Biden planea intervenir mientras Israel y Hamas se encaminan hacia la guerra

12 de mayo, 2021

Biden planea intervenir mientras Israel y Hamas se encaminan hacia la guerra

Con Israel y Hamas ahora comprometidos en su lucha más destructiva en siete años, Estados Unidos está considerando planes para enviar a un funcionario del Departamento de Estado para que se una a los esfuerzos de desescalamiento.

Los combates se intensificaron de la noche a la mañana, con Hamas y otros militantes disparando un segundo aluvión de más de 100 cohetes hacia Tel Aviv y otras ciudades cercanas, e Israel continuó su campaña aérea en la Franja de Gaza destruyendo edificios de gran altura, instalaciones de Hamas y unidades de cohetes.

Tres israelíes murieron y 200 resultaron heridos en el bombardeo, mientras que otros tres soldados resultaron gravemente heridos cuando Hamas disparó cohetes antitanques contra vehículos militares a lo largo de la frontera con Gaza.

Al menos 20 palestinos murieron en las últimas 24 horas, según el Ministerio de Salud de Gaza. Eso eleva el número total de muertos a 43, incluidos al menos 15 mujeres y niños.

La administración Biden está tratando de trabajar con Egipto para presionar por la desescalada, confirmaron funcionarios estadounidenses e israelíes al sitio Axios.

Se espera que el subsecretario de Estado adjunto para asuntos israelo-palestinos, Hady Amr, viaje hoy a Tel Aviv. Sería la intervención estadounidense más activa hasta ahora en la crisis de Gaza, y el primer viaje de Amr a la región desde que asumió el cargo.

Evitar una “guerra total”

Mientras tanto, el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan habló el martes con su homólogo egipcio, Abbas Kamel. La Casa Blanca dijo que Sullivan discutió “pasos para restaurar la calma en los próximos días” con funcionarios egipcios. Los funcionarios del Departamento de Estado también se han estado comunicando con El Cairo.

Sullivan también habló con su homólogo israelí, Meir Ben Shabbat. Según la Casa Blanca, Sullivan condenó los ataques con cohetes de Hamas y “transmitió el apoyo inquebrantable del presidente a la seguridad de Israel y a su derecho legítimo a defenderse a sí mismo y a su pueblo, al tiempo que protege a los civiles”.

El secretario de Estado Antony Blinken también habló el martes con el ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Gabi Ashkenazi. Los funcionarios israelíes revelaron que Blinken no presionó a los israelíes para que detuvieran la operación en Gaza por ahora, pero enfatizó que Estados Unidos no quiere que las cosas se conviertan en una guerra total y quiere evitar víctimas civiles en Gaza.

El conflicto israelí-palestino había sido una prioridad baja en los primeros meses del presidente Joe Biden, pero una vez que estalló la crisis, la administración se encontró sin personal suficiente.

A diferencia de sus predecesores, Biden no nombró un enviado para la cuestión israelí-palestina. Todavía no ha nominado a un embajador en Israel ni ha cumplido con sus planes de reabrir el consulado de Estados Unidos en Jerusalén.

Eso lo ha dejado sin un diplomático de alto nivel en el terreno para hablar con los líderes palestinos o israelíes. En este momento, hace cuatro años, el embajador de Trump ya estaba en Israel.

Estamos yendo hacia una guerra a gran escala. Los líderes de todos los bandos tienen que asumir la responsabilidad de la desescalada. El costo de la guerra en Gaza es devastador”, dijo el enviado de la ONU, Tor Wennesland, el martes.

Lo que sigue

Se espera que el gabinete de seguridad israelí se reúna hoy para discutir la operación de Gaza. Los funcionarios israelíes dicen que quieren golpear más a Hamas para renovar la disuasión antes de entablar conversaciones de alto el fuego.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá hoy para discutir la crisis de Gaza. Por ahora, Estados Unidos sigue bloqueando cualquier intento de emitir una declaración conjunta sobre la situación.