Argentina navega entre el riesgo y la oportunidad

6 de mayo, 2021

Argentina navega entre el riesgo y la oportunidad

Por Luis Varela 

En el idioma chino la palabra crisis es descripta con un vocablo mixto denominado ‘wei-chi’, que a la vez significa la aparición de dos situaciones: “riesgo” y “oportunidad“, y eso es lo que parece que está atravesando Argentina de estos tiempos.

La sucesión de acontecimientos que sacudieron al país en el día de ayer fue tan tremenda y con tantas noticias controvertidas, negativas y positivas, que difícilmente un analista sabio pueda adivinar en qué situaciones podremos estar no dentro de unos meses, sino dentro de apenas unos días.

De mayor a menor podría decirse que la principal noticia del día fue el lamentable daño que sigue haciendo el Covid-19. Argentina tuvo ayer un nuevo récord diario de muertos, ya que se perdieron 663 vidas, con 24.079 nuevos casos detectados. Por lo que en toda la pandemia el país ya tiene más de 3.000.000 de contagiados y el lamentable número de 65.865 fallecidos.

Al mismo tiempo, agravando aún más el temor de los que todavía no fueron vacunados, desde el Ministerio de Salud confirmaron que por ahora no estarán llegando nuevos embarques de vacunas chinas y que tampoco hay programado un vuelo inmediato con dosis de Sputnik V. Y todas las jurisdicciones reclaman porque lo que tenían ya se agotó o se está agotando.

Con ese durísimo cuadro, el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, tomó contacto directo con funcionarios de Estados Unidos para ver si desde ese país pueden llegar algunas dosis, las que sean, de la marca que sea, para enfrentar nuevas cepas que son más agresivas, y que afectan también muy fuerte a personas más jóvenes.

La complicación, por supuesto, no es solo local. La ola de fallecimientos y muertes y la escasez de vacunas en muchos países son tan grandes que la Organización Mundial de la Salud invocó a los fabricantes que liberen las patentes para que se puedan fabricar rápidamente dosis en todas partes. Y la dupla presidencial norteamericana Biden-Harris dio el aval a eso, y envió a la comisión de Salud del Capitolio una presentación para que debatan ese tema.

Esta ola de muerte llega a Argentina con la enorme tensión política entre el Gobierno Nacional y el Gobierno de la Ciudad, con la Corte avalando la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires y con el Frente de Todos abroquelándose nuevamente, después de estar hasta el sábado pasado en tensión con el Presidente echando a un funcionario que Cristina quiere que se quede. 

La ratificación de Federico Basualdo como subsecretario de Energía Eléctrica y la decisión de que la suba de las tarifas eléctricas sea de sólo 9% y una sola vez, a contramano de lo que quería Guzmán, había dejado al ministro con gran debilidad. Situación que el Presidente prefirió obviar, llevándoselo consigo y con el canciller Felipe Solá a Europa el lunes para negociar con los presidentes de Francia e Italia para conseguir una postergación en el pago de los US$ 2.400 millones que vencen en menos de cuatro semanas con el Club de Paris.

Pero el debilitado Guzmán se encontró ayer con dos muy buenas noticias. Por un lado, los granos siguieron subiendo en Chicago y alcanzaron un récord en Chicago, superando incluso los máximos de 2012, por lo que entraron jugosas divisas al Banco Central y le permitió a la entidad juntar más reservas y enfrentar al mercado cambiario, frenando al blue, a pesar de una nueva suba en los dólares financieros libres.

Pero la mejor noticia de Guzmán, en un round que lo pudo haber dejado al borde del nocaut, fue una muy buena licitación ayer, en la que necesitaba juntar para esta semana $9.000 millones de vencimiento inmediato y consiguió que un sistema financiero más obligado por la CNV a participar le ofreciera casi seis veces esa cantidad.

Con 680 ofertas, Guzmán logró captar $53.724 millones en la colocación de cinco letras del Tesoro. En todo el mes necesita renovar deuda por $200.000 millones, pero esta semana sólo precisaba $ 9.000 millones y los consiguió sin que se modifiquen demasiado los plazos y que tampoco aumenten mucho las tasas, que estuvieron a casi 41% anual. 

El 30% de lo captado fue en una Lete a descuento con vencimiento 29 de octubre de 2021, el 22% fue con una Lete a tasa variable más 2,25% con vencimiento 30 de julio de 2021. Otro 22% en una Lete ajustada por CER a descuento con vencimiento 18 de abril de 2022. El 20% fue en una Lete a descuento con vencimiento 30 de julio de 2021. Y el 6% restante fue en una Lete a tasa variable más 2,75% con vencimiento 29 de octubre de 2021.

Claro que este oxígeno para Guzmán llegó con un dato ciertamente sombrío de la industria automotriz. Tras una fabricación cero en abril de 2020 por la cuarentena, en abril de este año la producción de autos se desplomó 32,1% contra marzo y es el segundo peor abril en tres lustros. Y la exportación de autos creció en abril 564% contra abril de 2020 en cuarentena pero se desplomó 30,7% contra marzo y es el segundo peor abril desde 2006. Lo cual de alguna manera le grita al ministro que los cepos de comercio exterior no están funcionando.

La marcha del dólar 

Con ese marco, los inversores argentinos siguen huyendo del peso. Cada peso argentino que reciben y les sobra lo convierten en una compra de algo que se necesita o se compra lo que sea. Y la demanda de dólares es una de las rutas elegidas, a pesar de que con tanta emisión de dólares de la Reserva Federal el billete verde está débil en el mundo.

De hecho, ayer en el exterior el dólar subió 0,2% en Chile, aumentó 0,1% contra el euro y el mexicano, pero bajó 0,1% contra el yen, cedió 0,2% contra la libra y cayó 1,5% en Brasil. Y en Argentina se repitió lo de siempre: la rueda se inició con todos los dólares muy hacia arriba, el Gobierno luego quema bonos o reservas, y al final del día frena todo lo que puede, perdiendo bueno de lo que ingresa por venta de granos para mantener al dólar frenado artificialmente.

Así, ayer, el dólar turista subió 4 centavos hasta $163,89, el oficial subió 3 centavos hasta $99,33, el blue bajó $3 hasta $151 y el mayorista subió 4 centavos hasta $93,75. El BCRA pudo sumar US$ 59 millones para las reservas, hasta US$ 40.492 millones. Pero el dólar MEP subió 40 centavos hasta $153,82 y el contado con liquidación subió 33 centavos hasta $157,05. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue bajó al 52% y la del CCL con el mayorista subió al 67,5%. Y, medidos en pesos, la libra subió 24 centavos hasta $130,39, el real subió 18 centavos hasta $17,46 y el euro bajó 9 centavos hasta $112,53.

Toda esta situación de más virus, industria frenada, granos en el cielo y Gobierno gastando dinero para anclar al dólar imaginando que con eso bajará la inflación, sigue siendo infructuoso ya que desde Economía adelantaron que la inflación de abril volverá a estar en la zona del 4%. Y pese a eso las tasas de las Leliq siguieron en el 38% y los plazos fijos en el 37%, con una verdadera bomba de tiempo, ya que la deuda del BCRA ya supera en 40% al dinero en circulación.

Con ese cuadro de situación el día para los bonos volvió a mostrar precios flojos y el riesgo país se incrementó en otras 9 unidades, hasta 1.568 puntos básicos. Todo con un rumor que le debe haber hecho perder más pelos a la cabeza del ministro: habría una iniciativa del Instituto Patria para que los DEG del Fondo, que serían casi US$ 4.000 millones, sean usados en gasto corriente y no para pagar deuda, ya que se necesitan para enfrentar tiempos de campaña electoral.

Con el Covid y los infladores de emisión de dinero en todas partes, las bolsas del mundo se están transformando el algo muy inestable, con un día para arriba y otro ara abajo. Ayer hubo cierre mixto en la Bolsa de Nueva York: el Dow subió 0,3%, el S&P tuvo un alza del 0,1% y el Nasdaq bajó 0,4%. Al tiempo que se anotó una suba del 1,6% en la Bolsa de San Pablo y alza del 0,1% en la de México.

En el mercado bursátil local el resultado también fue positivo, pero muy chato. Con $518 millones operados en acciones y $1.909 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 1%. Mientras que los ADR argentinos que operan en NY operaron mixtas, con un muy buen día para YPF y una jornada negativa en Edenor.

Finalmente, con tanto dinero en el mundo, las commodities siguen bailando. Por los contagios y las muertes el petróleo retrocedió apenas, con el oro firme, no tanto la plata. Pero los metales básicos y los granos siguen volando, con valores récord de entre ocho y diez años, beneficiando notablemente a los países productores de materias primas. Y, por último, en el fondo de la credibilidad con el dólar, el euro y otras divisas, las criptomonedas volvieron a resucitar: hubo un rebote para el bitcoin, pero igualmente la moneda estrella del sector quedó como una enana frente a la gran suba que tuvieron el Litecoin, el Stellar y el Cardano.