Segunda ola: el Gobierno anunció una ampliación del Repro y bono de $15.000

16 de abril, 2021

Segunda ola: el Gobierno anunció una ampliación del Repro y bono de $15.000

Por Agustín Maza

Las nuevas restricciones anunciadas el miércoles por el Presidente se dan en un contexto de 42% de pobreza, alta inflación, pérdida del poder adquisitivo y mercado laboral estancado. Las nuevas restricciones agravarán varias de esas tendencias.

Por eso, el Gobierno lanzó un paquete de medidas de contingencia como paliativo, en principio, para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), que es la zona geográfica que tendrá afectada la circulación.

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, y la directora ejecutiva de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Fernanda Raverta, anunciaron en una conferencia de prensa conjunta la ampliación del Repro II y un bono de $15.000 para los próximos 15 días. 

Según cálculos oficiales preliminares, el Estado deberá desembolsar casi $16.000 millones para financiar las medidas. En tanto, todavía resta saber qué jurisdicciones se van a adherir a las restricciones, lo que podría aumentar las erogaciones.

Extensión del Repro II

El primero en hablar fue el titular de la cartera de Trabajo que destacó la utilización del Repro II para este momento, herramienta que el oficialismo viene utilizando desde que quedó sin vigencia el ATP. Podrán acceder a este beneficio las empresas que demuestren una facturación menor, en términos reales, a la de marzo de 2019, ya que las de 2020 fueron muy bajas por el comienzo de la Fase 1.

Hasta ahora el Repro se pagaba a sectores particulares. Los empleados de las empresas consideradas “no críticas” reciben $9.000 por trabajador. Por otro lado, los segmentos considerados “críticos”, gastronomía, hotelería, deportes, turismo y cultura, reciben hasta $18.000 por trabajador, luego de que se aumentó la asistencia, que hasta marzo era de $12.000. Este último criterio también se aplica al rubro salud, que ya recibía $18.000.

La novedad es que, tal como dijo Moroni, habrá una flexibilización para que los pequeños comercios, “como por ejemplo empresas familiares con pocos o ningún empleado”, puedan acceder al beneficio. “El costo fiscal del Repro es de aproximadamente $4.000 millones por mes, con esta ampliación, estimamos que habrá un gasto adicional por parte del Estado de entre $1.600 y $1.700 millones”, afirmó el ministro.

Bono de $15.000

Por su parte, la titular de Anses anunció que el Estado dará un “refuerzo” de $15.000 solo por los 15 días que, en principio, estarán vigentes las nuevas medidas restrictivas. Los beneficiarios serán las titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH), Asignación Universal por Embarazo (AUE) y monotributistas de las categorías A y B que perciban el salario familiar. Según estimó Raverta, la medida alcanzaría aproximadamente 930.000 personas que residen en el AMBA y representa un “esfuerzo” por parte de Nación de casi $14.000 millones.

El calendario de pago del refuerzo iniciará en el AMBA el lunes 26 de abril con beneficiarios cuyo DNI termine en cero. En los próximos días, a medida que los distintos gobiernos provinciales adhieran al decreto presidencial, se irá anunciando las fechas de pago para el resto del país. 

Mediano plazo

Ambos funcionarios aclararon que estas iniciativas no implican una mayor emisión, sino una reasignación de partidas presupuestarias. “En la medida que la pandemia imponga restricciones, habrá ayudas”, aclaró MoronI que además descartó algún proyecto similar al impuesto a las grandes fortunas para financiar las medidas.

Con respecto a la posibilidad de incorporar un nuevo pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), los miembros del Gobierno aclararon que “estas medidas son para estos 15 días, veremos cómo evoluciona la situación”. Este subsidio se aplicó el año pasado en tres oportunidades para evitar que cerca de 9 millones de personas tuvieran dificultades incluso para comer. 

Sin embargo, en ese momento existían restricciones mucho más duras que las actuales cuando regía el aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO). Lo mismo ocurrió con el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), que pagaba el 50% de los salarios a empresas afectadas.

Sumando todos los paquetes de medidas tomadas en 2020, el llamado “paquete Covid”, significó un gasto equivalente a casi 5 puntos del PIB, es decir, más de $1 billón. De todas formas, el Gobierno no cierra las puertas a que este año suceda algo parecido, ante la evidente necesidad de muchos sectores. 

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, había asegurado en marzo que el presidente Alberto Fernández estaría dispuesto a aumentar los planes de asistencia. “La vuelta del IFE y del ATP no está en el presupuesto, si se complica la situación sanitaria, vamos a tomar medidas excepcionales que vamos a evaluar en el momento, pero lo vamos a hacer”, destacó el funcionario.

Límites fiscales

Estas medidas no alteran la salud de las cuentas públicas, si bien la caída de la actividad afectará la recaudación, por ahora la meta de déficit primario (-4,5% del PBI) se lograría sin mayores contratiempos”, señalaron desde la consultora Ecolatina. “Mantenemos nuestra proyección de crecimiento de la economía en 6% para este año, aunque el cambio en las mismas estará asociado a una prolongación y profundización de las restricciones, que terminen por afectar sensiblemente el entramado productivo, el consumo y la inversión”, agregaron.

El espacio fiscal es cero, porque mayor emisión monetaria implica presionar los precios, no ya con un efecto retrasado, sino con concecuencias en el corto plazo”, consideró el economista en jefe del Foro Empresario Argentino (Foema), Ariel Coremberg, ante El Economista. “De todas formas, la ayuda a empresas es necesaria porque el Estado no dio la ayuda necesaria y, en perjuicio, aumentó los impuestos. Entonces, es momento de que haga un aporte”, añadió.

Las restricciones y la asistencia no tendrán un costo fiscal tan alto y, por el momento, es un monto manejable. El desafío está en las expectativas que esto genere en el mercado”, resaltó el economista jefe de Analytica, Claudio Caprarulo, ante El Economista. “Esas expectativas podrían afectar en la brecha cambiaria y, como consecuencia, presionar en los precios”, finalizó.

En el mediano plazo, restará ver la evolución de la situación sanitaria y las consecuentes restricciones que se apliquen. El propio ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que el objetivo es el orden fiscal. Sin embargo, el contexto plantea dificultades a las metas oficiales fijadas a principio de año, con una población que se ve cada vez más castigada por la situación económica. Restará ver qué sucede con una pandemia tan terrible como impredecible.

Guzmán, en París, cierra gira hoy

La gira de Martín Guzmán por Europa concluye hoy. En París, precisamente. El ministro mantendrá un encuentro con su par de Finanzas francés, Bruno Le Maire. Ayer, el ministro de Economía se reunió en la ciudad de Madrid con el Jefe de Gabinete del Gobierno de España, Iván Redondo y con su par de Asuntos Económicos y Transformación Digital y, luego, con la Vicepresidenta Segunda del Gobierno español, Nadia Calviño. ¿Habrá algún anuncio concreto?