Si gobierna hasta 2036, Putin superará el mandato de Stalin

5 de abril, 2021

Si gobierna hasta 2036, Putin superará el mandato de Stalin

El presidente ruso, Vladimir Putin, promulgó hoy una ley que le permitirá mantenerse en el poder hasta 2036, una medida que formaliza los cambios constitucionales aprobados por amplia mayoría en el referendo constitucional celebrado en julio pasado.

Si Putin logra ser reelecto dos veces más y sirve hasta el final de ellos, vencerá a Josef Stalin como el líder de Rusia con más años encabezando el Gobierno. Stalin fue el mandamás de la URSS entre 1927 y 1953. Se le sumarían unos 15 años más a los 21 que ya lleva siendo el hombre fuerte de la política rusa, ya sea como primer ministro o jefe de Estado. Igualmente, quedaría detrás del zar Pedro el Grande, quien estuvo en el poder durante 42 años, mientras que Putin alcanzaría 36 años en el poder si logra mantenerse allí hasta 2036.

Putin empezó a gobernar como presidente de la Federación Rusa en el año 2000. Primero cumplió dos mandatos y, en 2008, asumió su delfín y hasta entonces primer ministro, Dmitri Medvedev. Tras ese mandato, se volvió a presentar como candidato presidencial y ganó cómodo.

Si no fuese por esta medida, el mandatario ruso debía retirarse al final de su mandato actual en 2024, ya que la legislación rusa no autorizaba más de dos mandatos presidenciales consecutivos.

Esta ley, publicada en el diario oficial del Gobierno ruso, había obtenido la luz verde en el Consejo de la Federación (Senado ruso) la semana pasada y en la Duma de Estado (Cámara Baja del parlamento), una semana antes.   Sin embargo, la nueva ley establece que esta restricción “no se aplica a aquellos que ocupaban el cargo de jefe de Estado antes de la entrada en vigor de las enmiendas a la Constitución”, aprobadas en el parlamento y ratificadas en un referendo.

Esas enmiendas constitucionales también enfatizaron la prioridad de la ley rusa sobre las normas internacionales, prohibieron los matrimonios entre personas del mismo sexo y mencionaron “la fe en Dios” como un valor fundamental.

La nueva ley que formaliza estos cambios también impone requisitos para los candidatos presidenciales, que ahora deben tener al menos 35 años, residir en Rusia desde al menos 25 años y no haber tenido nunca una ciudadanía extranjera o un permiso de residencia permanente en otro país. También otorga inmunidad a los presidentes rusos incluso después de dejar el cargo.

Veintiún años después, esta reforma constitucional se concreta con un Putin con una popularidad superior al 60%, según los sondeos y a pesar de la pandemia, una economía desacelerada y varias reformas sociales impopulares aprobadas en 2018. 

Luego, la duración del mandato presidencial fue ampliada de cuatro a seis años y Putin fue reelecto en 2018 con 76% en la primera vuelta. Retrasado una semana por la pandemia de Covid-19, el referendo del año pasado, confirmó otra victoria electoral de Putin: el “sí” se impuso con el 77,92% de los votos y una participación del 65%, según cifras oficiales.

Reacción de la oposición

Según la oposición rusa, esta nueva ley y los cambios constitucionales son la culminación de dos décadas en el poder en las que Putin atacó y debilitó a toda su competencia política, tanto desde la dirigencia como los medios de comunicación. “Que sigan adelante con una ley que conceda al presidente la vida eterna”, ironizó en Twitter Evgueni Roijzmán, un detractor del Kremlin y exalcalde de Ekaterimburgo, una de las ciudades más grandes de Rusia.

En tanto, el equipo del opositor encarcelado Alexei Navalny reaccionó publicando un video del año 2000 en el que Putin dice oponerse a que un presidente ruso permanezca en el poder más de dos mandatos. A su vez, hace tiempo que sostiene que la consulta popular que se realizó el año pasado es una “gran mentira”. Igualmente, el resultado fue oficialmente validado y hoy se convirtió en ley. Hay Putin para rato, parece.