La otra cara pandémica: el “Baby Bust”

11 de marzo, 2021

La otra cara pandémica: el “Baby Bust”

La otra cara del Covid-19 es la caída drástica en los nacimientos. Inicialmente, algunos especularon con que las cuarentenas generarían el efecto contrario. Los datos que van llegando muestran que no fue así. Hoy, precisamente, se cumple un año desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara la pandemia y, por ende, se pueden sacar algunas conclusiones parciales.

Según estimaciones de CBS News, en EE.UU. nacieron 35.000 menos bebés en 2020, que en 2019 y, según Brookings Institution, la caída en 2021 será de 300.000. En contraposición al “Baby Boom” de la segunda posguerra, hoy se habla de un “Baby Bust”.

En Europa, reportó ayer Financial Times, se observa algo similar. En Francia, por ejemplo, nacieron 53.000 bebés en enero, 13% menos que en el mismo mes de 2020. En España, los meses de diciembre de 2020 y enero de 2021 supusieron un desplome en la natalidad del 20% respecto al año anterior. Los 23.226 bebés que nacieron en España durante el último mes de 2020 representa la menor cantidad mensual desde 1941. En diciembre, Italia registró una caída de 21,6%.

En China, también bajaron los nacimientos en 2020: 10 millones versus los 14,6 de 2019.

¿Vendrá un “boom” pospandémico? Se verá.

Sin embargo, los expertos señalan que los países del Atlántico Norte no eran los que estaban motorizando el crecimiento de la población global. China, por sus políticas de control, aunque más relajadas en los últimos tiempos, también integra ese lote, junto con su vecino Japón.

Por ende, la tendencia demográfica general dependerá de los países de ingresos medios y bajos, con eje en Africa y Asia-Pacífico. Allí, la pandemia fue sustancialmente más leve (algo que aun asombra a los epidemiólogos). Por ende, el impacto del Covid-19 en las proyecciones globales podría haber sido baja. Es esperable, eso sí, que se hayan amplificado las divergencias entre los países jóvenes que crecen y los que envejecen.