CABA podría sufrir más la segunda ola económica que la provincia de Buenos Aires

17 de mayo, 2021

CABA podría sufrir más la segunda ola económica que la provincia de Buenos Aires

La consultora Ecolatina destacó en su último informe que, a nivel nacional, la segunda ola ampliará aún más la brecha existente entre los distintos sectores de la economía, profundizando la heterogeneidad de la crisis. Además, “es probable que la economía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires siga viéndose algo más afectada que la de la provincia de Buenos Aires y, un dato no menor, que el promedio nacional”, aseguraron.

Estas dos regiones son los actuales epicentros del segundo brote de coronavirus. Caba y PBA tuvieron el 65% del total de contagios en abril, además de la mayor cantidad de restricciones. “Teniendo en cuenta esto, podremos comprender mejor qué podría pasar en estos territorios en los próximos meses, claves para la recuperación económica y de la pandemia, pero también para el resultado electoral”, explicó Ecolatina.

En cuanto a las actividades, las regiones con mayor especialización agropecuaria o industrial, o aquellas con mayor peso del empleo público, tendieron a estar menos afectadas. Por el contrario, las provincias especializadas en actividades no esenciales o servicios (turismo, gastronomía o servicios personales y culturales) sufrieron más la crisis y su Producto Bruto Geográfico (equivalente provincial del PIB nacional) se retrajo por encima del 10%.

Al tener en cuenta eso, se puede ver un mayor impacto económico de la primera ola de coronavirus en la Ciudad que del otro lado de la General Paz. “Los servicios se destacan mucho más en CABA que en Buenos Aires y el resto del país”, subrayó el informe. Esta distinción es sumamente relevante, puesto que este rubro está mucho más expuesto que los bienes a las nuevas restricciones.

Más servicios en CABA

En este sentido, mientras que en CABA los servicios representan cerca del 80% del PBG, en PBA configuran 55% (similar a Santa Fe y Córdoba), mientras que en el país la incidencia alcanza algo más del 60%. Dentro de este grupo se destaca hoteles y restaurantes y servicios sociales y personales (teatros, museos, espectáculos deportivos, gimnasios, etcétera), rubros que explican conjuntamente 8% del PBG de CABA y menos de la mitad en PBA (3,7%).

Otra forma de visualizar esta relevancia es mediante la composición del mercado laboral: el empleo formal en esos segmentos explica el 13,4% en CABA y el 10% en PBA. En el primer bimestre, estos rubros se ubicaron 40% y 20% por debajo de los niveles previos a la pandemia, respectivamente. Cabe destacar que, históricamente, la Ciudad registra el 60% de las pernoctaciones en hoteles del país y 1 de cada 4 empleos formales del sector, dando cuenta de su importancia como polo turístico. Asimismo, allí se sitúan más de 1 de cada 3 puestos registrados en el rubro restaurantes.

Como punto a “favor” de la Ciudad, el estudio señaló que buena parte de los servicios profesionales, empresariales y financieros son teletrabajables. Estos se encuentran contenidos dentro de Servicios inmobiliarios, empresariales y de alquiler e Intermediación financiera, ramas que estuvieron 1,5% y 6% por encima de la prepandemia en el primer bimestre de 2021. Además, estos poseen una relevancia mucho mayor en CABA (30,7%) que en PBA (14,4%).

En este sentido, un informe del año pasado de Cippec resalta que la Ciudad exhibe el índice más alto de potencial de teletrabajo, donde casi la mitad de los ocupados pueden trabajar de manera remota. En contraposición, producto principalmente de la mayor influencia de la industria y el comercio, dicho potencial en los partidos del GBA se reduce a la mitad.

Otro punto a favor de CABA es que tiene mayor proporción de empleo público en todos sus niveles, el cual goza de una mayor estabilidad relativa, golpeando menos al consumo”, subrayó el informe. Esto se manifestó en la mayor fortaleza frente a los embates de la pandemia: los asalariados públicos a nivel nacional crecieron 0,8% en 2020 (+27.000 puestos), mientras que el empleo privado registrado se derrumbó 4% (o -245.000 puestos).

Los sectores que lideran

“En sentido contrario, las actividades con una recuperación más vigorosa muestran un mayor protagonismo en la economía de PBA, particularmente en el Gran Buenos Aires”, remarcó Ecolatina. Tal es el caso de la Industria manufacturera, con una participación del 26,7% en el PBG de la Provincia (similar a Santa Fe) y la mitad en Ciudad (13,2%, equivalente a la de Córdoba).

El estudio mencionó que la actividad industrial está Impulsada por el “veranito” que atraviesa la demanda de bienes durables e insumos para la construcción, junto con la actividad de diversos encadenamientos fabriles, en el primer bimestre estuvo 4% por encima de los niveles pre-pandemia.

“Con los anuncios realizados hasta ahora, las nuevas restricciones no afectarían tanto el funcionamiento del sector, de modo que la recuperación podría prolongarse, beneficiando más al GBA. No obstante, el incremento en los contagios de Covid-19 hacia el interior de varias plantas, e inconvenientes en el abastecimiento de insumos, podrían ralentizar la recuperación industrial de 2021”, explicó Ecolatina.

En segundo lugar, sobresale el comercio, uno de los tres sectores de servicios que superó los niveles anteriores al Coronavirus en el inicio del año (+3,7%), con una incidencia algo mayor en PBA (15,2%) que en CABA (14,2%). Al considerar los empleos formales, esta diferencia se agranda: 19% en PBA y 14% en CABA. “Las renovadas restricciones a la circulación, los mayores temores al contagio y las limitaciones sobre los horarios comerciales colaborarán en ralentizar la recuperación, afectando a negocios con menor desarrollo del e-commerce”, advirtió Ecolatina.

Por el lado de la construcción, esta muestra una relevancia similar entre CABA (5,2%) y PBA (4,1%). Esta actividad es el principal motor de la recuperación, superando en el primer bimestre los niveles previos a la pandemia (+5%). En tanto, los despachos de cemento, insumo representativo del sector, se desplomaron el doble en la Ciudad (-43%) que en la Provincia (-20%) durante el año pasado.

Si bien las ventas en la Ciudad vienen recomponiéndose a un mayor ritmo, en el primer trimestre PBA mantiene mejores niveles en relación con el mismo periodo de 2019 sin pandemia (-30% y -10%, respectivamente). “Asimismo, la reciente suspensión de las obras de más de 2.500 metros cuadrados en CABA no tuvo su correlato en la Provincia, por lo cual la construcción en la Ciudad se vería más perjudicada durante las próximas semanas”, consideró la consultora.

Por último, la provincia de Buenos Aires se ve beneficiada por su mayor especialización en las actividades vinculadas al agro. Si bien se proyecta una merma de la cosecha de los principales cultivos en torno al 10% producto de los efectos de “La Niña”, “gracias al rally alcista en el precio de las commodities agrícolas estimamos que la valorización de la cosecha de los principales cultivos treparía cerca de US$ 10.000 millones, mejorando la rentabilidad de los productores menos afectados por la sequía”, proyectó Ecolatina.

CABA podría sufrir más la segunda ola económica que la provincia de Buenos Aires

Sector por sector

“Pese a mostrar ciertas fortalezas relativas (mayor empleo público y potencial de teletrabajo), la economía de CABA parece haberse mostrado más vulnerable que la de PBA (y que la economía del país en su conjunto) ante el impacto de las restricciones productivas y a la circulación en el marco de la pandemia”, consideró la consultora. Las cinco ramas de actividad que expusieron las mayores contracciones en 2020 poseen un peso del 30,4% en el Valor Agregado Bruto de CABA (37% del empleo), al tiempo que registran una incidencia del 22% en PBA (30,5% del empleo) y del 22,7% en el país (32% del empleo).

Una forma de visualizar este impacto es a través de la proporción de empleadores que tuvieron parte de sus salarios abonados por medio del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP). Si bien tanto CABA como PBA se encontraron por encima del promedio a nivel país (55%), en la Ciudad la incidencia fue mayor (65%) que en provincia (57%), según estimaciones del CEP XXI. Asimismo, la destrucción de empleo privado formal en 2020 fue mayor en CABA (-5,3%) que en PBA (-3%).