Menos del 0,5% de los jubilados pagará Ganancias en 2021

13 de abril, 2021

Menos del 0,5% de los jubilados pagará Ganancias en 2021

La semana pasada, la Cámara Alta transformó en ley la reforma del Mínimo No Imponible (MNI) para trabajadores y jubilados, llevando el piso a $150.000 brutos y el equivalente a 8 haberes mínimos. Esta medida generó que 133.000 jubilados dejen de quedar alcanzados por el tributo.

Así se desprende de un informe de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav), que destaca que con el MNI anterior la cantidad de jubilados era de 163.000, mientras que ahora serán 30.000. “El 2,2% de los beneficiarios previsionales fue alcanzado por el impuesto y, con la aprobación en el Senado de la modificación del Impuesto propuesta, sólo el 0,4% será alcanzado por el tributo”, resaltó la Undav.

Con la legislación previa, los jubilados que cobraran más del equivalente a seis jubilaciones mínimas ($123.426) quedaban alcanzados por Ganancias. Con la reforma, la base no imponible pasará al equivalente a 8 haberes mínimos, es decir, $164.571,5.

jubilados

Además, la medida sumó algunas “flexibilizaciones”. Por ejemplo, con la legislación anterior, ese universo solo podría obtener ingresos previsionales y no estar alcanzados por el pago de Bienes Personales. Con la nueva ley, hay posibilidad de tener otros ingresos, siempre y cuando estos no superen el techo anual de $167.678.

El esfuerzo fiscal que implica dejar de cobrar Ganancias a 133.000 jubilados está calculado, en base a estimaciones oficiales, en $6.200 millones. “Ese dinero se traduce de manera directa en una mejora en el poder adquisitivo de los y las beneficiarios previsionales que se volcará en gran parte a consumo, reactivando la economía y retornando a las arcas del estado en forma de otros impuestos”, mencionó el informe.

En promedio, cada jubilado y jubilada se verá beneficiado ahorrando de forma mensual entre $3.100 y $4.200. Para un jubilado que percibe un haber equivalente a 6 mínimas ($123.426 a marzo 2021), los $3.100 representan cerca del 2,5% de sus ingresos. Para la Undav, debe considerarse el ingreso indirecto que les generará el programa de “Beneficios de Anses”. 

“Considerando que el 38% de sus ingresos los destinan al consumo de bienes que son alcanzados por el programa de beneficios, un jubilado que cobra una jubilación de $123.426, podría bonificar sus compras por $4.690,2, recibiendo un ingreso indirecto del 3,8% de su haber”, agregaron. 

Ingreso indirecto

El trabajo también consignó que los jubilados de la mínima (no alcanzados por Ganancias) acumularon, desde el 2020, un ahorro del 25%, tras recibir aumentos indirectos equivalentes a $5.181. Las medidas más destacadas por Undav fueron: los bonos extraordinarios otorgados en diciembre 2019, enero y abril de 2020, que se complementan a los aumentos por decreto que reemplazaron la actualización de los haberes por fórmula hasta marzo 2021, mes en el que se aplicó una nueva fórmula de movilidad.

Con la nueva actualización, las jubilaciones y pensiones aumentaron 8% a partir de marzo, en base al calendario de pagos de Anses. En tanto, en abril y mayo los beneficiarios recibirán un bono extra de $1.500. Entonces, el haber mínimo pasará a ser de $22.071 en los próximos dos meses. Tal como detalló la Undav, la suma de bonos y aumento por movilidad da un aumento de 16% en el trimestre, unos puntos por encima de la inflación estimada para el período (11%).

Esas medidas se suman a la prórroga del pago de cuotas de “Créditos Anses”, con la que se mejoró la situación de 2,6 millones de jubilados que habían tomado créditos antes de la pandemia. La iniciativa estuvo vigente entre diciembre de 2019 y noviembre de 2020, generando un ingreso indirecto de $1.500 por jubilado. Cabe destacar que el congelamiento de tarifas también redundó en un ingreso “indirecto” para todos los hogares y, particularmente, este universo.

El informe remarcó que para los jubilados de la mínima también se otorga el beneficio de la reintegración del 15% del IVA que realiza AFIP en consumos de hasta $700. También el ya mencionado programa de beneficios, que otorga 10% de descuento para consumos de hasta $1.000 por compra con tarjeta de débito de beneficiarios de la seguridad social. En total, sumando todos los beneficios indirectos, un jubilado de la mínima ahorra un 25,2% de su haber, recibiendo un aumento indirecto de $5.181,7.