China desactiva sospechas y dice que su población sigue creciendo

30 de abril, 2021

China desactiva sospechas y dice que su población sigue creciendo

En las últimas semanas, el posible descenso de la población china comenzó a preocupar aún más al Partido Comunista porque eso impactará negativamente en su economía. Intentando sofocar las noticias, la oficina de estadísticas del país dijo que, por el contrario, la población aumentó.

El Financial Times informó que, a partir de 2019, la demografía de China habría experimentado la primera disminución en cinco décadas. A eso se suma que la oficina ya mencionada retrasó la publicación de los resultados del censo que realiza cada diez años debido a que “necesitaban más tiempo para analizarlos”.

“Según nuestro entendimiento, en 2020, la población de nuestro país siguió creciendo”, dijo la oficina a través de un breve comunicado en el que no revelaron datos concretos. Teniendo en cuenta que los censos se realizan cada una década, la población china podría haber aumentado desde 2010 pese a que decayó a partir de 2019.

China, el país más poblado del mundo, implementó la “política de hijo único” (one-child policy) en 1979 para controlar lo que en aquel entonces era un problema. Sin embargo, esa decisión tuvo sus consecuencias y la pirámide demográfica se fue avejentando.

Intentando revertir esa situación, desde 2016, los gobernantes del gigante asiático ampliaron el número de hijos permitidos por pareja a dos. Pero, por el momento, no ha funcionado: el año pasado, los nacimientos cayeron 15% y llegaron a 10.035 millones, una profunda caída respecto de 2019, cuando se registró la tasa más baja desde 1949.

Según el censo de 2010, la población china era de 1.340 millones mientras que para 2019 la cifra había aumentado a 1.405 millones. Pero, el número de recién nacidos dados de alta por las autoridades se encuentra por debajo de los 10 millones, lo cual significaría que la actual población es menor a 1.400 millones.

La última vez que China registró un suceso similar fue entre 1959 y 1961, cuando Mao Zedong llevó a cabo su “Gran Salto Adelante”, causando la muerte de, según diversas fuentes, hasta 30 millones de personas de hambre.