Mas inflación en EE.UU.: bonos caen, pero acciones rebotan

11 de marzo, 2021

Mas inflación en EE.UU.: bonos caen, pero acciones rebotan

Por Luis Varela

Mientras en Italia, un país considerado en casi toda Europa como altamente corrupto, mostraba de qué modo su presidente, Sergio Mattarella, hacía cola para darse la vacuna contra el Covid-19, el tema del día en Argentina volvió a ser la pelea política con todo tipo de acusaciones por vacunaciones vip. Y con eso, en un país absolutamente dividido, el mercado local volvió a tener otro día financieramente complicado, que nos aísla cada vez más de una salida posible.

Con esa encerrona como callejón de fondo, el joystick global siguió moviendo los hilos de una manera complicada, que puede frenar el fuerte viento de cola que se disfrutó durante los últimos cien días, por lo que con los datos de ayer se plantea la posibilidad de que esos mercados financieros internacionales que beneficiaron a los países emergentes se puede convertir en poco tiempo en otra etapa con condiciones en contra.

Esta chance de que el clima cambie de dirección surgió a partir de tres circunstancias que se vivieron ayer en Estados Unidos, país que por el tamaño de su mercado va marcando el rumbo de todos los negocios planetarios. Por un lado, el Congreso norteamericano terminó por confirmarle el sí definitivo al presidente Joe Biden para que pueda realizar el estímulo a la economía. Pero de manera peligrosa, salió el índice de inflación de febrero y marcó un pulso alcista que asustó a los inversores y que trajo detrás al tercer elemento del día: las tasas de interés largas volvieron a subir.

El Congreso le dijo a Biden que podrá utilizar los US$ 1,9 billones para impulsar la economía y sacar al país del estancamiento provocado por el Covid-19. Pero el costo de vida, que había sido del 1,4% anual en enero, saltó al 1,7% anual en febrero. Y con los aumentos de las últimas semanas ya hay expertos que preanuncian que el indicador de marzo puede llegar a dar un nuevo susto. Considerando, además, la tensión creciente entre EE.UU. y China (con reunión en Alaska) y con Xi Jinping llamando a sus fuerzas armadas a prepararse para el combate.

De manera inmediata, las tasas largas de EE.UU. dejaron de bajar: en los bonos del Tesoro a 10 años habían achicado hasta 1,47% y regresaron al 1,523% anual, y en los papeles a 30 años habían cedido hasta 2,228% y volvieron al 2,246%. Y, a pesar de este mayor premio, la novedad de que el ocupante de la Casa Blanca tendrá los bolsillos llenos para arrojar dólares desde helicópteros hizo que el dólar dejara de subir, tanto que ayer bajó en bloque contra todas las monedas del mundo.

En el exterior, ayer el dólar cayó 2,3% en Brasil, bajó 1,5% en Chile y México, 0,3% contra la libra, 0,2% contra el euro y 0,1% contra el yen, todo para abajo. El único lugar del planeta en el que el dólar estuvo mixto fue en Argentina, donde el dólar blue y el MEP estuvieron con alguna debilidad, pero el contado con liquidación volvió a subir, con casi la mitad de los ricos ya habiendo acumulado los pesos para pagar el impuesto a la riqueza a fin de mes, momento en el que terminará el ciclo de dólar ofrecido.

Ayer, el mercado cambiario argentino estuvo mixto, y el dólar fuga no subió más porque manos amigas siguieron quemando bonos, hipotecando futuro ya que los titulos que se entregan ya tienen tasas a vencimiento ciertamente escandalosas y completamente impagables. Así, el dólar turista subió 39 centavos hasta $158,91, el oficial subió 24 centavos hasta $96,31, el blue bajó $1 hasta $143 y el mayorista subió 6 centavos hasta $90,72. El Banco Central sumó US$ 2 millones a las reservas que ahora llegan a US$ 39.750 millones. El dólar MEP bajó 46 centavos hasta $145 y el contado con liquidación subió 33 centavos hasta $148,92. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue bajó al 48,5%, la más baja en once meses, y la del CCL con el mayorista saltó hasta el 64%. Y, medidos en pesos, el real subió 43 centavos hasta $16,04, la libra subió 42 centavos hasta $126,35 y el euro subió 26 centavos hasta $108,14.

O sea, el Gobierno puede seguir extendiendo la pax cambiaria forzada, entregando bonos con la promesa de un pago carísimo. El bono más corto del canje que fue entregado ayer, el AL29, bajó tanto en su valor contado que su tasa a vencimiento llegó al 22% anual. Los operadores señalan que medidos en paridades los titulos ya cotizan entre 29% y 33%, y no hay visas de que los fondos buitres aparezcan hasta que sus valores no desciendan hasta 25%.

Con todo eso, el riesgo país volvió a subir, sumó ayer 3 puntos, por lo que llegó a un nuevo récord post canje de 1.650 puntos básicos. Y hubo varias expresiones de economistas muy reconocidos que encendieron mas luces amarillas. Daniel Marx, por ejemplo, señaló que los “logros” con el dólar no están exentos de riesgos. Y Rodolfo Santángelo fue más allá: “Entramos en un período preelectoral con ancla cambiaria para que el consumo mejore y eso es voluntarismo puro porque tendremos inflación en dólares. Y cuanto más repriman todo antes de la elección, después va a ser peor“.

Por supuesto, la debilidad global del dólar tuvo ayer mismo consecuencia no solo en las monedas de otros países, sino en el valor de las commodities. Hubo una leve suba en el petróleo, valores sostenidos para los metales preciosos y básicos. Gran impulso para las criptomonedas, que se acercaron a los máximos históricos que tocaron hace dos semanas. Y la peor de las noticias ocurrió en el renglón que más mira Argentina y el Gobierno: los granos estuvieron claramente para abajo, y con la mala noticia de que por la sequía la cosecha gruesa local vendrá más flaca que lo esperando hasta ahora.

Ahora bien, el estimulo que llegó a la mano de Biden no logró que Wall Street volviera a festejar como el martes. La suba de tasas y sobre todo el aumento de la inflación empezaron a preocupar a los inversores. De ese modo, los índices de la Bolsa de Nueva York estuvieron mixtos, con el Dow y el Standard & Poor’s mostrando subas, pero con el Nasdaq cerrando el día con una baja leve. Lejos de las Bolsas de San Pablo y México que pudieron terminar el día con subas de más del 1%.

En el caso de los papeles privados argentinos hubo una evolución completamente diferente a la de los bonos. Mientras los titulos públicos bajaban sin parar, la Bolsa de Buenos Aires tuvo más negocios con acciones locales, suba para las cotizaciones porteñas y un aumento en bloque para los ADR argentinos que cotizan en Nueva York. Con más negocios, 939 millones de pesos en acciones y 1.503 millones en Cedears, la Bolsa porteña subió 1,9%. Y los ADR mostraron mejoras en dólares de hasta el 8,6%, con Francés, Galicia y Macro en la cumbre del día.

A última hora, después de un día muy ajetreado, los operadores terminaron los últimos negocios con otra preocupación. Mientras EE.UU. ya tiene al 28% de su gente vacunada y Chile al 26% de su población, Argentina llega apenas al 3,7%, con un cúmulo de mayores de 80 que están anotados para ser vacunados y sus turnos siguen sin aparecer.

Y por si esa ineficiente administración sanitaria fuera poco, mientras el ministro Guzmán se prepara para viajar a Washington para comprobar si los DEG del FMI permitirán cumplir con ese organismo, y también para intentar renegociar con el Club de París, desde el Banco Mundial se lanzó una durísima advertencia. Su presidente, David Malpass, descartó de plano que se le perdone la deuda a Argentina y recomendó que firme un acuerdo con el FMI este año. Y, a contramano de todo el discurso de Alberto Fernández, recomendó que “la economía argentina necesita medidas que fomenten el crecimiento y la inversión”.