Ragone (Bitnoa): “Buscamos convertir al azúcar en un activo financiero”

21 de abril, 2021

Ragone (Bitnoa): “Buscamos convertir al azúcar en un activo financiero”

Por Ariel Bazán

La financiera tucumana Bitnoa lanzará en dos semanas su propia criptomoneda, Sucoin, cuya característica principal es que estará respaldada por bolsas de azúcar. En diálogo con El Economista, el director de Bitnoa, Marcos Ragone, explicó cómo será este proyecto que buscará formalizar el mercado azucarero, donde según dijo “el 80% de las operaciones se hacen en negro”.

¿Cómo funcionará el Sucoin?

La idea nace un poco intentando mejorar la situación del sector azucarero. Buscamos convertir a la bolsa de azúcar en un activo financiero a través de las facilidades que brinda el mundo de las criptomonedas. Esta cripto va a tener la característica de estar respaldada por un activo físico y no se podrá emitir una nueva moneda sin que haya un activo subyacente por detrás. Apuntamos a posicionarla en el mercado argentino y darle la posibilidad a la gente que hoy ingresan a las criptomonedas de tener algún alguna otra oferta diferente en los mercados cripto tradicionales.

¿Cómo controlan que cada cripto emitida esté respaldada por su correspondiente bolsa de azúcar?

Se harán auditorías. Todavía estamos en un trámite de negociación de cómo hacerlas, pero básicamente la empresa tendrá las garantías correspondientes en papeles. Habrá un certificado de depósito de garantía con el cual Bitnoa mostrará que la bolsa es de su propiedad.

¿Dónde se ofrecerán las tokens?

Estamos haciendo convenios con diferentes brokers argentinos para que lo comercialicen ellos, nosotros no pretendemos ser formadores de precios ni monopolizar el precio del azúcar sino que se arme un mercado a través de los distintos brokers.

¿El cliente en cualquier momento puede cambiar el token por las bolsas físicas de azúcar?

Sí, aunque hay ciertas cláusulas que van de la mano de la logística, como que se necesitarán quince días hábiles para el acceso. También una cuestión importante es que las bolsas de azúcar, si bien están estoqueadas, necesitan rotación porque no se las puede tener guardadas tres años en un galpón. Entonces, por detrás de esto hay también todo un negocio logístico en el que las bolsas no pueden quedar paradas sino que deben comercializarse constantemente. El azúcar de la zafra 2019 no vale lo mismo que la de 2020, entonces muy importante que nosotros garanticemos la frescura del producto.

Es lo que ocurre en los mercados de commodities…

Sí, por ejemplo la soja del año pasado no vale lo mismo que la de ahora. Los mercados de commodities funcionan un poco así, uno al comprar un commodity adquiere un derecho de propiedad pero no en particular de una tonelada de soja que está guardada, sino de una tonelada de soja que termina rotando todo el tiempo. Nosotros tenemos que lograr lo mismo: no podemos comprometernos a tener una bolsa de azúcar tres años guardada sino que necesitamos armar un esquema de rotación. Lo importante es que el cliente reciba la bolsa de la zafra correspondiente y no que haya estado dos años guardada.

¿A qué tipo de inversores apuntan con el Sucoin?

Lo importante es posicionarnos en el mercado argentino de criptos y por eso apuntamos al público común. Yo quiero que esto suponga un beneficio para la industria azucarera y para eso la cripto tiene que posicionar al azúcar como un activo financiero y no como lo que es hoy: un insumo. Por eso, apuntamos a gente común que necesite ahorrar o invertir en algo diferente y por otro lado a los productores que a través de Sucoin tendrán un mercado líquido para el azúcar.

¿Qué cuestiones impositivas están analizando antes del lanzamiento?

Hay una cuestión de que las cripto no tributan IVA e Ingreso Brutos pero el azúcar sí. El token no está gravado pero si en algún momento se efectúa la entrega del azúcar es donde debe existir una aplicación de IVA. Esa es la ecuación que estamos analizando a través de un instrumento que se llama “venta anticipada”. Nos tenemos que anticipar un poco a adivinar qué puede salir en una ley de criptomonedas, ya que no podemos armar un sistema que el día de mañana tenga leyes impositivas que lo vuelvan insolvente.