UIA: la modificación de Ganancias para empresas afectará negativamente a la industria

29 de abril, 2021

UIA: la modificación de Ganancias para empresas afectará negativamente a la industria

La UIA afirmó que la modificación del Impuesto a las Ganancias para empresas, que recibió dictamen en la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados de la Nación, “impactará negativamente sobre el empleo formal, la creación de valor y la producción en todo el país”, afectando la actividad económica en general y a la industria en particular.

“El proyecto de ley en tratamiento establece una serie parámetros que perjudica al sector industrial de todo el país y al proceso de recuperación económica, tras el impacto de la pandemia. En el texto actual, el contenido de la iniciativa profundiza una serie de problemáticas”, sostuvo la entidad empresarial en un informe. 

Allí, la UIA evaluó que los tiempos actuales demandan medidas activas para incentivar inversiones y a favor de la producción y el trabajo formal para lograr la recuperación económica. “Este proyecto no va en ese sentido y es contraproducente porque aumenta la presión tributaria en gran parte del sector productivo formal generador de valor y empleo en la Argentina”, continuó.

Primero planteó que la alícuota de impuesto a las ganancias a las empresas es la que marca el nivel de reinversión de utilidades de una economía. “Más aún en una economía con volatilidad económica, crisis recurrentes, muy bajo nivel de financiamiento productivo y prácticamente sin financiamiento a la inversión a largo plazo. Este contexto requiere fomentar la inversión y no obstaculizarla”, indicó.

Por otro lado, sostuvo que la competitividad y la supervivencia de las empresas argentinas está afectada por numerosos factores. “Las unidades productivas nacionales -que sobrevivieron a la recesión de los últimos tres años y que están atravesando una coyuntura inédita por la pandemia- sobreviven a una fase de incertidumbre, menor actividad, menor demanda, con una carga impositiva en total y en cantidad de impuestos, tasas, contribuciones muy superior a la de la región y de los principales socios comerciales. Se suman además regímenes de información y presentaciones, mayores costos asociados a la emergencia COVID (ausentismo, testeos, transporte, logística), muy bajo financiamiento productivo relativo y creciente dependencia de los fondos propios”, agregó.

En cuanto a la presión tributaria en Argentina, observaron que es elevada y que “supera el 40% sobre el sector formal y una alícuota a la reinversión de utilidades alta”. “Alcanza 29% sobre el PBI, mientras que el promedio de la región es 23%, con Chile en 21%, Ecuador en 20%, Colombia en 20% y México en 17%. Por este motivo, reducir la presión impositiva en nuestro país no es para diferenciarse de otros países, sino para acercarse a los niveles existentes en países de desarrollo similar”, remarcó.

uia carga tributaria

Además, remarcó que la tasa de ganancias ya es alta con relación al resto del mundo (promedio OCDE 23%, países en desarrollo 25% y países menos desarrollados 28%, según datos de KPMG). La alícuota en la actualidad está en el 30% para todo el universo de empresas, con un adicional del 7% si se distribuyen dividendos, por loque la tasa efectiva actual asciende a 34,9%.

“La situación es todavía más compleja considerando que nuestro país viene de una reforma, hace 4 años, que establecía para 2021 una alícuota de ganancias de 25% y 13% para dividendos. El presente proyecto plantea llevar estas alícuotas a 35% y 7%, lo que significa un incremento de 10 p.p. de la alícuota sobre las utilidades y la cuarta modificación de este impuesto en los últimos 10 años (sin contar la suspensión de la baja de alícuota en 2020). Ambos factores hacen imposible la planificación para toda empresa”, subrayó el informe. La UIA señaló que estas señales no ayudan a la estabilidad y previsibilidad que requiere la economía de nuestro país.

Por otro lado, informó que el financiamiento al sector privado es el más bajo de la región (ARG: 10,8% sobre el PIB). Por esto, las ganancias no distribuidas son una de las fuentes principales de inversión empresarial en Argentina. Por lo tanto, volver a incrementar la alícuota de ganancias es un obstáculo para el desarrollo de la inversión, de la actividad y del empleo formal.

“En nuestro país, dado el bajo nivel de financiamiento existente al sector privado, las ganancias no distribuidas son una de las fuentes principales de inversión empresarial. Por lo tanto, volver a incrementar la alícuota de ganancias es un obstáculo para el desarrollo de la inversión, de la actividad y del empleo formal. Tener una alícuota significativamente más alta para ganancias y una significativamente más baja para dividendos en comparación a los países de la OCDE, impacta de manera muy diferente en la economía, pese a contar con un nivel de tasa integral cercano al promedio”, aseveró el documento.

 A partir de estas problemáticas, la UIA observó que, de aprobarse el proyecto, sería la cuarta modificación de este impuesto en los últimos 10 años e implicaría un incremento de 10p.p. de la alícuota (de 25% a 35%). Ambos factores hacen imposible la planificación para toda empresa y la previsibilidad de la economía.

El presente proyecto genera una presión tributaria adicional de $320.821 millones, de los cuales $96.246 millones provienen de la industria. Además, las empresas que verán incrementada la alícuota al 35%, en el sector industrial representan aproximadamente: 7000 industrias (+75 personas), 76% del empleo formal, 87% de la masa salarial y 80% de la recaudación de este impuesto. “Ninguna empresa verá reducida su alícuota respecto del 25% que debería regir en 2021 según la reforma de 2017”, destacó la UIA.

uia alicuotas

Es por eso que la UIA afirmó que “reducir la alícuota para las micro y pequeñas empresas es necesario, pero esto debe ocurrir en conjunto con un paquete de competitividad más integral (financiero, laboral, tributario)”, y aseguró que “el presente proyecto es una nueva suba de la presión tributaria al sector formal de la economía que es el que tracciona al resto de los sectores”.

“Tanto por los efectos de la pandemia como por el estancamiento de la economía en los últimos diez años, Argentina necesita consolidar medidas activas que: incentiven las inversiones, promuevan la producción, fomenten la agregación de valor y generen empleo formal. La modificación de la alícuota de Ganancias para empresas va en sentido contrario de estos objetivos, generando nuevos obstáculos para lograr la recuperación económica”, concluyó la UIA.