Kulfas: “En marzo, la industria operó 27% por encima del nivel de 2020”

9 de abril, 2021

Kulfas: “En marzo, la industria operó 27% por encima del nivel de 2020”

La producción industrial creció en febrero 1,6% en comparación al mismo mes del año pasado, acumulando su cuarta suba consecutiva. Tal como informó ayer el Indec, en el primer bimestre del año se acumuló un incremento del 2,9% en relación con el mismo período del 2020.

Sin embargo, el Índice de Producción Industrial Manufacturera (IPI manufacturero) mostró una variación negativa de 1,6% frente a enero, luego de tres subas consecutivas. Esta desaceleración mensual se explica por las paradas de planta en algunas fábricas y es probable que las comparaciones interanuales que se avecinen exhiban subas muy altas debido a las restricciones que hubo a raíz de la pandemia desde marzo de 2020.

En el inicio del año, 8 sectores de los 16 que analiza la entidad estadística lograron crecimiento interanual. Se destacaron las subas de otros equipos, aparatos e instrumentos (18,5%), metálicas básicas (16,4%), maquinaria y equipo (15,4%) y minerales no metálicos (14,4%).  Otros sectores en alza fueron productos de caucho y plástico (4,2%), productos textiles (9,5%), alimentos y bebidas (0,3%), y productos de metal (2%).

El Indec destacó que el crecimiento de las industrias metálicas básicas se debe a la suba interanual de 35,4% registrada en la industria siderúrgica en febrero. En ese sentido, ponderó el fuerte aumento de los niveles de fabricación de productos laminados en caliente y laminados en frío registran en febrero subas interanuales de 50,6% y 14,6%, respectivamente.

“El sector de la construcción es un gran demandante de productos siderúrgicos. En efecto, el consumo interno de hierro redondo y aceros para la construcción muestra un incremento interanual de 56,4%, según datos del Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (Isac). Los segmentos fabricantes de maquinaria agropecuaria e implementos agrícolas y los productores de electrodomésticos también sostienen sus pedidos de productos a la industria siderúrgica”, sostuvo.

Por otro lado, los sectores que cayeron fueron otros equipo de transporte (-23,2%) y refinación de petróleo (-10,4%), seguidos por caídas de un dígito en los sectores de prendas de vestir (-6,7%), vehículos automotores (-6,4%) y químicos (-3,6%). “En cuanto a la refinación de petróleo en particular, revirtió la recuperación de los últimos 3 meses, donde había mostrado crecimientos anuales superiores al 15%”, comentaron desde LCG.

Expectativas empresariales 

Por otra parte, el Indec realizó un relevamiento entre los empresarios sobre las expectativas para el período entre marzo y mayo de 2021. Sobre la demanda interna, el 38,5% de las compañías prevé que la misma no variará, mientras que el 20,1% cree que decaerá y el 41,4% anticipa una suba.

A su vez, el 55,3% de los empresarios considera que sus exportaciones totales no tendrán ningún cambio en dicho período, el 20,1% respondió que disminuirá y el 24,6% espera un aumento. En tanto, sobre cómo esperan que evolucionen las importaciones totales de insumos utilizados en el proceso productivo, el 50,4% respondió que no habrá cambios, el 14,6% que bajarán y el 35% que se incrementarán.

Por último, respecto a la dotación de personal en épocas de pandemia, el 75,7% contestó que no habrá variación alguna, pero el 7,7% advirtió que disminuirá y el 16,6% aseguró que contratará a más trabajadores.

¿Cómo sigue la actividad?

Para el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, la merma mensual “responde a las paradas de planta por vacaciones que este año ocurrieron más en febrero que en enero a diferencia de 2020 cuando fue al revés”.

“Las comparaciones a partir de marzo van a dar muy altas por la comparación con meses de restricciones. Aun así, de acuerdo a nuestras primeras estimaciones, en marzo la industria operó aproximadamente 6% por encima del mismo mes de 2019 y 27% de 2020”, agregó Kulfas.

Esperamos que el sector siga en recuperación, aunque de cara a los próximos meses las nuevas restricciones del Gobierno ante el incremento de contagios podrían ralentizar el avance en algunos rubros, a través de una caída en la demanda”, proyectaron desde LCG. “Debido a la dependencia industrial al mercado interno, la evolución también queda sujeta a la reactivación del consumo privado, cuyo desempeño aún es incierto en un contexto de aceleración inflacionaria y salarios que crecerían nuevamente por debajo de los precios”, consideraron.

Para el director de Invenómica, Pablo Besmedrisnik, “todavía hay mucho espacio para crecer de la mano del potencial de la capacidad instalada y la utilización de los factores ociosos”.

“De la mano de la construcción, todo lo que tiene que ver con fabricación de insumos y la industria automotriz seguirá esta recuperación, aunque es difícil que a largo plazo sea sostenible”, agregó. “Está claro que no habrá, ni hay, inversiones y menos en un contexto de segunda ola y eso le pone un freno a la expectativa”, resaltó.

En principio, la segunda ola no tendrá un impacto tan significativo por los protocolos y el haber aprendido a producir en pandemia”, consideró el director del Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), Daniel Schteingart. “Marzo tuvo un buen desempeño”, concluyó.