Nuevas tensiones con Ecuador por una frase de Alberto Fernández

12 de marzo, 2021

Alberto Fernández: "Aún en años electorales debemos trabajar juntos”

Luego de una frase del presidente Alberto Fernández, nuevas tensiones han aparecido entre los gobiernos de Argentina y Ecuador. El lunes, luego de ser consultado sobre su relación con la vicepresidenta Cristina Kirchner, el mandatario respondió: “Yo no soy Lenín Moreno. Los que imaginaron eso, no me conocen. Yo puedo tener diferencias con Cristina. Las tengo. Tenemos miradas diferentes en algunas cosas, pero acá llegué con Cristina y de acá me voy con Cristina”.

Con esa frase, Fernández aludió al accionar de Moreno, quien fue vicepresidente de Rafael Correa y llegó a la presidencia gracias al apoyo de este, aunque, una vez en el poder, decidió darle la espalda.

Como era de esperar, las palabras del presidente argentino no cayeron para nada bien en las autoridades ecuatorianas y por ello llamaron a consultas a su embajador en nuestro país, Juan José Vásconez, para que les brinde un informe detallado de cómo se encuentran las relaciones bilaterales. Además, realizaron una “enérgica protesta” por lo sucedido, considerándolo “una inaceptable intervención en los asuntos internos de otro Estado”.

Esta no es la primera vez que Quito protesta por las acciones de altos mandos del Gobierno argentino: en diciembre del año pasado, presentaron una queja formal por las declaraciones de la vicepresidenta Kirchner.

En aquella oportunidad, la expresidenta se reunió con Andrés Arauz Galarza, candidato presidencial de Correa y, luego de su encuentro, publicó en su cuenta de Twitter: “Junto a Andrés Arauz Galarza, hasta hoy proscripto candidato a presidente de Ecuador por la alianza Unión por la Esperanza. ¿En serio Lenín Moreno pretende que el resto del mundo crea que en el Ecuador hay democracia?”.

Además de la vicepresidente, Alberto Fernández también ha apoyado públicamente a Arauz, quien el próximo 11 de abril competirá contra el líder de la derecha, Guillermo Lasso, en el ballotage presidencial. En la primera vuelta, el candidato correísta obtuvo el 32,72% de los votos, pero no le alcanzó para alzarse con la victoria. Por su parte, Lasso entró con lo justo a la segunda vuelta al obtener el 19,74% de los votos y superar al candidato indígena Yaku Pérez, por tan solo un poco más de 30.000 votos.

Las elecciones en Ecuador son observadas con alta expectativa por parte del kirchnerismo, ya que, en caso de la vuelta al poder del correísmo, sumarían un nuevo aliado en la región.

Actualmente, la mayoría de los mandatarios sudamericanos se alejan de la visión progresista del Gobierno nacional y optan por políticas más liberales, como son los casos del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro; el de Uruguay, Luis Lacalle Pou; el de Chile, Santiago Piñera; y el de Paraguay, Mario Abdo Benítez. Por el momento, el único aliado certero que posee Alberto Fernández en el continente es el presidente de Bolivia, Luis Arce.