Estiman inflación de 4% para marzo y piso de 40% para 2021

12 de marzo, 2021

Estiman inflación de 4% para marzo y piso de 40% para 2021

La inflación de febrero fue de 3,6%, dijo ayer el Indec. Estuvo en línea con las estimaciones de los privados. Fue una desaceleración leve contra el 4% de enero y diciembre. Más allá de la satisfacción oficial, algo inexplicable, los privados señalan que marzo mostraría una aceleración. Más allá del ancla cambiaria, una brecha en descenso y los crecientes controles de precios (el universo regulado es cada vez mayor y la “inflación reprimida” es mayor), la inflación se filtra y sigue firme. Así, se complica la ecuación oficial de lograr una recuperación de salario real antes de las elecciones y la meta de una inflación de 29% parece cada vez más incumplible. En febrero, los bienes avanzaron 4% y los servicios, 2,5%. Los estacionales avanzaron 3,3%; los regulados 2,2% y el IPC núcleo, que excluye ambos, 4,1%. Según el Indec, los precios subieron 7,8% en el primer bimestre y la inflación interanual volvió a cruzar el 40%, para ubicarse en 40,7%. El arranque fue más inflacionario que el 2019 y 2020. El mencionado 7,8%, dijo Ecolatina, se ubicó “por encima del 4,3% acumulado en el mismo periodo del 2020 y del 6,8% de los primeros dos meses de 2019”.

La división “restaurantes y hoteles”, con 5,4%, exhibió el mayor aumento en el período. La suba estuvo impulsada por incrementos observados en restaurantes, bares y casas de comidas, y parcialmente compensada por bajas en servicios de alojamiento. El aumento en la división “transporte” (4,8%) obedeció principalmente a subas en la adquisición de vehículos y en combustibles, mientras que en el caso de equipamiento y mantenimiento del hogar (4,6%) incidieron incrementos en artefactos grandes para el hogar, bienes no durables para el hogar y servicios domésticos y para el hogar.

En cuarto lugar se ubicó el rubro más sensible (alimentos y bebidas no alcohólicas), con 3,8%. Se ubicó un punto debajo del registro de 4,8% de enero, pero todavía sigue arriba del nivel general.

Con una leve suba de 0,1%, educación se ubicó al final de la lista.

A nivel regional, hubo cierta dispersión: lideró Cuyo, con 4,1% mientras que el noroeste, con 3,3%, fue el menos inflacionario.

¿Cómo sigue?

“Esperamos que los alimentos continúen evolucionando por encima del nivel general en el muy corto plazo. Las frutas y verduras, sumado a posibles nuevas presiones sobre el precio de la carne minorista, continuarán dinamizando al capítulo. Además, la inevitable y paulatina flexibilización del programa de Precios Máximos para evitar alternativas peores, como el desabastecimiento por rentabilidad negativa, continuaría generando que algunos precios de consumo masivo recuperen parte del terreno perdido”, agregó Ecolatina.

Más allá de los controles de precios (podría decirse que el dólar oficial se sumó a la lista, luego de que Martín Guzmán admitiera que el plan es atrasarlo), “romper con la inercia no será sencillo”, dice Ecolatina.

“Utilizar como ancla nominal al tipo de cambio y las tarifas permitiría recortar las subas de precios antes de las elecciones, pero difícilmente alcance para que la inflación se ubique por debajo del 40% en 2021”, señalaron. El capítulo de las tarifas, hoy congeladas, empieza a aparecer en la agenda y marzo y abril serán meses clave. Con la inflación en estos niveles y las elecciones cerca, se descuenta que las subas permitidas serán muy bajas. El Gobierno lo exhibirá como un logro o un gesto a la población, en oposición a la política del Gobierno anterior.

¿Y marzo? “Producto de la estacionalidad de marzo -subas en indumentaria y educación- y autorizaciones de subas de prepagas, taxis y subtes y la elevada dinámica de la inflación núcleo, no habrá una desaceleración de la inflación este mes por lo que la suba de precios del trimestre sería superior al 11%. En este marco, la inflación promedio mensual debería ser de 1,7% entre abril y diciembre para cumplir la meta oficial del 29%”, dijo Ecolatina.

“Las primeras dos semanas de marzo muestran subas de 1% y 0,9% en el precio de los alimentos, respectivamente. Reflejan una aceleración marginal respecto a los registros de las primeras semanas de febrero (0,8% promedio). El arrastre para lo que queda del mes es del 3%”, dijo LCG.

“Esperamos una aceleración de la inflación en marzo, con registros nuevamente cercanos al 4% mensual. La estacionalidad propia de este mes, afectado por el inicio de clases, y aumentos puntuales fueron ya anunciados (taxis, subte, prepagas, combustibles) dan motivos para pensar en la reversión de la desaceleración vista en febrero”, agregó la consultora.

“La opción de atrasar el tipo de cambio para anclar las expectativas, sumado a una corrección de las tarifas menor a la esperada después de dos años de congelamiento y paritarias cerrando en torno a 30%, por debajo de la inflación anual, pueden demorar la escalada de precios”, dijeron y detallaron que mantienen “una proyección de inflación a 50% a diciembre de 2021”. Además, agregan que “si bien podríamos recortar nuestra proyección de inflación para 2021, sin mediar cambios, los factores que hacen a esta corrección obligan a elevar nuestra expectativa de inflación para 2022”. Falta tanto…

Por su parte, ACM señaló: “Para los próximos meses esperamos que la inflación se mantenga por encima del 3% producto de la inercia inflacionaria y la abundante liquidez del sector privado. Sumado a esto, en marzo está estipulado subas en prepagas (3,5%), subterráneos y taxis, lo cual sumado a ajustes en combustibles, colegios y tarifas podría acelerar la inflación en torno al 4%. De todos modos, un posible aplazo en el ajuste de ciertos precios regulados como también la intención explicita de desacelerar el ritmo devaluatorio podrían traccionar hacia abajo el índice. En consecuencia, si bien dichos factores podrían morigerar la aceleración inflacionaria, continuidad de ajustes de precios regulados y la inercia inflacionaria podrían ponerle un piso a la inflación en torno al 46% en 2021”.