Alberto Fernández pidió por “nuevos horizontes de pago y tasas más flexibles”

21 de abril, 2021

Alberto Fernández pidió por "nuevos horizontes de pago y tasas más flexibles"

El presidente Alberto Fernández llamó a las naciones de la región a actuar “unidas por solidaridad” para “garantizar la producción y distribución equitativa de las vacunas” y a su vez para encontrar mecanismos innovadores que faciliten el acceso al financiamiento externo de los países de ingresos medios durante su intervención en la XXVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno Andorra 2020, que se desarrolla bajo el lema “Innovación para el desarrollo sostenible – Objetivo 2030. Iberoamérica frente al reto del Coronavirus”.

“Seamos protagonistas unidos, solidarios y organizados de una civilización que se reconstruye para integrar a todos y todas”, invitó el Presidente y aseveró: “El mundo se arriesga a una recuperación incompleta, desigual e insostenible”.

“Los auspiciosos resultados en el desarrollo de vacunas no se han distribuido de manera equitativa” entre los países, dijo el primer mandatario. Además abogó por una reformulación de la “valiosa” pero “insuficiente” iniciativa Covax y de la arquitectura global de la salud en general. A su vez, Fernández pidió que “reconociendo las patentes, (se) promueva activamente un sistema efectivo de concesión de licencias que garantice la oferta global de vacunas”.

La tradicional cumbre se realiza en Andorra la Vieja, capital de Andorra, y participan el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, y representantes de 22 países invitados que se hacen presente en forma semi-presencial. Según se informó, el objetivo del encuentro es la aprobación de la Declaración y del Compromiso sobre Innovación para el Desarrollo Sostenible, que abarca una serie de consensos en torno a la innovación y la recuperación ante la crisis generada por la pandemia de coronavirus.

Respecto de esos tópicos, el Presidente argentino también habló de la necesidad de “un financiamiento solidario climático” que reconozca “el aporte latinoamericano” al equilibrio ecológico mundial, promoviendo así el debate sobre “la deuda ambiental”.

Asimismo, habló de la necesaria reestructuración de la “arquitectura financiera” mundial que tenga en cuenta a los países de ingresos medios que concentran altos índices de pobreza. “Necesitamos medidas financieras más ambiciosas”, dijo Fernández sobre la necesidad de “nuevos horizontes de pago y tasas más flexibles” para países como Argentina.

En la cumbre se aprobará un Programa de Acción y una serie de Comunicados Especiales, entre ellos dos propuestos por la Argentina: uno junto a España sobre “Acceso a financiamiento externo para el combate de la pandemia del Covid-19” y el segundo con un llamado a la reanudación de las negociaciones entre el gobierno nacional y el del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte por la soberanía de las Islas Malvinas. En ese sentido, Fernández agradeció el acompañamiento “unánime” a la posición argentina respecto de una negociación pacífica sobre los archipiélagos del Atlántico Sur.

Cumbre Iberoamericana

Los mandatarios latinoamericanos y de la Península Ibérica buscaban hoy respuestas comunes a la pandemia de coronavirus que se abate con fuerza sobre la región, en una Cumbre Iberoamericana semipresencial precedida de críticas de varios presidentes ante la desigual vacunación en el mundo.

Con la gran mayoría de los líderes latinoamericanos participando de forma remota, la cita persigue también fórmulas para la recuperación postcovid, para evitar que la crisis económica por la pandemia derive en una nueva “década perdida”, como la de los ochenta en la región.

Los mensajes de los mandatarios estuvieron precedidos por un informe presentado por la titular de la Secretaría General Iberoamericana, Rebeca Grynspan.

Iberoamérica solo podrá salir de la crisis con apoyo internacional, a través de acceso a vacunas, a través de instrumentos de financiamiento de deudas, a través de más inversión, de más cooperación, de más solidaridad (…) en definitiva, con más multilateralismo”, advirtió la dirigente.

La reunión contó con la presencia de los presidentes de Guatemala y República Dominicana, en calidad de anfitriones de la anterior y la próxima cumbre, así como los jefes de gobierno de Andorra, Portugal y España, también representado por el rey, Felipe VI. los únicos presidentes de la región que no iban a intervenir eran los de Brasil, México y Paraguay.

Uno de los temas clave de esta reunión, que marcó tres décadas de estos foros políticos iberoamericanos desde su fundación en 1991, es el acceso a las vacunas contra el coronavirus, cuya administración sigue siendo muy baja en América Latina, con menos del 10% de la población vacunada. Precisamente la inequidad en su distribución desató críticas de algunos mandatarios ayer en los eventos previos a la cumbre en Andorra La Vieja, capital de este microestado europeo ubicado entre España y Francia.

“Un pequeño grupo de países tienen todas las vacunas y la gran cantidad de países no tenemos acceso a la vacuna”, lanzó el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, durante la clausura de una conferencia empresarial previa.

Ante esta situación, América Latina ha recurrido a otras vacunas, como la rusa Sputnik V, aprobada en más de 10 países de la región y que comenzará a producirse en Argentina. El presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, anunció que su país “donará, en cuanto sea posible, vacunas a América Latina”, pero sin especificar el número de dosis.

De la cumbre debe salir un llamado firme al “acceso universal a la vacunación como un bien público global”, y a “fortalecer” Covax, el fondo de la ONU para suministrar vacunas contra el coronavirus gratis o con descuentos a países de bajos y medianos ingresos, dijo la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, a la agencia de noticias AFP.

La cumbre busca también respuestas para la recuperación postpandemia, tras la debacle económica en 2020, cuando América Latina vio su PIB desplomarse un 7% y sus indicadores en pobreza y pobreza extrema perder décadas de avances. Para allanar el camino a la financiación, la cumbre busca respaldar también el aumento de los Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI, que significarán US$ 70.000 millones adicionales para América Latina, y además plantear que los países desarrollados puedan ceder sus DEG a otras naciones que las necesiten más.