofman, quien en los años 90 del siglo pasado ocupó la vicepresidencia de Nación AFJP (administradora de fondos de jubilaciones y pensiones).

El estudio señala que la Argentina tuvo varios intentos por eliminar o reducir estos esquemas desde los años 80, “aunque con éxito limitado”, y en lo que va de este siglo “la importancia de estos regímenes aumentó, lo que agrava los desafíos”. En ese marco, el número de jubilaciones bajo el régimen general de la Anses se mantuvo estable desde 2010, mientras que los beneficios correspondientes a los regímenes especiales aumentaron más de un 40%.

“En la Unión Europea, un 80% de los países con estos esquemas están avanzando en reformas para su reducción, tal como en América Latina ocurre con Perú, Brasil y Colombia”, agregó el estudio.

Rofman señaló que en la Argentina, por el contrario, de los siete regímenes nacionales especiales vigentes, cinco fueron restablecidos o creados entre 2005 y 2009, y “esta tendencia ha continuado en años recientes, lo que profundiza los problemas del sistema”. Por ejemplo, precisó el analista, sólo en 2020 se presentaron 33 proyectos en la Cámara de Diputados que crean nuevos regímenes o amplían los existentes, y en los primeros meses de 2021 el Poder Ejecutivo anunció dos normas que amplían esquemas vigentes. “Los regímenes previsionales de excepción parecen tener una dimensión excesiva, con claros impactos sobre la equidad, la transparencia y los costos del sistema en su conjunto”, consideró Rofman.

En ese sentido, propuso “avanzar en una estrategia de reformas que respete los derechos adquiridos y focalice la protección especial en quienes realmente la necesiten, mediante esquemas eficientes y transparentes”, lo cual, aseguró, “sería un paso importante hacia la consolidación de un sistema previsional nacional más justo, inclusivo y sostenible”.