El peso de Navalny, cuestión de Estado: denuncia que lo quieren alimentar a la fuerza

13 de abril, 2021

El peso de Navalny, cuestión de Estado: denuncia que lo quieren alimentar a la fuerza

Las autoridades rusas amenazaron con alimentar por la fuerza al opositor Alexei Navalny, quien actualmente se encuentra en prisión realizando una huelga de hambre.

Según su equipo, quienes informaron sobre las amenazas, el político ruso inició su protesta el 31 de marzo y ya perdió más de 7 kilos. Actualmente pesa 77 y desde que ingresó a la cárcel ya bajó 15 kilos. 

Un detalle a tener en cuenta es que en Rusia la alimentación forzada de un prisionero está autorizada por ley: puede hacerse vía rectal, por intubación o hasta oralmente. Varias ONGs consideran esta práctica como un método de tortura.

Navalny, de 44 años, se encuentra desde el 11 de marzo detenido en el campo número 2 de Pokrov, a unos 100 kilómetros de Moscú. En las últimas semanas ha denunciado que padece un dolor de espalda severo y entumecimiento en las piernas, pero no se le ha brindado tratamiento médico adecuado. Debido a esas condiciones, el opositor del presidente Vladimir Putin dejó de alimentarse a fines de marzo a modo de protesta. El Kremlin quiere evitar que su situación se agrave.

En agosto de 2020, el político fue envenenado mientras se encontraba en Siberia (se cree que podría haber sido por orden del Kremlin) y pasó más de cinco meses recuperándose en Alemania. 

En enero pasado, regresó a su país e inmediatamente fue detenido por violar una condena anterior de prisión domiciliaria. Ante esa violación, fue condenado a pasar dos años y medio encarcelado pese a la presión internacional que exige su liberación.