Biden, astuto: vacunó a los suyos y ahora distribuye

6 de mayo, 2021

Biden subiría los impuestos a las ganancias de capital hasta 43,4%

Estados Unidos se mete de lleno en la nueva “diplomacia de las vacunas”. El Gobierno de Joe Biden confirmó que apoyará la exención de las patentes de los fármacos contra el coronavirus.

“Se trata de una crisis sanitaria mundial, y las circunstancias extraordinarias de la pandemia de Covid-19 exigen medidas extraordinarias. El Gobierno cree firmemente en las protecciones de la propiedad intelectual, pero, en aras de poner fin a esta pandemia, apoya la exención de esas protecciones para las vacunas contra el Covid-19”, aseguró Katherine Tai, la representante comercial estadounidense, en un comunicado.

“Estamos a favor de la exención en la OMC, estamos a favor de lo que los impulsores de la exención están tratando de conseguir, que es mejor acceso, más capacidad productiva y más dosis administradas”, agregó.

Hasta el momento, Estados Unidos estaba siendo muy criticado por su “falta de interés” en cooperar y darles vacunas a los países con menos recursos. Mientras que China y Rusia comenzaron a enviar dosis hace varios meses, el país norteamericano únicamente se centró en inocular exitosamente a su población.

A esto se sumaba que EE.UU., junto a otras potencias mundiales y sus grandes laboratorios, se oponía al pedido de liberar las patentes hecho por la OMS, la OMC y los países en vías de desarrollo.

La información se dio a conocer el mismo día que los embajadores de los países ante la OMC reanudaron las discusiones sobre la propiedad intelectual de las vacunas. Sin embargo, pese a la esperanzadora noticia, Tai mantuvo la cautela: las discusiones, dijo, “llevarán tiempo dada la naturaleza basada en el consenso de la institución y la complejidad de los temas involucrados”.

La OMC está compuesta por 164 estados y todos cuentan con poder de veto. Hasta ahora, además de EE.UU., los países de la Unión Europea, el Reino Unido, Suiza, Noruega, Canadá, Australia, Japón, Chile, Colombia y Brasil, entre otros, votaron en contra del pedido impulsado por la India y Sudáfrica.

En los papeles, la nueva decisión de Biden representará tan solo un voto a favor. Sin embargo, su posición hegemónica podría impulsar que varios de sus aliados tomen este generoso camino.

La decisión cayó bien en la OMS, la OMC, los países en vías de desarrollo y el ala más progresista del Partido Demócrata. Todo lo contrario pasó con las empresas llamadas “big pharma”. Las acciones de Moderna Inc., Pfizer Inc., BioNTech SE y Novavax Inc. cayeron tras la noticia, reportó Bloomberg. Moderna retrocedió 6,2%; Pfizer cayó hasta 2,6% pero luego cerró con pocos cambios; los ADR de BioNTech de Alemania retrocedieron hasta 8,9% y Novavax, que también está desarrollando una vacuna Covid-19, disminuyó hasta 11%.

Los críticos, según los documentos de debate de la OMC, consideran la liberación como “contraproducente”. Son escépticos sobre su viabilidad y la critican por “poner en riesgo la innovación” y los “esfuerzos de colaboración” puestos en marcha por parte de la industria farmacéutica para satisfacer la demanda de vacunas con base en acuerdos entre compañías.