Avanza la capitalización estatal de la empresa Impsa

7 de mayo, 2021

Avanza la capitalización estatal de la empresa Impsa

La empresa Impsa presentó, a través del sistema de Trámite A Distancia (TAD), toda la documentación necesaria ante el Ministerio de Desarrollo Productivo para que el Estado pueda capitalizar la compañía.

Tras ese paso, el Comité Asesor del Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (Fondep) está llevando adelante el proceso de evaluación y análisis de la solicitud, como paso previo al dictamen final respecto del pedido de capitalización. El ministro Matías Kulfas estuvo el martes pasado recorriendo la empresa. Según medios locales, recorrió la instalaciones en el carril Rodríguez Peña, donde se arman las grandes turbinas que la firma suele destinar a proyectos en el exterior.

En la última asamblea de Impsa, el 16 de marzo, el 100% de los accionistas votaron a favor de la emisión de nuevas acciones y, a su vez, decidieron en forma unánime no ejercer su derecho de preferencia para suscribir las nuevas acciones, para permitir que se ofrezca la suscripción total de dichas acciones –correspondientes a una nueva Clase C– al Gobierno y, también, a la provincia de Mendoza.

El Estado tendría 65% de las acciones clase C, reportó El Sol. En segundo lugar quedó la provincia de Mendoza, con 21% de esas acciones, mientras que los acreedores se quedaron con el 9% y los históricos dueños, la familia Pescarmona, ahora detentan el 0,5%.

Este pedido de capitalización, tanto de la provincia como de Nación, forma parte del Plan de Recomposición de Estructura de Capital de la empresa, que tras completar la reestructuración de su deuda con gran apoyo de los acreedores, ahora apunta la emisión de nuevas acciones destinadas a recomponer su capital de trabajo.

Durante abril, la Legislatura mendocina convirtió en ley el proyecto enviado por el Poder Ejecutivo de esa provincia, a través del cual se autorizó a Mendoza a suscribir e integrar hasta 454.300.000 acciones ordinarias nominativas no endosables Clase C de Impsa S.A. Esta autorización quedó condicionada a la efectiva participación del Estado Nacional en la suscripción e integración del paquete mayoritario de las nuevas Acciones Clase C de la empresa.

En ese sentido, la solicitud enviada por Impsa al Estado Nacional está siendo evaluada por el comité, que ya solicitó informes a la Secretaría de Industria, Gestión Comercial y Economía del Conocimiento; a la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores; al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI); y al Tribunal de Tasaciones de la Nación. Una vez concluido la evaluación, el Comité Asesor del FONDEP emitirá un dictamen final respecto de la solicitud de Impsa para que el Estado Nacional la capitalice.

El Ministerio de Desarrollo Productivo ya viene asistiendo a Impsa desde diciembre, cuando aprobó su ingreso al “Programa de Asistencia a Empresas Estratégicas en proceso de Reestructuración de Pasivos” (PAEERP), a través del cual pagó el 75% de los salarios de los trabajadores de la empresa. El PAEERP es un programa de asistencia que está dirigido a las empresas o cooperativas que requieran reestructurar sus pasivos para lograr viabilidad económica y financiera, y que presenten proyectos para recibir una asistencia económica mensual no reembolsable durante un plazo máximo de cuatro meses.

Según el think-tank Fundar, Impsa Wind llegó a ser el mayor productor de molinos para la generación de energía eólica de América Latina. En 2010, además, se convirtió en la 7° multinacional más importante de la región. En su segmento, llegó a ocupar una cuota del mercado eólico regional de 19% y superó a General Electric (17%) y el líder mundia, Vestas.

En 2015, sin embargo, la empresa ingresó en una crisis financiera que la condujo a cerrar la producción de equipos eólicos y a enfocarse en el desarrollo y en la gestión de parques. “A pesar de las dificultades y del derrotero de su unidad eólica, Impsa es una de las empresas argentinas que entendió tempranamente que la transición hacia energías limpias es también una posibilidad para transformar la matriz productiva”, señaló Fundar.