La construcción mantuvo su crecimiento en febrero y ganó 22,7%

8 de abril, 2021

La construcción mantuvo su crecimiento en febrero y ganó 22,7%

En febrero, la construcción continuó con su tendencia alcista que presenta desde el mes de mayo de 2020. Según dio a conocer esta tarde el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), la actividad mostró un incremento de 22,7% frente al mes anterior. En el primer bimestre del año acumula un aumento de 23,0% respecto a igual período de 2020.

Desde el Ministerio de Economía destacaron que esta es la cuarta suba consecutiva tras veintiséis meses en baja y la tercera consecutiva por encima del 20% interanual. De esta forma, su crecimiento fue menor que la suba de 27,4% mensual registrado en diciembre, pero aún así superó el 16,8% del nivel anterior a la pandemia de febrero. 

A su vez, el índice de la serie desestacionalizada mostró una variación negativa de 3,9% respecto al mes anterior. El índice serie tendencia-ciclo avanzó 2,7% en comparación con enero. 

A su vez, el indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC) se incrementó 22,7% en su comparación interanual. Es la cuarta vez consecutiva que tienen un aumento en comparación al mismo período del año anterior desde julio de 2018.

De acuerdo con el Indec, “los datos del consumo aparente de los insumos para la construcción en febrero de 2021 muestran, con relación a igual mes del año anterior, subas de 67,1% en asfalto; 60,1% en artículos sanitarios de cerámica; 56,4% en hierro redondo y aceros para la construcción; 45,7% en placas de yeso; 34,4% en ladrillos huecos; 32,1% en cales; 28,9% en pisos y revestimientos cerámicos; 18,2% en cemento portland; 15,7% en pinturas para construcción; 14,2% en hormigón elaborado; y 5,5% en mosaicos graníticos y calcáreos”.  

Por su parte, en el informe se observan bajas de 9,6% en el resto de los insumos (incluye grifería, tubos de acero sin costura y vidrio para construcción) y 0,2% en yeso.

isac febrero

Radiografía de la construcción

El documento indicó que, de acuerdo a los resultados obtenidos por la encuesta cualitativa de la construcción, “muestran expectativas favorables con respecto al nivel de actividad esperado para el período marzo-mayo 2021, tanto se dediquen a realizar principalmente obras privadas como públicas”.

En ese sentido, señaló que el 55,7% de las empresas que realizan obras privadas prevé que el nivel de actividad del sector se mantendrá igual durante los próximos tres meses, mientras que  30,8% estimó que aumentará y 13,5% que disminuirá. Las empresas que estiman una suba del nivel de actividad durante los próximos tres meses, la atribuyen fundamentalmente al reinicio de obras públicas (29,2%), a nuevos planes de obras públicas (28,1%) y al crecimiento de la actividad económica (22,9%). 

Entre las empresas dedicadas a la obra pública, el  47,4% opinó que el nivel de la actividad no cambiará durante el período octubre-diciembre 2020, mientras que 11,8% cree que bajará y 40,8%, que crecerá. Quienes estiman una suba del nivel de actividad durante los próximos tres meses, consideran que les afectará positivamente  el reinicio de obras públicas (34,5%), los nuevos planes de obras públicas (33,4%) y el crecimiento de la actividad económica (22,6%). 

En cuanto a la variación estimada para los próximos tres meses de la cantidad de personal ocupado, permanente y contratado, entre las empresas que se dedican principalmente a obras privadas, 69,2% prevé que no habrá cambios, 25% estimó un aumento de su plantilla y 5,8%, una reducción. En el caso de los empresarios que se dedican a obras públicas, 59,2% cree que no variará, 10,5% estimó que se reducirá y el 30,3% restante opinó que aumentará.

A la hora de identificar las políticas que incentivaran al sector, las empresas que realizan principalmente obras privadas señalaron las políticas destinadas a los créditos de la construcción (25,8%), a las cargas fiscales (21,0%), a la estabilidad de los precios (20,7%), y al mercado laboral (17,6%). En tanto, los empresarios de la construcción que realizan principalmente obras públicas se inclinaron por políticas destinadas a la estabilidad de los precios (29,5%), a las cargas fiscales (23,3%), a los créditos de la construcción (22,1%), y al mercado laboral (13,4%).