Pandemia sin freno en Brasil: casi 100.000 casos en un día

18 de marzo, 2021

Pandemia sin freno en Brasil: casi 100.000 casos en un día

Según el laboratorio federal Fundación Oswaldo Cruz del Ministerio de Salud de Brasil, su país está sufriendo el “peor colapso sanitario y hospitalario de su historia”. Actualmente, las camas de terapia intensiva están ocupadas en un nivel superior al 80% en 24 de los 26 estados del país vecino.

En Rio Grande do Sul, la ocupación de camas UTI se encuentra al 100%, mientras que en otros 15 estados la cifra llega al 90%. Roraima y Río de Janeiro son las únicas jurisdicciones que aún se mantienen estables.

Desde la aparición de una nueva cepa amazónica del coronavirus, el número de nuevos contagios y decesos se ha disparado en Brasil, que en las últimas semanas registra un promedio de 2.000 muertes diarias. Ayer, la cifra de nuevos infectados y muertes fue récord: 99.634 y 3.149, respectivamente, lo cual eleva el número total de casos a 11,6 millones y el de decesos a 284.775. 

El laboratorio, en contraste con la política de Jair Bolsonaro, recomienda aumentar las restricciones: piden suspender las clases presenciales y prohibir actividades como cultos religiosos y eventos deportivos. Además, sugieren imponer un toque de queda nocturno y cerrar el acceso a las playas.

Según Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el virus avanza rápidamente en más de la mitad de los países de la región. “Durante la última semana, casi 1,3 millones de personas se enfermaron de Covid-19 en América y casi 31.000 murieron a causa de este virus”, dijo Etienne.

“Estamos viendo que el virus se acelera en aproximadamente la mitad de los países de nuestra región”, agregó. Según la dirigente, en Ecuador, Uruguay y Venezuela los casos han crecido recientemente, mientras que en Paraguay los hospitales están desbordados.

Respecto a la situación de Brasil, explicó que “es una advertencia de que mantener este virus bajo control requiere una atención continua por parte de las autoridades y los líderes de salud pública para proteger a las personas y los sistemas de salud del impacto devastador de este virus”.