Bolsonaro: “¿Cuál fue el país que más creció? No les diré el nombre”

6 de mayo, 2021

Bolsonaro: “¿Cuál fue el país que más creció? No les diré el nombre”

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, amenazó ayer con ordenarles a los militares que interrumpan las cuarentenas impuestas por los gobernadores.

“En las calles la gente ya pide que firme un decreto (para terminar con las cuarentenas). Si yo firmo un decreto, es para que se cumpla, no será rechazado por ningún tribunal”, dijo Bolsonaro.

Mientras una comisión del Senado lo investiga por su manejo de la pandemia, el mandatario se mostró agradecido por el fuerte apoyo que recibió por parte de sus seguidores el último fin de semana, cuando más de 400.000 personas marcharon para respaldarlo.

Respecto al origen del coronavirus, insinuó que China podría haberlo creado intencionalmente: “Es un virus nuevo del que nadie sabe si nació en un laboratorio o nació porque un humano ingirió un animal inadecuado. Los militares saben qué es la guerra química, bacteriológica y radiológica. Quizás estemos enfrentando una nueva guerra. ¿Cuál fue el país que más creció? No les diré el nombre”.

“Estos ataques se organizan cuidadosamente y están destinados a aparecer en los titulares. Bolsonaro está haciendo todo lo posible para desviar la atención pública de la investigación del Congreso sobre su manejo de la pandemia. Atacará a China, mujeres, homosexuales, amenazará con dar un golpe de Estado, lo que sea que cause indignación”, dijo Olivier Stuenkel, profesor de la Fundación Getulio Vargas (FGV) de San Pablo.

Ayer, murieron 2.791 personas en Brasil y van más de 400.000 desde que arrancó la pandemia.

Presión por la Amazonia

Mientras tanto, ante la reaparición de un proyecto de ley que podría ahondar el problema ambiental en Brasil, grandes supermercados y productores alimentarios de Europa amenazan con boicotear los productos producidos en ese país.

A través de una carta, las compañías se mostraron muy preocupadas por la presentación hecha en abril del proyecto 510/21 tras la retirada, el año pasado, de una propuesta similar. Esta representaría una “amenaza potencialmente aún mayor para la Amazonia que antes”, explican los 38 firmantes, entre quienes figuran Tesco, J Sainsbury, Marks & Spencer y el gigante alemán Aldi.

Según los denunciantes, el proyecto “prevé la regularización de tierras, mediante venta o concesión de derecho real de uso, de las ocupaciones” informales en terrenos pertenecientes al Estado federal desde el 25 de mayo de 2012.

“Además renuncia a la necesidad de inspección previa del área a regularizar, que podrá ser sustituida por una declaración del propio ocupante”, agregaron y advirtieron que “no tendremos más remedio que reconsiderar nuestro apoyo y uso de la cadena de suministro de productos agrícolas brasileños”.