Europa rezagada: pocas vacunas, estímulos débiles y turismo agazapado

9 de marzo, 2021

Europa rezagada: pocas vacunas, estímulos débiles y turismo agazapado

Alemania inició ayer una tímida apertura de su economía al permitir que algunos comercios no esenciales, que permanecieron cerrados durante tres meses, retomen sus actividades.

La medida, que había sido anunciada hace algunos días por la canciller Angela Merkel, permitió que las librerías, florerías y tiendas de jardinería puedan abrir sus puertas. Además, la semana pasada se había implementado la misma estrategia con las peluquerías.

Sin embargo, pese al optimismo alemán, la campaña de vacunación en la Unión Europea continúa con grandes demoras y la segunda ola no se despidió del todo. Ante la falta de inmunizaciones, muchos países siguen aumentando las restricciones, lo cual dificulta que el bloque puede trazar una hoja de ruta para la recuperación económica.

Según cifras de la publicación Our World in Data, hasta fines de febrero, el bloque solo había administrado 6,8 dosis cada 100 habitantes mientras que el Reino Unido habría aplicado 29 cada 100 personas y en EE.UU., 21 cada 100. Actualmente, según Bloomberg, las cifras en estos respectivos países es de 35 y 28 vacunas aplicadas cada 100 individuos.

Al bajo ritmo de vacunación, se suma la preocupación por las nuevas cepas del Covid-19, lo cual podría extender en el tiempo las cuarentenas. Esto perjudicaría principalmente a los países del sur de Europa, como España, Portugal e Italia, que esperan con ansias la llegada del verano para explotar al máximo el turismo. Faltan pocos meses para que llegue el calor a Europa y la situación sigue difícil.

Debido a todos estos inconvenientes, la Comisión Europea tuvo que rebajar sus proyecciones de crecimiento de 2021 para la eurozona de 4,2% a 3,8% mientras que en la Unión Europea la cifra pasó de 4,1% a 3,7%. Por su parte, el FMI prevé un crecimiento de 4,2% en la zona del euro. Muy lejos del 6-7% que ahora se espera para EE.UU. o el 8% (o más) para China. Así, Europa sigue perdiendo posiciones en la economía global.

Pero, mientras la preocupación aumenta en la UE, la situación es mucho más alentadora en el Reino Unido, donde ayer los niños regresaron a las aulas. Con más de 22 millones de personas vacunadas, el primer ministro Boris Johnson inició la primera etapa de la salida de un tercer confinamiento que, según él, debe ser “cautelosa, pero irreversible”.

Para el FMI, gracias a su gran campaña de vacunación, que permitirá reactivar la economía, Gran Bretaña crecerá 4,5% en 2021, aunque, en octubre, el organismo había previsto un crecimiento superior al 5%.

En Estados Unidos, la situación también es muy alentadora. Desde la llegada al poder de Joe Biden, más de 2 millones de estadounidenses han sido inoculados por día. Biden había prometido administrar 100 millones de dosis en sus primeros 100 días de Gobierno, pero, a este ritmo, llegaría a esa cifra antes de tiempo.

De acuerdo con las cifras del Centro para el Control y Prevención de enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), más de 54 millones de personas ya recibieron al menos una dosis y 28 millones ambas. Gracias a esto, y a un increíble paquete de estímulo fiscal de US$ 1,9 billones, el FMI ha pronosticado que Estados Unidos crecerá 5,1%, aunque la mayoría de las estimaciones son superiores.

Justamente, es el gasto público limitado una de las grandes deficiencias de la UE. Aunque el boque comunitario ha realizado esfuerzos en esa línea, los mismos han sido insuficientes para impulsar su recuperación. En el Reino Unido, el estímulo fiscal es superior a más del 16% de su economía, mientras que en el país norteamericano es del 17% del PIB (ascenderá al 25% una vez que la Cámara de Representantes apruebe el paquete de estímulo ya mencionado). En Europa, el país que más ha aportado a la causa es Alemania con el 11% de su PIB, mientras que el aporte de España es de tan solo el 4%.

Por otra parte, China parece ser el único país donde se ha derrotado al coronavirus. El Gigante Asiático fue la única potencia mundial que creció en 2020 y, según el FMI, este año crecería 8,1%. En su territorio, la campaña de vacunación avanza lentamente por varias razones: “diplomacia de las vacunas”, limitaciones de producción y, principalmente, porque la pandemia está controlada desde hace varios meses. Según Bloomberg, en China, que posee casi 1.400 millones de habitantes, se han administrado 3,7 vacunas cada 100 habitantes.

Sin embargo, pese a que la mayoría del territorio funciona casi en normalidad, las autoridades chinas, teniendo en cuenta la actual disputa global con EE.UU., aspiran a un crecimiento de al menos 6%.