Sumimasen

25 de abril, 2021

Sumimasen

Por Mercedes Máspero Socióloga y docente

Japón.- Lo primero que aprendí viviendo en Japón es a pedir perdón por llegar tarde. La escena se repitió exactamente igual durante mis primeros días. Llegaba a la clase y mi sensei me recibía con un “tarde, mechy-san”, cada vez menos amable. Aprendí entonces a agachar la cabeza en señal de respeto y a disculparme con un sumimasen. Las disculpas tenían que ser cada vez más largas. Al principio bastó con pedir perdón, después empecé a tener que incorporar una frase del estilo “perdón por interrumpir la clase e importunar su día”. La clase empezaba a las 9 de la mañana y para cuando yo terminaba de disculparme eran entre las 9.01 y las 9.03. Me acuerdo bien porque no lo entendía, miraba el reloj, mi cronograma y de nuevo el reloj. La clase era a las 9 y yo llegaba a esa hora. Más tarde descubrí que llegar a tiempo en Japón es hacerlo cinco minutos antes de lo previsto y arribar a horario es llegar tarde, es decir, yo tendría que haber llegado 8.55.

Digo que descubrí y no que aprendí, porque adaptarse a una cultura distinta tiene que ver con los descubrimientos, con desentrañar partes implícitas de la vida cotidiana. Se puede aprender un idioma y se puede, también, aprender aquello que te enseñan los carteles y los amigos: los zapatos no se usan dentro de la casa, los fideos se sorben y en el subte no se habla. Que cuando un compromiso es a las 9 quiere decir que lo correcto es llegar 8.55 no te lo enseña nadie, simplemente porque nadie lo podría explicar, ya que forma parte de esos acuerdos silenciosos que consideramos parte de lo “natural” y no como algo cultural y que por lo tanto varían. Me interesan los implícitos de la vida cotidiana porque pienso que son esos puntos donde la idea de naturaleza se pone en crisis y aparece la cultura. Se desarman las ideas sobre todo lo que creíamos seguro y entendemos que nuestra forma de vivir y de sentir no es única, ni natural, ni la mejor y que llegar a tiempo no es lo mismo en Argentina o en Japón.

Para más información, visitá www.eforo.org.ar

Descargá la versión completa de “Ideas en el Horizonte, capítulo internacional”