Fein: “Queremos ser una voz potente para romper con la polarización”

21 de abril, 2021

Fein: “Queremos ser una voz potente para romper con la polarización”

Por Pablo Varela

La flamante presidenta del Partido Socialista a nivel nacional, Mónica Fein, conversó con El Economista luego de haber resultado vencedora el domingo pasado con más del 50% de los votos en las elecciones internas, en una competencia que tuvo tres listas en total. La exintendenta de Rosario, remarcó la necesidad de correrse de “la grieta”, y cree que es fundamental dejar de “discutir el pasado” para construir una noción de “futuro” de cara a la sociedad.

¿Qué valoración hace de la elección del domingo?

La primera es que fue un hecho histórico para el partido. Una elección nacional con más de 350 mesas, en 16 provincias y con tres listas compitiendo. Fue una elección histórica. El socialismo no tiene tanta tradición de internas y hubo incluso menos electores de lo esperado producto de la pandemia y la segunda ola, pero debo decir que se hizo con toda normalidad. Nuestro espacio busca representar la continuidad histórica.

¿Cuál es la proyección nacional que buscará tener el PS con su conducción?

Claramente, en nuestra campaña dijimos que queríamos tener una voz muy potente para romper la polarización y el antagonismo que le hace tan mal al país y buscar opciones para poder salir de la crisis social y sanitaria y que nuestro triunfo sirva para poder construir esa fuerza política. Nosotros no nos sentimos representados por los extremos de la polarización y tenemos que dejar de discutir del pasado. No para olvidarlo, por el contrario debemos aprender de él, pero sí para poder construir futuro.

Se vienen elecciones de medio término con renovación de senadores. Usted declaró que le gustaría que Miguel Lifschitz sea candidato. ¿Cuál será la estrategia del PS?

Miguel preside actualmente la Cámara de Diputados provincial, ha sido la persona más votada y tiene un reconocimiento muy alto en toda la sociedad. Por supuesto que sería un excelente candidato. Nosotros estamos en un frente político y habrá que discutir en el marco de ese frente, la proyección de esa eventual candidatura. Sería un aporte muy bueno para la política, porque Lifschitz no solo defendería a Santa Fe sino que defendería a otras provincias en temas muy importantes como son los biocombustible, la Hidrovía y, además, tiene proyección para el 2023 y podría recuperar la provincia para el Frente Progresista.

Tanto en el FdT como en JxC, señalan que en las elecciones de medio término Santa Fe se “nacionaliza”. Incluso recuerdan que Hermes Binner salió cuarto en 2015 como candidato a senador…

En primer lugar, la de 2015 era una elección presidencial. Es difícil aportar una opción en ese marco. Santa Fe ha dado muestras de que entiende la política y que le ha dado al Frente Progresista la posibilidad de gobernar durante doce años. El 70% de las intendencias de la provincia están gobernadas por el Frente Progresista. Hablamos de Rosario con Pablo Javkin y Santa Fe con Emilio Jatón. La nacionalización existe, pero hay figuras que tienen peso y trayectoria.

¿Con qué otros espacios podría confluir el PS?

Diría que una cosas que los partidos y otros las personas independientes. Hay muchas personas con una visión parecida en Libres del sur, el GEN y en los movimientos sociales. Lo cierto es que la grieta nos lleva puestos. Es un debate sobre a quién le fue peor y no hablamos de política. Ojalá tuviéramos un debate político en serio y son muchos los debates pendientes. La sociedad espera que haya futuro. También creemos que hay gente valiosa en Consenso Federal.

¿Cómo cree que ha administrado el gobernador Omar Perotti la pandemia?

Primero quiero decir que la pandemia es difícil para todos. En la provincia de Santa Fe, hay una coordinación relativamente aceptable. Más allá de que las cosas se pudieron haber hecho mejor, podemos decir que se está vacunando. Creo que se pudo y debió haber protegido más a la producción y proteger las fuentes de trabajo. Tengo una posición de colaboración y soy crítica del Gobierno, pero debemos dejar de pensar que la pandemia nos puede meter en un proceso electoral. La gente la está pasando muy mal. Hay que tener un poco más de grandeza. Nuestros equipos técnicos han ido a colaborar, a veces han sido escuchados y en otras no, pero hay que poner el hombro para salir de esta difícil situación.