Covid: tener o no tener es lo que marca la diferencia

6 de abril, 2021

Covid: tener o no tener es lo que marca la diferencia

Por Luis Varela 

A pesar del lento avance de las vacunas, el Covid-19 sigue generando contagios, muertes y complicaciones en casi todas las naciones, los Gobiernos van tomando decisiones en la emergencia, y en el medio de esta tragedia se repite la condición de siempre: tener o no tener es lo que marca la diferencia.

Hay países ricos y organizados que han podido pagar por las vacunas, sus niveles de vacunación superan al 30% de la población, en esos lugares los contagios y las muertes son algo menores, y se empieza a ver que la evolución económica de este año no será tan mala en esos lugares. En cambio, en países pobres y desorganizados, la vacunación va en cámara lenta y en consecuencia, además de sufrir las muertes, que es lo principal, el repunte económico será muchísimo más débil.

En el caso argentino, la cantidad de vacunados se acerca apenas al 9,5% de la población, con todavía muchísima gente mayor de 60 años, en condiciones de muchísimo riesgo completamente a la intemperie, y está tan al límite la economía, que se debió permitir una Semana Santa con turismo interno, que podría agravar la situación.

Según se informó ayer, en las últimas 24 horas hubo 13.667 contagios detectados y 272 muertes, el mayor número de los últimos dos meses en un solo día. Y en los chequeos que se hicieron a la vuelta de los que viajaron por el fin de semana largo, 3 de cada 10 testeados dieron con contagio positivo.

Por supuesto, los problemas no están sólo en Argentina. Ayer nuestro país estuvo cuarto en muertes: el peor fue Italia con 294 fallecidos. Al tiempo que otros gobiernos, que vacunan mucho más, como Estados Unidos, están realizando otros movimientos: la secretaría del Tesoro, Janet Yellen, dijo que su país va a negociar con el resto de las naciones del G-20 la coordinación de un impuesto mínimo sobre las corporaciones.

Este anuncio no logró bajar de la onda toro a Wall Street, que marcó nuevos récords gracias al estímulo gigante que está desplegando el presidente Joe Biden, pero la fortaleza que mostró el dólar en los primeros 100 días del año se vio afectada. Ayer, en el exterior el dólar subió 0,7% en Chile y no cambió en México, pero bajó 0,4% contra el euro y el yen, cedió 0,6% contra la libra y bajó 0,8% en Brasil.

En Argentina, además de la escasez de vacunas y el aumento de preocupación por el Covid, el tener o no tener también marcó diferencias en el mercado cambiario. La suba global que marcó el dólar hasta ahora le puso un freno a las materias primas a nivel global y los productores locales, temerosos de que las cotizaciones bajen, aumentaron sus ofertas en el mercado, por lo que hubo bajas de cotizaciones para los granos en Rosario, más liquidaciones de exportación, y el Banco Central no se vio obligado ni a vender bonos ni a gastar reservas.

Sin embargo, según dijeron en el mercado, los que operan con billetes verdes están divididos en dos partes muy bien definidas. Los que tienen negocios que les permiten conseguir pesos, continúan con el derrotero de comprar dólares y mandarlos al exterior. Mientras que los que no pueden cubrir sus gastos, tienen que vender dólares ahorrados, generando una oferta en los dólares de lo que “denominamos el chiquitaje”.

De ese modo, ayer se logró otra rueda de pax cambiaria, insistimos sin uso de reservas ni de bonos. Hubo suba de 68 centavos para el dólar turista, hasta $161,87, de 41 centavos para el oficial hasta $98,10, baja de $1 para el blue hasta $140 pesos y suba de 24 centavos para el mayorista hasta $92,24. El Banco Central sumó US$ 48 millones para las reservas que ahora llegan hasta US$ 39.645 millones. El dólar MEP bajó 3 centavos hasta $141,89 y el contado con liquidación fue el único firme, ya que subió 65 centavos, hasta $148,20, con los inversores líquidos tomando posiciones y enviando su dinero a la fuga.

Con esto, la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 42,7% y la del CCL y el mayorista de 60,7%. Y, medidos en pesos, la libra subió 34 centavos hasta $127,12, el euro subió 8 centavos hasta $107,96 y el real bajó 21 centavos hasta $16,11.

Con las empresas expectantes por el confinamiento que pueda llegar para enfrentar la nueva ola de Covid, los títulos públicos siguen sumergidos en un pozo casi sin reacción, y con el riesgo país boyando en las alturas, en torno a los 1.600 puntos básicos. 

Con gran vacunación y con un crecimiento esperado muy sólido, la economía de EE.UU. sigue respirando y la Bolsa de Nueva York volvió a tener otro día superlativo. Sus principales índices lograron subir entre 1,1% y 1,7%, con el Nasdaq arriba de todo. Al tiempo que también hubo un buen día en las bolsas latinoamericanas, con san Pablo 2% arriba y México con un alza del 2,1%.

Frente a todo eso, la Bolsa de Buenos Aires también mejoró, pero quedó a la cola de todas las demás, con una suba del 1,3% para el índice Merval y con muy pocos negocios en papeles locales: 670 millones de pesos en acciones y 1.770 millones en Cedears. 

El mundo sigue atento a lo que va haciendo el virus. Ayer volvió a haber una gran cantidad de contagios en un lugar del mundo que venía bastante tranquilo, con países más complicados como India e Irán. Y con el ojo puesto en los contagios y las muertes, las commodities siguen frenadas, tal como ocurre desde hace siete años, desde que las tasas de interés largas de EE.UU. empezaron a ponerse más picantes.

Ayer hubo un desplome para el petróleo (hay países productores muy necesitados de fondos y presionan a la Opep para abrir canillas). Los metales preciosos siguen débiles, ya que no tienen renta, frente a un dólar que amenaza con subir intereses en cualquier momento. En Chicago los granos estuvieron mixtos. En Rosario hubo bajas consistentes, con caídas del 1% al 5,8% según el cereal. Y las criptomonedas no se rinden: el bitcoin pudo subir 0,5% pese a que los bancos mundiales están recibiendo de los gobiernos la exigencia de que los compradores de criptos sean apuntados, para que los impuestos les vayan encima.