La construcción sigue firme, pero el aumento de costos y la segunda ola son riesgos

22 de abril, 2021

La construcción sigue firme, pero el aumento de costos y la segunda ola son riesgos

Por Agustín Maza

La construcción continúa en un sendero positivo. Hasta ahora, es el sector que mejor se ha recuperado de los efectos de la pandemia a partir de algunos factores que le jugaron muy a favor: inversión pública, cambios de hábito y una ventaja para los que poseen dólar billete.

La mejora en la actividad tuvo también un impacto en el nivel de empleo, que fue muy afectado por la pandemia. De los casi 68.000 puestos de trabajo que se perdieron en la construcción durante el año pasado, hasta marzo se recuperaron 47.000 empleos (78,3%).

“Hasta enero se habían recuperado 30.000 puestos de trabajo de los que se perdieron durante el peor momento de la pandemia, en febrero fueron 10.000 y en marzo 7.000”, informó el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), Iván Szczech, ante El Economista. “Nosotros esperamos que esto siga así y que en este año podamos superar el nivel previo a la pandemia”, agregó.

Según datos del Indec, en enero del año pasado había 376.254 trabajadores en el sector de la construcción, alcanzando en julio de ese año un piso de 308.278. Esto marca la pauta, en un sector muy importante tanto para la actividad como para el empleo, de la necesidad de promover la actividad.

Actividad

Los últimos datos del Indec son bastante elocuentes. El Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (Isac) registró en el primer bimestre de 2021 un aumento del 23% en comparación al mismo período de 2020. Así, en febrero sumó además el cuarto mes consecutivo con variaciones interanuales positivas, tras 26 meses en baja. En tanto, los guarismos de marzo muestran una tendencia positiva, aunque con cierta desaceleración respecto al mes anterior.

El Indice Construya, que mide la venta de materiales e insumos del Grupo Construya a privados, mostró en marzo un alza interanual de 103,7% y, si bien hubo cierta merma respecto a febrero (-5,12%), es un récord histórico para el mes. Cabe destacar que los datos de ese período están condicionados por el comienzo de las restricciones a raíz de la pandemia y la comparación será muy alta en los meses siguientes.

Por su parte, la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (Afcp) informó que los despachos de cemento crecieron en marzo 93,5% interanual. Si se compara con ese período de 2019, continúa dando una variación superior (+3,4%), siendo el tercer mejor marzo desde 1998.

Además, tiende a fortalecerse el sesgo positivo de la confianza de las empresas, especialmente en las que realizan obra pública. La superficie involucrada en los permisos para obras privadas evidenció en enero un alza del 23,2% interanual, retomando así los niveles pre pandemia.

Drivers de crecimiento

La construcción es beneficiada, en varios puntos, por algunos factores coyunturales que aportan a la mejora. La mayor inversión en obra pública por parte del Gobierno, sumado a los recientes planes de vivienda y beneficios fiscales; los cambios de hábito por la pandemia que obligan a la gente a permanecer más tiempo en su casa e invertir en obras y mejora y la ventaja (menguante) que encuentran las personas que tienen dólar billete y deciden invertir en “ladrillos”.

Durante marzo, el gasto primario del Estado fue impulsado principalmente por la obra pública. El gasto de capital, en donde se encuentran las construcciones que realiza la Nación y las transferencias a las provincias para ejecutar obra pública, tuvo una suba en el tercer mes del año de $23.639 millones, es decir, 142,4% anual. Esto evidencia un impulso estatal para la actividad de la construcción, sobre todo en proyectos ligados a la educación (+430%) y la vivienda (+419%).

Esta semana, también, se reglamentaron los beneficios tributarios para el blanqueo de capitales destinados a obras privadas. Serán alcanzadas tanto para obras nuevas como aquellas que tengan un nivel de avance inferior al 50%. Esta ley  fue aprobada en el Congreso en febrero pasado y promulgada en marzo.

“Es necesaria la reglamentación del Banco Central y de AFIP para comenzar con el blanqueo, es necesario que se dé lo más rápido posible”, comentó el presidente de la Cámara de Desarrolladores Inmobiliarios de Argentina (Cedu), Damían Tabakman, ante El Economista. “Si se ordena esto, habrá más incentivos para invertir en el mediano y largo plazo”, estimó.

Por otra parte, el financiamiento para viviendas anunciado el martes va en ese sentido y tienen el objetivo, por lo menos así lo explica el Gobierno, de promover la actividad. Se trata de 87.000 créditos para la refacción y la construcción de viviendas nuevas en todo el país en el marco del Programa Casa Propia.

La devaluación que comenzó en abril de 2018 hizo que construir con una disponibilidad de billetes verdes sea más ventajoso. Desde ese momento y hasta marzo de 2021, los costos medidos en dólares habían bajado 44% en comparación a los meses mencionados de 2018. En el último trimestre se evidenció una recuperación del precio en dólares del orden del 19,6%, según un análisis que realizó ZonaProp en base a información de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco).

Costos de la construcción

Existen dos principales desafíos en el sector de cara a los próximos meses: los aumentos en los costos de construcción y la segunda ola de la pandemia. Ambos generan inquietudes tanto en el Gobierno como en el sector empresario.

El Indec informó ayer que el costo de la construcción subió 2,2% en marzo contra febrero y 43,9% interanual. En el primer trimestre marca un aumento del 10,6%. El principal impulso lo dio el rubro “materiales” que se incrementaron 4% en el tercer mes del año y desde hace doce meses que empuja los precios al alza.

Sin embargo, el Indice de Costos de la Construcción (ICC) desaceleró 2,8 puntos porcentuales respecto a febrero. Se trata del menor registro desde junio pasado y, al interior, todas las categorías desaceleraron.

Los materiales desaceleraron 0,6 puntos en comparación a febrero. En tanto,  las principales alzas la registraron áridos con 7,9%, aberturas metálicas con 7,6% y productos de cobre, plomo y estaño con 6,8%. En el otro extremo, los menores aumentos se registraron en vidrios (0,8%), muebles de madera para cocina (1%) y griferías y llaves de paso (1,3%).

Por otro lado, el gasto en mano de obra había tenido un aumento de 4,9% el mes anterior y en marzo fue de sólo 0,2%. 

Por su parte, el rubro gastos generales pasó de 7,4% de variación a 3,2% de febrero a marzo. 

Tal como consignó el Indec, en el último año el precio de los materiales creció 81%. Esto preocupa al Gobierno desde hace algún tiempo. En los últimos meses se realizaron reuniones sectoriales para alinear precios en coincidencia con la pauta del 29% de inflación que estipula el Presupuesto de 2021. En marzo se vio una desaceleración y restará ver la evolución en los meses siguientes.

Esperamos que el ICC sea traccionado principalmente por el rubro materiales, aunque a tasas algo menores por una demanda que comienza a reflejar signos de agotamiento”, detalló LCG. “A esto se suman posibles dificultades en la oferta de materiales, en medio del recrudecimiento de casos y restricciones”, agregaron.

Este aumento en los materiales, atenta en el mediano plazo contra la ventaja que tenía el inversor con dólar billete. “Según nuestros índices por el retraso del dólar durante los últimos 7 meses el costo de construcción se incrementó 68% medido en dólares billete. La oportunidad de bajos costos históricos que se observaba a mediados del año pasado se licúa cada vez más rápido”, remarcó el director de Reporte Inmobiliario, Germán Gómez Picasso, ante El Economista.

Segunda ola

El último informe del Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), advirtió que si la disparada de casos de Covid-19 no cesa, la industria y la construcción podrían verse afectadas por el mayor ausentismo derivado de contagios entre sus trabajadores. 

“No obstante, y si se observa lo ocurrido en las industrias de los países de la Unión Europea que sufrieron la segunda ola en los últimos meses resulta poco probable una drástica contracción como la registrada en la primera ola, sino en todo caso un aplanamiento en la recuperación”, destacó el trabajo.

El aumento de contagios es algo que se evidencia no sólo en la construcción, sino en todas las actividades y contextos. Por el momento, el desempeño de este rubro es vigoroso y el impacto más significativo está en la creación de empleo como lo más visible. En el mediano plazo se verá el impacto de los costos y la pandemia en el sector.

Prohibición de despidos hasta el 31 de mayo

La prohibición de despidos sin causa y suspensiones se extenderá hasta el 31 de mayo. Así lo confirmaron cerca del Gobierno anoche. Además, trascendió que se excluirá a la construcción, que tiene su propio régimen. 

Con un DNU que lleva la firma de Alberto Fernándezel Gobierno prorrogará la prohibición de que rige desde el inicio de la emergencia sanitaria.