Rusia y China buscan reducir el uso del dólar y los sistemas de pagos “occidentales”

23 de marzo, 2021

Rusia y China buscan reducir el uso del dólar y los sistemas de pagos “occidentales”

Ayer se inició la visita a China de Serguéi Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores ruso, con el objetivo de reducir la dependencia de ambos países del dólar y los sistemas de pagos occidentales, como el Swift, buscando frenar el avance, se informó, de la agenda ideológica norteamericana.

En su viaje de dos días, Lavrov se encontrará con su homólogo chino, Wang Yi, para conversar sobra la relación que atraviesan ambos países con Estados Unidos. La semana pasada, el presidente Joe Biden llamó “asesino” a su par ruso mientras que el secretario de Estado Antony Blinken tuvo una tensa cumbre con altos mandos de Pekín en Alaska, donde comunicó que no permitirán que el Partido Comunista continúe con sus abusos en el sistema internacional.

Se espera que, en los próximos días, Washington imponga sanciones contra Rusia por su interferencia en los comicios estadounidenses mientras que, en el caso chino, ya se concretaron por la violación de los derechos humanos contra la minoría uigur.

Respecto a esto último, en declaraciones a los medios chinos, Lavrov dijo que “necesitamos reducir los riesgos de sanciones reforzando nuestra independencia tecnológica, cambiando a pagos en nuestras monedas nacionales y monedas globales que sirven como una alternativa al dólar”.

“Tenemos que dejar de utilizar sistemas de pago internacionales controlados por Occidente”, agregó. El viaje puede ser interpretado como el primer paso para consolidar una alianza entre Rusia y China, quienes comparten muchos objetivos en común, pero también a su principal enemigo: Estados Unidos.

Por otra parte, muchos analistas especulaban con que Biden sería mucho menos impulsivo en su política exterior que su antecesor Donald Trump, quien optó por mantener una relación de respeto con Rusia y dedicar todas sus fuerzas para frenar el avance chino.

Henry Kissinger, el recordado exsecretario de Estado, le recomendó justamente al líder republicano que se aliara con Rusia para evitar que Moscú y Pekín se acercaran aún más. Sin embargo, el líder demócrata ha optado por la peligrosa estrategia de confrontar con Moscú y Pekín en simultáneo.