Abril: crecieron los despachos de cemento y la venta de insumos para construir

6 de mayo, 2021

La construcción sigue firme, pero el aumento de costos y la segunda ola son riesgos

La construcción continúa creciendo y los indicadores anticipados de abril coinciden con esa tendencia. Tanto los despachos de cemento como la venta de insumos mostraron niveles altísimos de crecimiento, explicados por la baja base de comparación y el impulso que viene mostrando el sector desde lo peor de la pandemia.

Los despachos de cemento tuvieron en abril un crecimiento interanual de 134,6%, debido a que se compara contra el mes más afectado por la cuarentena estricta del año pasado. Así lo informó ayer la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (Afcp).

“El nivel de abril fue bueno: 5% superior al de abril 2019”, dijo Santiago Manoukian de Ecolatina. “Pero aún se encuentra por debajo de finales de 2020”, dijo.

En tanto, por la mejora de la producción en una magnitud mayor a la esperada para el primer cuatrimestre del año (54,7%), la cámara que agrupa a las empresas del sector proyecta ahora una expansión de 14% para 2021. Cabe destacar que en enero se calculaba un alza de sólo 5,7%. Mientras tanto, los fabricantes de cemento (las empresas Loma Negra, Holcim, Cementos Avellaneda y PCR) confían en que se consolide una paulatina recuperación de la actividad constructora en los próximos meses.

Días atrás, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, recibió a las autoridades de la cementera Holcim, quienes le anunciaron que completaron una inversión de U$S120 millones para ampliar su planta productiva en la ciudad de Malagueño, ubicada en Córdoba.

Por lo pronto, entre enero y abril se acumularon despachos totales por 3,6 millones de toneladas, lo que implicó una suba de 54,7% respecto de igual período del año anterior, período fuertemente afectado por el aislamiento social dictado ante la pandemia de coronavirus. La expectativa de los empresarios para 2021 es de una superación gradual del impacto del Covid-19, a medida que se incrementa la demanda privada y pública para vivienda, obras públicas e infraestructura.

Ayer, el Gobierno anunció el lanzamiento del Programa Reconstruir, destinado a finalizar la construcción de 55.000 viviendas, que quedaron abandonadas en 2016, con una inversión de $110.000 millones. “La reactivación de estas obras permitirá movilizar la economía a partir de los mercados locales de materiales e insumos para la construcción, promoverá la incorporación de mano de obra y la reinserción social y laboral y contribuirá al desarrollo de soluciones habitacionales que mejoren las condiciones de hábitat, vivienda, infraestructura básica y equipamiento comunitario en todo el país”, dijeron en Casa Rosada.

La capacidad instalada de la industria cementera es de 15,3 millones de toneladas anuales (1,27 millones por mes) y fue aprovechada en abril en 75%, frente a una utilización de apenas 52% en mayo de 2020. El desplome productivo y de ventas de cemento comenzó en agosto de 2019, tras la devaluación del peso luego de las PASO de aquel año.

Desde entonces se agravó el cuadro recesivo iniciado en 2018, cuando los envíos decrecieron 1% frente a los de 2017, según las estadísticas de la Afcp. En todo 2019 el descenso interanual de los despachos fue de 6,1%, mientras el año pasado se anotó una baja de 11,1% frente a los doce meses previos.

Insumos

El aumento de la demanda se verifica con la venta de insumos, que también mostró un nivel muy alto en abril. El Indice Construya (IC) registró una suba del 6,42% desestacionalizada con respecto a marzo último. Este dato refleja la evolución de los volúmenes vendidos al sector privado de los productos para la construcción que fabrican las empresas que conforman el Grupo Construya: ladrillos, cerámicas, cal, aceros largos, entre otros.

Asimismo, los despachos de insumos se ubicaron 366,58% por encima de los registrados en abril del año anterior. “Esto se debió a que abril de 2020 fue el mes en que la cuarentena a raíz del Covid-19 alcanzó su mayor intensidad (cierre generalizado) y fue en el que se registró la mayor baja histórica del IC”, destacó la entidad. En tanto, en los primeros cuatro meses del año el IC acumuló una suba del 76,4% en comparación con el mismo período del año anterior.

“Los despachos mantienen un buen nivel desde hace tiempo, por más que estén amesetados reflejan una actividad empujada por los bajos costos medidos en dólares”, señaló el Grupo Construya. “El nivel de actividad de este primer cuatrimestre del año es similar al del mismo período del 2018, previo al inicio de la crisis económica de fines de ese año”, destacaron.

Desde la entidad aseguraron: “debemos esperar a ver cómo evolucionan los despachos ya que en los últimos tiempos hubo movimientos: desde la modificación del dólar a la ley de blanqueo y ciertas restricciones recientes para obras grandes, que se podrían ver reflejadas en las próximas mediciones”.

Hoy, el ISAC

El Indec dará a conocer hoy el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (Isac) correspondiente a marzo. Seguramente muestre una suba bastante alta, también explicada por la baja base de comparación.

El último dato disponible del Isac es el de febrero, cuando anotó su cuarto avance consecutivo y tercero por encima del 20% interanual (22,7%). Así, en el primer bimestre del año, la actividad del sector acumuló un aumento de 23% respecto a igual período de 2020.

Asimismo, en el segundo mes del año crecieron en términos interanuales los despachos de 11 de los 13 insumos relevados. Lideraron el crecimiento los despachos de asfalto (67,1% interanual), artículos sanitarios de cerámica (60,1% interanual) y hierro redondo y aceros para la construcción (56,4% interanual).Por otro lado, solamente cayeron los despachos de yeso (-0,2% interanual) y resto (-9,6% interanual; comprende tubos sin costura, vidrio y grifería).