Vladimir Putin le contestó a Biden tras acusarlo de asesino: “El que lo dice lo es”

18 de marzo, 2021

Vladimir Putin le contestó a Biden tras acusarlo de asesino: “El que lo dice lo es”

El presidente ruso Vladimir Putin rechazó hoy los dichos de  Joe Biden, que lo señaló como “asesino”. Aprovechó hoy una videoconferencia para conmemorar la anexión de la península ucraniana de Crimea para defenderse contra las denuncias, insinuando que su par estadounidense es en realidad el asesino.

Afirmó que los dichos del mandatario estadounidense reflejaban la turbulenta historia y los problemas actuales de Estados Unidos. El líder ruso mencionó el lanzamiento de dos bombas atómicas contra Japón por parte de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, las masacres de indígenas que poblaban el país americano y la esclavitud de los negros, y dijo que estos oscuros legados aún pesan sobre la primera potencia.

De lo contrario, ¿dónde se habría originado el movimiento Black Lives Matter (Las Vidas Negras Importan)?“, agregó Putin, en referencia al movimiento surgido en Estados Unidos que denuncia el racismo y la brutalidad policial contra los afroestadounidenses y que creció luego de varios casos de “gatillo fácil” contra negros ocurridos el año pasado.

Hoy, cuando Putin fue consultado sobre qué le respondería a Biden, él sostuvo: “Le diría ‘que esté bien’. Le deseo buena salud, y lo digo sin ironía y sin bromear”. Recordando su niñez, Putin dijo que, cuando él o sus amigos eran insultados, respondían con una frase en rima, diciendo: “El que lo dice lo es“. “No es solo un chiste infantil en broma, tiene un profundo significado psicológico: siempre vemos en los demás nuestras propias cualidades, pensando que son como nosotros”, agregó.

El Presidente ruso dijo que los políticos de EE. UU. acostumbran lanzar acusaciones contra otros países en un intento por “resolver problemas domésticos y de política exterior”.

Relaciones entre EE. UU y Rusia

Las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Europea (UE) ya estaban en su peor momento desde la Guerra Fría por diferentes motivos, entre ellos la anexión de Crimea en 2014, interferencia electoral, ciberataques y, más recientemente, por el encarcelamiento del líder opositor ruso, Alexey Navalny.

La detención de Navalny ocurrió meses después de que asegurara haber sido envenenado por el Kremlin, algo que Putin negó tajantemente. Estados Unidos y la UE impusieron este mes sanciones a Rusia por el caso.

En una decisión inédita desde 1998, Rusia llamó ayer a consultas a su embajador en Washington para evaluar las relaciones con Estados Unidos tras los dichos de Biden. El vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo hoy que el embajador partirá hacia Moscú el sábado. Por su parte, Peskov señaló que las declaraciones de Biden fueron “pésimas”. “Es evidente que no quiere normalizar las relaciones con Rusia, y partiremos de ello de ahora en adelante”, manifestó.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo ayer que no sabía si Biden había hablado de manera literal o metafórica. Sin embargo, agregó que “seremos directos, hablaremos sobre nuestras preocupaciones, y ciertamente, como dijo anoche el presidente, ciertamente los rusos van a tener que hacerse responsables de las acciones que llevaron a cabo”.

El presidente estadounidense no ha vuelto a hacer declaraciones al respecto, pese a la crisis desatada por sus dichos.

El áspero intercambio de declaraciones llegó luego de que la inteligencia de Estados Unidos desclasificara esta semana un informe en el que afirma que Putin autorizó operaciones propagandísticas para ayudar a Donald Trump a derrotar a Biden en las elecciones de noviembre de 2016 en EEUU. Putin “pagará un precio” por haber hecho eso, dijo Biden el martes al anoche en entrevista con la cadena ABC.

Hoy, la vocera de la Cancillería rusa, Maria Zajarova, acusó a Estados Unidos de haber llevado a un callejón sin salida las relaciones con Rusia. Estados Unidos “ha llevado a un callejón sin salida no solo las relaciones bilaterales con Rusia, sino también su propia ideología”, dijo Zajarova a la cadena Rossiya 1.

La portavoz señaló que “la demonización de nuestro país” por parte de Washington ya alcanzó su límite. “Esta es una señal de que ya necesitan cambiar algo dentro de sí mismos; necesitan inventar nuevos pasos y, lo mejor de todo, volver a la realidad”, enfatizó.

Sin embargo, ambas naciones se mostraron dispuestas a mejorar su relaciones bilaterales. A pesar de sus dichos, Joe Biden afirmó que le gustaría poder “trabajar” con Rusia “cuando sea de nuestro interés común”, como hizo con la prolongación del tratado de desarme nuclear New Start decidida poco después de su llegada al poder. El acuerdo se considera como una de las pocas oportunidades de compromiso entre Moscú y Washington, cuyos lazos se deterioraron drásticamente en los últimos años, especialmente tras la anexión de la península ucraniana de Crimea, una decisión rusa que desató una lluvia de sanciones por parte de Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

Por su parte, Vladimir Putin destacó que Rusia seguirá cooperando con EEUU en temas que sean de interés para Moscú, y añadió que “muchas personas honestas y decentes de Estados Unidos quieren estar en paz y tener amistad con Rusia”. “Estamos al tanto de ello, lo valoramos y confiaremos en ellas en el futuro”, dijo.