Biden se mete con la Segunda Enmienda para frenar la “epidemia” de violencia

9 de abril, 2021

Biden se mete con la Segunda Enmienda para frenar la “epidemia” de violencia

Entre muchos de sus objetivos, el presidente Joe Biden tiene uno muy claro: reducir la tenencia de armas y la violencia armada en su territorio. 

Ayer, el líder demócrata catalogó los distintos tiroteos y masacres que han sacudido a su país en los últimos años como una “epidemia y vergüenza nacional”. 

Estamos absolutamente decididos a hacer un cambio“, agregó el mandatario, quien anunció nuevas regulaciones y dijo que no lesionarán la Segunda Enmienda. Aunque, también dijo, ningun enmienda es absoluta. 

Entre las nuevas medidas, se puede destacar la orden al Departamento de Estado para que en los próximos 30 días regularice la situación de las armas que no poseen número de serie (“armas fantasmas”).

Además, en los siguientes dos meses, se impondrán nuevas restricciones sobre las “abrazaderas estabilizadoras”, las cuales convierten pistolas en rifles. Con la nueva ley, este tipo de armas será considerada rifles de corto alcance, por lo que se deberá contar con una licencia federal y pagar un impuesto de US$ 200 para poseerlos.  

También se permitirá que los estados implementen normas de “bandera roja” que autorizan a identificar a las personas que están armadas y pueden ser peligrosas por sus antecedentes. 

Sin embargo, pese a la iniciativa del Ejecutivo, estas decisiones son mínimas en comparación a lo que Biden prometió durante su campaña electoral. En este sentido, el jefe de Gobierno reconoció que el apoyo del Congreso es vital para lograr medidas más profundas. 

Aunque el mandatario se mostró conciliador, la situación es complicada. La mayoría de los legisladores del Partido Republicano continúan siendo fieles defensores de la famosa Segunda Enmienda. El hijo del expresidente, Donald Trump Jr., publicó en su cuenta de Twitter: “Biden quiere desarmar a los ciudadanos respetuosos de la ley con medidas de control de armas inconstitucionales, pero su hijo Hunter puede violar la ley y mentir en los formularios de verificación de antecedentes federales para obtener un arma sin consecuencias”. 

A este nuevo conflicto, se sumó la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), que cuenta con más de cinco millones de socios y es uno de los principales aportantes del Grand Old Party. Ayer, la organización rechazó el anuncio presidencial: “Seamos claros mientras estamos viendo este circo de Biden. Estas acciones podrían requerir que los estadounidenses entreguen propiedades legales, presionar a los estados para que amplíen las órdenes de confiscación y poner a un cabildero del control de armas al frente de la ATF (la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos). (…) Biden está desmantelando la Segunda Enmienda. ¡Es hora de pararse y luchar!”.