Argentina y México proponen crear un fondo común con dinero de la ampliación de capital del FMI

7 de abril, 2021

Argentina y México proponen crear un fondo común con fondos de la ampliación de capital del FMI

El ministro de Economía, Martín Guzmán, expuso este miércoles en la segunda reunión virtual de ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales del G20 bajo la presidencia italiana. En ese marco, Argentina y México firmaron una declaración conjunta que apunta a promover la recuperación económica a través de mecanismos que permitan reasignar los DEG proporcionalmente para beneficiar a países de ingresos bajos y medios.

Guzmán compartió el comunicado a través de Twitter. “Las acciones globales para una recuperación equitativa y sostenible no deben olvidar a los países de ingresos medios, que enfrentan enormes desafíos para lidiar con la pandemia y no cuentan con los instrumentos de los países avanzados”, escribió junto al documento. 

Ambas naciones solicitaron “considerar nuevos mecanismos a través de los cuales los nuevos DEGs, proporcionalmente asignados, puedan beneficiar a los países de ingresos medios que los necesitan. También piden “analizar, sin descartar mecanismos bilaterales o de otro tipo para hacer uso de la próxima asignación de DEGs, la posibilidad de crear un fondo específico en el seno de las Instituciones Financieras Internacionales, que favorezca una reestructuración más ordenada de la deuda de los países de ingreso medio en dificultades o la mejora de sus condiciones de financiación”, reza el texto conjunto.

El G20 dio mandato al Fondo Monetario Internacional (FMI) para elevar la emisión de moneda del organismo (DEG), que servirá para complementar las reservas de todos los países miembro, durante la última reunión de ministros de finanzas que se celebró en febrero. De esta forma, la directora Kristalina Georgieva avanzó en la propuesta para dotar al FMI de US$ 650.000 millones, que los países recibirán según la asignación de la cuota que tenga cada país en el FMI, y cuyos detalles se conocerían en junio próximo.

En el reparto de estas reservas adicionales los países avanzados, que son lo de mayor participación en la cuota del FMI y además tienen costos financieros muy bajos a tasas cercanas a cero, los mismos se llevarán una mayor proporción de reservas. Para la Argentina, cuya participación es de 0,67%, el monto a recibir será unos US$ 4.354 millones que pasarán a embolsar las reservas internacionales del país, según precisó recientemente el Ministerio de Economía.

Frente a este panorama, ambos países expresaron que “buscan coordinar medidas para impulsar que haya mayor liquidez en los países de ingresos medios mediante la redistribución del los DEGs que los otros países miembros no necesitan“, agregó la fuente. Tanto México como la Argentina destacaron que para algunos países avanzados, “con tasas de interés históricamente bajas -o incluso negativas-, la situación no ha sido especialmente desafiante”, en el contexto de la pandemia. Por el contrario, consignaron que los países emergentes se enfrentan a tasas mucho más altas.

Por otro lado, “los más pobres obtuvieron el apoyo de la comunidad internacional, a través de la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda y, recientemente, a través de una nueva asignación de DEG”, agregó el texto oficial presentado en el marco de la celebración de la Asamblea de Primavera conjunta del FMI y del Banco Mundial. “Sin embargo, entre estos dos extremos se encuentran olvidados los Países de Renta Media, cuyos desafíos no representan un problema menor, dado que representan el 75% de la población mundial y el 62% de los pobres del mundo”, remarcaron en el texto presentado al resto de sus pares del G20.

En el contexto de “la reunión de Ministros de Finanzas y Presidentes de Bancos Centrales del G20, es imperativo evaluar el impacto de la pandemia, así como el alcance y la extensión de los nuevos mecanismos de apoyo, que actualmente están siendo discutidos, para promover la recuperación económica tanto en los Países de Renta Baja como de los de Renta Media (PRM)”, consideraron.

Por último, evaluaron que “el crecimiento global de los niveles de endeudamiento en prácticamente todos los países es una consecuencia directa de la pandemia, tanto por el aumento de gasto público para proveer estímulos económicos, como por el incremento del gasto en sanidad, así como consecuencia de la disminución sustancial de los ingresos”.

Exposición de Guzmán frente al G20

En su exposición en la reunión del G20, Martín Guzmán sostuvo que “es crucial identificar mecanismos que permitan una reasignación voluntaria de nuevos DEG no utilizados a todos los países en desarrollo, incluidos los países de ingresos medios” .

Además, el funcionario argentino hizo énfasis en el impacto que tiene la pandemia a nivel mundial, especialmente a los países de ingresos medios. “Durante el último año se han producido importantes avances en cuanto a vacunación y tratamientos, pero está claro que la pandemia sigue perjudicando a las personas y las economías de todo el mundo, pero lo hace de forma asimétrica”, afirmó

Explicó que los países de ingresos medios representan el 75% de la población mundial, y el 62% de las personas en situación de pobreza del mundo viven en países de ingresos medios. El Banco Mundial estima que casi 5 de cada 6 personas que cayeron en la indigencia en 2020 provienen de países de ingresos medios. “No deberían quedar al margen de las políticas de asistencia en 2021”, subrayó.

Para solucionar este problema, Guzmán indicó que existen políticas globales que “podrían contribuir a una recuperación más inclusiva, equitativa y sostenible”, y “que beneficiarían también a los países de ingresos medios, que no deberían quedar al margen de las políticas de asistencia en 2021”. “Apoyamos firmemente la nueva asignación de DEG, pero también consideramos que es crucial identificar mecanismos que permitan una reasignación voluntaria de nuevos DEG no utilizados a todos los países en desarrollo, incluidos los países de ingresos medios”, agregó.

Por otro lado, observó que se debe revisar la Política de Límites de Acceso y Recargos de tasa de interés en los programas de préstamos del FMI. “El 2021 será el año en el que se revisará la política de sobrecargos. Se imponen sobrecargos a las tasas de interés de países que tienen montos de crédito más altos y períodos de reembolsos más largos. Es posible que en algún momento se haya pensado que la política de sobrecargos podría ayudar a lidiar con peligros más preocupantes, pero lo que está haciendo hoy es penalizar a los países que se encuentran en circunstancias más adversas”, aseveró.

Siguiendo la línea del comunicado que emitieron los países emergentes que componen el G24, el ministro insistió que los sobrecargos son “regresivos y procíclicos”. “Por lo tanto, esta política debe revisarse y espero que podamos trabajar de manera constructiva durante 2021 para corregir tanto el carácter regresivo como el procíclico de la política de sobrecargos. Mientras tanto, durante la pandemia, debería tenerse en cuenta también la posibilidad de suspender los sobrecargos”, remarcó.

Finalmente, hizo hincapié en la necesidad de contar con mejores marcos para las reestructuraciones de la deuda soberana, que había avanzado en 2020, pero opinó que se puede hacer más en 2021. “En cuanto a gravar la economía digital, estamos de acuerdo en que es necesario llegar a un consenso sobre soluciones basadas en los dos pilares de la reforma tributaria internacional para mediados de 2021 y, con respecto al pilar 2, Argentina apoya el nivel mínimo de tributación que ha sido acordado globalmente”, resolvió.

“Respecto del cambio climático, consideramos que es necesario contar con un sistema financiero que esté en línea con la meta de la agenda 2030 del Acuerdo de París. Un sistema financiero que brinde más opciones de financiamiento sería de ayuda para lidiar con este problema de bien público a nivel global y ayudaría a resolver problemas que no vamos a poder resolver simplemente con un financiamiento basado en el mercado”, concluyó.