La Bolsa se seca, pero los choclos vienen marchando

9 de abril, 2021

La Bolsa se seca, pero los choclos vienen marchando

Por Luis Varela 

El coronavirus sigue atacando de manera rabiosa y sus efectos impactan en las restricciones sociales y, por supuesto, en la evolución de la economía y los valores. Y ayer el impacto del Covid-19, al menos en esta parte del mundo paralizó los ánimos: Argentina registró un récord diario de 23.683 nuevos contagios, pero lo que probablemente asuste más es que Brasil tuvo en apenas 24 horas un récord de 4.249 muertes, por lo que ya sufre 345.025 muertes en 17 meses de pandemia.

En medio de este incendio sanitario, Argentina inicia hoy una suerte de cuarentena parcial, con restricciones de movimientos nocturnos y otras prohibiciones que se detallan aparte en esta misma edición. Y también se informó que hubo un avance en la vacunación: con el país ubicado entre los 28 países que más vacunas entre 180, pero muy lejos de las naciones que mejor lo están haciendo. Chile, Gran Bretaña, Estados Unidos y Uruguay ya vacunaron a más del 25% de su gente al menos con una dosis, y la Argentina no llega al 10%. 

Es tan virulenta la aceleración de contagios en todas las latitudes, que las restricciones de movimiento están empezando a causar dificultades en las cadenas de suministros, complicaciones en la generación de trabajo y aceleración de los procesos inflacionarios. 

Por supuesto, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen y el Presidente Joe Biden siguen repartiendo estímulos por doquier y en consecuencia Wall Street no lo sintió y sigue navegando en su nube burbujeante. Pero el dólar si fue afectado, ya que perdió terreno contra la mayor parte de las monedas. Ayer en el exterior el dólar no cambió contra la libra, pero bajó 0,4% contra el euro, 0,5% contra el yen, 0,6% en México, 0,8% en Chile y 0,9% en Brasil.

El mercado local

En Argentina, en cambio, el dólar empieza a desperezarse. Los que siguen los números al detalle comprobaron que el Banco Central emitió en marzo $125.700 millones para financiar al Tesoro y se enteraron además que ayer mismo la autoridad monetaria tomó Leliq por $211.996 millones, prometiendo pagar 38% anual, cuando muchos de esos fondos están colocados en plazos fijos UVA+1, por lo que rendirán más y provocarán un descalce en los bancos.

Todo este cuadro de situación, más por supuesto el aumento notable en los contagios, comenzó a inquietar al mercado cambiario local. En medio de precios que vuelan no solo en la soja, sino también en el maíz, que ayer saltó tanto en Chicago como en Rosario, Miguel Pesce logró sumar US$ 49 millones a las reservas hasta US$ 39.797 millones, pero otra vez tuvo que usar bonos, por lo que el papel más corto de los que surgieron del canje (el AL29) bajó tanto de precio que ya tiene una tasa a vencimiento del 21,8% anual, y sigue sin conseguir inversores arriesgados que quieran comprarlo.

Con esa hipoteca a futuro, por entregar deuda tan cara, los seis dólares de Alberto subieron, aunque los libres subieron más, y los oficiales siguen siendo llevados con una rienda, usándolos como ancla para ver si la inflación puede moderarse. Con todo eso, el dólar turista subió 2 centavos hasta $162,03, el oficial subió 1 centavo hasta $98,20, el blue recuperó $1 hasta $140 y el mayorista subió 5 centavos hasta $92,38. El dólar MEP subió 89 centavos hasta $144,66 y el contado con liquidación subió 46 centavos hasta $149,40. Y la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 42,6% y la del CCL y el mayorista subió al 61,7%. Por lo que, además, medidos en pesos, el euro subió 47 centavos hasta $110, el real subió 17 centavos hasta $16,55 y la libra subió 7 centavos hasta $126,78, convirtiendo al peso argentino en una de las monedas más devaluadas del mundo.

El nivel de contagios de ayer asustó bastante, pero llamó la atención que el número de muertes se mantiene relativamente bajo. Ayer se reportaron 290 muertos y debe hacerse notar que en un mes los contagios crecen 370%, las muertes aumentan 20% y las camas de terapia intensiva ocupadas subieron 8%. Esto parecería indicar que el sistema de salud está aguantando, pero el número de muertes en Brasil hace que todos los participantes del sector salud enciendan las luces amarillas.

Con este marco, y con las restricciones que sin duda complicarán otra vez a varios sectores, como restaurantes, hoteles, al turismo en general y otras áreas, siguen sin aparecer los compradores de bonos, se pone en duda el repago de esos papeles (que tienen vencimiento de cupón el 9 de julio próximo) y, en consecuencia los valores siguieron cotizando en el fondo de un pozo y el riesgo país cedió 8 puntos pero continuó colocado en los 1.601 puntos básicos.

En los países que tienen respaldo por haber cumplido siempre con los pagos de sus deudas, las bolsas estuvieron todas en verde. Los principales índices de la Bolsa de Nueva York lograron subir entre 0,2% y 1%, con el Nasdaq arriba de todo. Y hubo una mejora del 0,6% tanto en la Bolsa de San Pablo como en la de Buenos Aires.

Pero el mercado bursátil local, lejos de las subas externas, sigue de capa caída. Con el volumen diario negociado más bajo de las últimas once semanas ($413 millones de pesos operados en acciones y $1.573 millones en Cedears) la Bolsa de Buenos Aires bajó 1%. Al tiempo que en Nueva York los ADR estuvieron mixtos, con un mal día para Loma Negra e YPF, pero con una fiesta total para la empresa argentina Bioceres, que logró saltar otro 20%, por lo que acumula en lo que va de este año un salto del 123% en dólares, algo que ni el Bitcoin pudo lograr.

¿Logrará Wall Street sostenerse en la presente burbuja? Por lo pronto ayer después de las palabras de Powell hubo inversores cautelosos que compraron bonos del Tesoro, hicieron subir sus precios contados y, en consecuencia, sus tasas a vencimiento retrocedieron apenas: pagaron 0,8% anual a 5 años, 1,6% a 10 años y 2,3% a 30 años.

Mirando el virus y todo el movimiento, las commodities siguen bailando y marcando el compás de lo que puede ocurrir en lo que resta de este también complicado 2021. El petróleo, que está sufriendo una tormenta perfecta, ayer se mantuvo sin cambios. Pero con el dólar débil, los metales preciosos volvieron a repuntar, los metales básicos también subieron. Y lo que más se fortaleció, como un regalo para Argentina, fueron los granos. Mientras la lluvia bendecía a la Pampa, hubo un salto para el maíz y el trigo y una suba menor en la soja. Y todo esto ocurrió con más cambios de posiciones en las criptomonedas, con el bitcoin repuntando, pero reaccionando mucho menos que otros valores del panel, como el Ethereum y el Stellar que le empiezan a hacer sombra.