El Gobierno envía a la AFIP para que controle el cumplimiento de Precios Máximos

14 de abril, 2021

El Gobierno envía a la AFIP para que controle el cumplimiento de Precios Máximos

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, instruyó este mediodía a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP)  para que los inspectores de ese organismo “salgan a controlar el cumplimiento de Precios Máximos“.

Según se informó oficialmente, en la reunión de gabinete económico que se desarrollaba este mediodía en la Casa Rosada, “se están definiendo medidas para bajar la inflación“. Entre ellas, Cafiero ordenó que los inspectores de la AFIP deberán controlar el programa de precios.

Además, se analiza la aplicación de la Ley de Abastecimiento y se analiza un aumento de sanciones, según se informó.

Cafiero encabeza una nueva reunión del gabinete económico en el Salón de los Científicos de Casa Rosada, con la presencia de la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; y los ministros de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y de Trabajo, Claudio Moroni, entre otros funcionarios.

Al respecto, Paula Español, subrayó van a profundizar el trabajo que que el Gobierno viene desarrollando desde el año pasado, donde se hicieron “más de 35 mil fiscalizaciones, en conjunto con municipios y provincias”. “Ese trabajo se va a fortalecer aún más en las semanas que siguen, no sólo porque vamos a contratar entre 300 y 500 inspectores a la brevedad, sino porque además, en conjunto con la AFIP, vamos a llevar adelante todo lo que son las fiscalizaciones de política de precios en general, precios máximos, precios cuidados, y también vamos a sumar la Ley de góndolas, sostuvo.

“Se trata de un conjunto de herramientas que nos permiten tener un cuidado de los precios y del abastecimiento, ya que hay resoluciones que apelan a la ley de abastecimiento que también están presentes y nos van a permitir que estas inspecciones se hagan en comercios y en empresas”, agregó la secretaria de Comercio.

Durante el encuentro, también se examinaron las estadísticas del índice de las materias primas, las cuales arrojaron que, para el primer trimestre del año 2021, tuvieron un incremento del 17,1% interanual, la mayor variación desde el segundo trimestre de 2009 (17,8%).

Asimismo, al comparar con el mismo trimestre del año anterior, la variación interanual fue de 35,4%, algo que no se observaba desde el segundo trimestre de 2011 (39,9% i.a.). Con respecto al mes de marzo, la variación anual del índice fue de 45,3%, la máxima desde julio de 2008 (cuando fue del 58,9%).

En la reunión del Gabinete, también participó, de manera virtual, el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien, al respecto, manifestó: “En marzo la inflación va a ser la más alta del año, pero esperamos una reducción a partir del mes de abril. Hay circunstancias coyunturales que han estado afectando a los precios, incluyendo la inflación en alimentos, que es un problema en el mundo y en particular, en esta pandemia”.

“A esto se le suman comportamientos que deben corregirse. Los sindicatos han mostrado un accionar responsable y alineado con los objetivos de la política macroeconómica, que busca una reducción de la inflación gradual y consistente, junto a una recuperación del poder adquisitivo y del salario”, explicó.

Por último, afirmó que, “del lado de algunas empresas, seguimos viendo comportamientos que se basan en una expectativa de mayor inflación. Hace falta más cooperación de su parte para alinear expectativas y comportamientos con los objetivos macroeconómicos”. “En ausencia de un alineamiento de conductas con los objetivos factibles de estabilización macroeconómica, el Estado profundizará las acciones de políticas de precios para favorecer esos objetivos”, concluyó.

En la segunda parte del encuentro, se destacó la importancia del lanzamiento del “Plan de Desarrollo Productivo Argentina 4.0”, una estrategia de política productiva compuesto por 56 medidas para promover la incorporación de tecnologías 4.0 al entramado productivo. Su incorporación en los procesos productivos de los sectores tradicionales (como la Industria 4.0), implica una mejora de la competitividad, la generación de empleo de calidad y una mayor salida exportadora.

Precios Máximos

Precios Máximos es una medida que fija los precios de productos alimenticios, bebidas, artículos de limpieza y de higiene personal, y que conlleva el compromiso de todos los actores de la cadena productiva. El Gobierno la aplica desde marzo de 2020 a partir de la emergencia sanitaria, provocada por la pandemia del coronavirus. Su objetivo es “garantizar el acceso a los bienes de consumo esenciales en condiciones razonables, justas y equitativas”.

El programa se extendió hasta el 15 de mayo, con la continuidad del congelamiento y los mismos productos en contraste con lo que venían reclamando las empresas productoras de alimentos de consumo masivo: el fin del programa o, como mínimo, una suba. 

Tensión entre el Gobierno y las empresas de alimenticias

Esta medida recibió varias críticas por parte de los empresario del sector alimentario. “Luego de haberse renovado en siete ocasiones y haber cumplido un año de su implementación, el sector advirtió en más de una oportunidad el riesgo que representaba para la sustentabilidad de las empresas, debido a los persistentes incrementos de costos que han dejado a los distintos sectores en una situación crítica”, consignó en un comunicado la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal). 

A su vez, la cámara que nuclea a las empresas de Estados Unidos que operan en Argentina (AmCham) esta semana redobló las críticas a Precios Máximos. En un nuevo documento, publicado ayer, pide que se puedan “realizar aumentos escalonados” en los ítems comprendidos en el programa, que es obligatorio a diferencia de Precios Cuidados. Las subas permitidas desde marzo de 2020, cuando arrancó el programa, han quedado muy detrás de la inflación y el programa se ha extendido más que lo previsto inicialmente. En ese sentido, AmCham advirtió que si no se autorizan aumentos, el abastecimiento de los productos y la continuidad de las operaciones de algunas empresas en el país estarán en riesgo.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, cruzó al titular de la Coordinadora de las Industrias Productoras del Alimentos (Copal), Daniel Funes de Rioja, luego que el dirigente empresario dijera que la Ley de Abastecimiento es anticonstitucional. Esto sucedió en el marco de una reunión virtual que el funcionario mantuvo ayer con la conducción de la Unión Industrial Argentina (UIA).

Kulfas le señaló a Funes de Rioja que las empresas alimenticias sacaron “productos mellizos” para esquivar el programa Precios Máximos. Eso llevó a la Secretaría de Comercio Interior a imputar a determinadas compañías por ofrecer productos con el mismo nombre en paquetes con diferencias de 1 gramo en el peso y hasta un 50% más caros entre uno y otro.