Hubo fiesta en Wall Street, pero Argentina no fue invitada

10 de marzo, 2021

Hubo fiesta en Wall Street, pero Argentina no fue invitada

Por Luis Varela

Janet Yellen le dio la música que Wall Street quería escuchar y todo el mercado se dio vuelta: las tasas largas dejaron de subir, el dólar global se debilitó y la Bolsa de Nueva York volvió a subir, con un brinco importante en el tecnológico Nasdaq, con algunas empresas importantes anotando subas de más del 20%, entre ellas GameStop y Tesla.

El mensaje emitido por Yellen fue claro y contundente. El estímulo de US$ 1,9 billones irá directo al bolsillo de los norteamericanos, alimentará el consumo, no hay señales peligrosas de inflación y si llegaran a verse tensiones en los precios hay varias herramientas que podremos utilizar antes de subir las tasas de interés que se mantendrán muy cerca del 0% hasta el 2023, al tiempo que la vacunación en todo el territorio está avanzando con velocidad sostenida.

Después de un lunes bastante incierto, en el que el dólar seguía ganando terreno contra todas las monedas, con amenazas de que se pinchara la burbuja de precios altísimos en la que navegan los índices de Manhattan, la precisión quirúrgica de Yellen hizo que el Dow Industrial casi no se moviera, pero el S&P500, que mide el grueso de las empresas de Estados Unidos, mejoró 1,4% y el tecnológico Nasdaq pegó un brinco del 3,7%, llevando a ese indicador a 13.074 puntos, todavía lejos de los 14.095 anotados hace casi un mes.

Este predicado planteado por Yellen hizo que el dólar bajara contra casi todas las monedas del mundo, por lo que volvieron a empinarse las posiciones refugio, con fuerte suba para el oro y la onza de plata. Y principalmente gran recuperación para las criptomonedas, que saltaron más del 5%, acercándose otra vez a los récords que tocaron hace dos semanas.

Sin embargo, donde no se vio una situación tan festiva fue en las commodities. El petróleo cedió, a la espera de lo que resuelvan los árabes y los rusos dentro de tres semanas en la Opep+. Los metales básicos retrocedieron desde la cumbre de 10 años de este lunes. Y los granos se mantuvieron en buenos niveles, pero sin subir demasiado, es más, con algún retroceso en el trigo y el maíz, sobre todo en la Bolsa de Rosario.

Con números concretos, en el exterior el dólar bajó ayer 1,4% en México, perdió 0,5% contra la libra, 0,4% contra el yen y el euro y 0,2% contra el real, y no cambió en Chile. Mientras que en Argentina, a contramano del mundo, vio quietud en el mercado blue, pero los dólares financieros libres volvieron a subir, sin que el Banco Central utilizara reservas para frenarlos, pero sí hubo quema de bonos, por lo que el papel más corto del canje, el AL29, acaba de superar insólitamente la tasa a vencimiento récord del 21% anual.

Considerando los dólares de Alberto, el turista subió 12 centavos hasta $158,52, el oficial subió 7 centavos hasta $96,07 , el blue no cambió y se mantuvo en $144 mientras que el mayorista subió 9 centavos hasta $90,66 . El Banco Central sumó US$ 16 millones en reservas que ahora llegan hasta US$ 39.748 millones. El dólar MEP subió 56 centavos hasta $145,46 y el CCL subió 39 centavos hasta $148,59 . Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue bajó al 49,9% pero la del CCL con el mayorista subió al 63,9%. Y, medidos en pesos, la libra subió 81 centavos hasta $125,93, el euro subió 64 centavos hasta $107,88 y el real subió 5 centavos hasta $15,61.

Este trasfondo cambiario se está dando con una situación peligrosa que sigue creciendo. En los bancos son cada vez más los ahorristas que fueron abandonando los plazos fijos tradicionales, que pagan 37% anual, para pasarse a plazos fijos CER o UVA+1. Y, de esa masa de fondos, el Banco Central sigue absorbiendo dinero con las Leliq, pagando un 38% anual. Pero ahora parte del dinero que se absorbe para pagar el 38%, son fondos ajustables por inflación, por lo que crece una parte que estará descalzada. Y ayer, dicho sea de paso, el Banco Central colocó otros 263.436 millones de pesos en Leliq, por lo que la situación se parece cada vez más a las Lebac de Macri-Sturzenegger.

Sea como fuere, con toda esa coyuntura local, el mercado argentino no fue invitado a la fiesta que vivió la Bolsa de Nueva York. Los bonos argentinos volvieron a perder precio. El riesgo país saltó otros 43 puntos, hasta un récord post canje de 1.647 puntos.

La cuestión es que mientras Wall Street respiraba aliviado, en la Bolsa de Buenos Aires se negociaron $639 millones en acciones y $1.758 millones en Cedears y el índice Merval mejoró apenas 0,4%. En un momento en el que la soja está en un récord de siete años, y que tenemos una buena cosecha, con una situación de abundancia,  hay quienes desean irse del país.  O sea, no se van sólo empresas multinacionales y se cierran empresas locales de todo tipo, también se van muchos de los que alguna vez fueron seducidos por el sueño argentino.

Y probablemente donde el mercado más demuestra que se mira a otra parte es en la oferta de posiciones donde invertir. Mientras el volumen de operaciones en papeles locales bajó a apenas US$ 4 millones por día, acaban de debutar en la Bolsa local 21 nuevas Cedears, es decir empresas extranjeras que los argentinos pueden comprar con pesos.

Entre los nuevos activos figuran las empresas locales como Bioceres y Corporación América, pero también hay internacionales como Berkshire Hathaway, Mastercard, Spotify y Zoom. También se encuentran Square, Shopify, Etsy, Equifax, Snowflake, Docusign, Broadcom, Halliburton, Phillips 66, Pan American Silver, Geopark, Union Pacific, Unitedhealth Group, Walgreens Boots Alliance y Abbvie. Todo será dinero que no estará ni en cajas de seguridad, ni en colchones, sino financiando el desarrollo de compañías de otras latitudes.