¿Mensaje de Guzmán al FdT? “Hablar de sostenibilidad fiscal no es un concepto de derecha”, dijo

9 de marzo, 2021

¿Mensaje de Guzmán al FdT? “Hablar de sostenibilidad fiscal no es un concepto de derecha”, dijo

Cada vez más embarrado en la política, el ministro de Economía, Martín Guzmán, estuvo ayer en Catamarca. En Antofagasta de la Sierra, coincidió con el ministro de Educación, Nicolás Trotta, quien inauguró el ciclo lectivo en El Peñón y, luego, visitó el Parque Solar Fotovoltaico, que se hará con financiamiento del fideicomiso minero el Salar del Hombre Muerto. Nombre curioso.

Lo más jugoso de la visita de Guzmán vino por la tarde, cuando disertó en la Universidad Nacional de Catamarca (UNCA). Además de las entrevistas periodísticas, que son pocas, el ministro eligió el formato de clases (gajes de la academia), más controlado, para sentar su posición sobre la coyuntura y mandar mensajes. A la oposición, a los mercados y, sobre todo, puertas adentro. “Hablar de sostenibilidad fiscal no es un concepto de derecha”, dijo. ¿Será un mensaje a quienes, dentro del FdT, le piden que no hablé de sostenibilidad fiscal antes de una elección? ¿O a quienes (colegas, subsecretarios o ideólogos sin cargo), en concreto, le piden que libere partidas para evitar medidas impopulares?

“Debemos construir una posición fiscal más robusta. Eso nos pide ir con cuidado y en una forma alineada con impulsar a la economía para que se recupere de una forma sostenida e ir al mismo tiempo resolviendo los problemas”, sentenció.

“Hay una tendencia asociar la reducción déficits fiscales con la derecha. Eso está mal. Lo que la derecha pide es un Estado chico, que tiene bajos impuestos y gasta poco, y tiene poca presencia en la economía, menor a la que muchos consideramos debe tener para cuestiones clave del desarrollo como la ciencia, la educación, la salud pública, la innovación y el desarrollo y la logística, y la transformación económica. Hablar de sostenibilidad fiscal no es un concepto de derecha. Por el contrario, quienes consideramos el Estado tiene un rol importante para resolver cuestiones que el mercado no resuelve, pensamos que el Estado debe tener la capacidad de hacerlo. Para tener esa capacidad el Estado debe ser fuerte, esto quiere decir, tener una moneda robusta y capacidad de crédito”, dijo Guzmán. Un avance bienvenido para el kirchnerismo.

No se quedó ahí. “Un Estado que vive pidiendo prestado y que tiene una moneda débil porque emite cantidades que el sistema no puede absorber sin generar inestabilidades macroeconómicas, es un Estado débil. Nosotros tuvimos un presidente que entendió esto muy bien, y fue Néstor Kirchner, y el jefe de Gabinete era Alberto, nuestro presidente actual”, dijo en alusión a la fascinación nestorista con “los superávits gemelos”.

“El único período donde hubo superávit fiscal fue entre 2003 y 2008. Fue un período en el que se acumuló un capital económico y político que rindió sus frutos y le permitió a la Argentina tener grandes avances. Conducir un proceso en el cual el sector público y el privado vayan de la mano sobre rieles fuertes requiere fortalecer al Estado y que el país tenga un crecimiento de las exportaciones y fortalecer la sostenibilidad fiscal”, agregó.

Precios y grieta

Sobre la inflación, Guzmán dijo que “es un mal que afecta negativamente al funcionamiento de la economía, distorsiona las decisiones de inversión y genera una economía bimonetaria”.En resumen, “hace que nadie tenga confianza en la moneda”. Lejos, por cierto, de la apología inflacionaria que alguna vez se escuchó en el kirchnerismo.

La inflación, agregó, “es un fenómeno multicausal”. Para resolver el problema de la inflación, dijo, “debemos tener un esquema dual con la política macro que hay que ir ordenando, y con la gestión del Estado para mejorar la coordinación de las decisiones económicas y un alineamiento de las expectativas con aquello que la macro nos dice que puede ocurrir”.

“Los distintos acuerdos salariales están cerrando en la línea de lo que el presupuesto establece. Se está dando una situación en la cual los sindicatos están confiando en la política del Gobierno a la hora de definir la pauta salarial y en el compromiso del Gobierno de asegurar condiciones para que el salario real suba. Es importante que las empresas también hagan su parte a la hora de sentarse a trabajar en la coordinación de políticas de precios y salarios”, añadió.

En un tono más político, el ministro concluyó: “Construir políticamente para aunar a buena parte de la sociedad sobre la idea de que los pilares se deben respetar es una condición necesaria para nuestro Presidente, y es un punto de partida para tranquilizar la economía. Si hay alguien que piensa que debemos vencer a la grieta es Alberto Fernández”.

***

Fernández a Vizzotti: “Tratemos de agilizar”

“Mi deseo era que llegara el invierno con 13 millones de personas de riesgo vacunadas y yo aspiro que esto se cumpla lo antes posible”, ratificó ayer Alberto Fernández en C5N. “Fue la orden que hoy le di a (Carla) Vizzotti. ‘Tratemos de agilizar al máximo y abrir todos los lugares de vacunación para que la gente pueda vacunarse’”, agregó el jefe de Estado y ponderó que “Argentina está entre los países que sigue recibiendo vacunas y para mí es una obsesión que la gente se vacune pronto (…) Si Rusia puede cumplir con lo acordado, y llega lo de Sinopharm y AstraZeneca vamos a estar más relajados”. Por último, agregó: “El ritmo se va acelerar porque hemos fijado con Rusia un cronograma de entregas que nos permita todas las semanas contar con vacunas. Hemos comprado tres millones adicionales a Sinopharm. Lo que queda de marzo tendrían que estar entrando unas 580.000 dosis de Astrazeneca, y yo creo que abril vamos a estar recibiendo las vacunas que nos corresponden”. Hasta ayer, se vacunaron 1.620.531 personas: entre ellas, solo 345.964 recibieron las dos dosis.