Ciberataque a uno de los más grandes oleoductos de Estados Unidos

10 de mayo, 2021

Ciberataque a uno de los más grandes oleoductos de Estados Unidos

El Gobierno de Estados Unidos dijo hoy que está “trabajando con” el operador del oleoducto Colonial Pipeline para intentar reiniciar las operaciones después de que un ataque de ransomware lo desconectara .

El ciberataque del viernes por la noche es “el ataque más significativo y exitoso a la infraestructura energética” en la historia de EE.UU., según revela el sitio Politico.

La Administración Federal de Seguridad de Vehículos de Transporte del Departamento de Transporte (FMCSA por sus siglas en inglés) emitió una declaración de emergencia regional para 17 estados y Washington DC, para mantener abiertas las líneas de suministro de combustible.

Colonial Pipeline transporta el 45% de los suministros de combustible en el este de Estados Unidos. Unas 5.500 millas de oleoducto se cerraron en respuesta al ataque.

Si bien no se espera que los precios de la gasolina y el diesel se vean afectados si las operaciones del gasoducto se reanudan en los próximos días, los proveedores de combustible se están poniendo “cada vez más nerviosos” por la posible escasez.

La declaración de emergencia cubre los estados de Alabama, Arkansas, DC, Delaware, Florida, Georgia, Kentucky, Louisiana, Maryland, Mississippi, Nueva Jersey, Nueva York, Carolina del Norte, Pensilvania, Carolina del Sur, Tennessee, Texas y Virginia.

La FMCSA dijo en un comunicado que la declaración “aborda las condiciones de emergencia que crean una necesidad de transporte inmediato de gasolina, diesel, combustible para aviones y otros productos refinados del petróleo y proporciona el alivio necesario”.

Colonial dijo en un comunicado el domingo que mientras sus principales líneas de combustible permanecían fuera de línea, algunas líneas más pequeñas entre terminales y puntos de entrega ya estaban operativas.
“[Nosotros] volveremos a poner nuestro sistema completo en línea sólo cuando consideremos que es seguro hacerlo y en total cumplimiento con la aprobación de todas las regulaciones federales”.

El cierre sigue a otros ciberataques importantes contra empresas estadounidenses y el gobierno federal en los últimos meses.