Elite de Brasil, muy dura con la gestión pandémica de Bolsonaro

23 de marzo, 2021

Elite de Brasil, muy dura con la gestión pandémica de Bolsonaro

Numerosos empresarios, inversores y economistas brasileños criticaron ayer al presidente Jair Bolsonaro porque, según ellos, su gestión de la pandemia del coronavirus ha sido pésima.

La crítica fue presentada a través de una carta, publicada en los periódicos del país vecino, firmada por expresidentes del Banco Central de Brasil (BCB) y algunas de las personas más ricas de Brasil.

Sin hacer alusión al mandatario, mostraron su descontento con el “liderazgo político más alto del país” por “coquetear con el movimiento antivacunas” e ignorar todas las recomendaciones de los organismos internacionales. Además, exigen que se acelere la campaña de vacunación y que se implementen medidas más federales para combatir al virus.

La situación sanitaria en Brasil es crítica: en la última semana se registraron un promedio de 70.000 nuevos casos y 2.000 muertes diarias, lo cual ha desembocado en el colapso de los hospitales. En total, ya hay más de 12 millones de infectados y 294.000 muertos.

Estamos al borde de una fase explosiva de la pandemia, y es fundamental que, a partir de ahora, la política pública se base en datos, información sólida y evidencia científica”, escribieron los líderes empresariales y economistas. “El país está cansado de ideas fuera de lugar, palabras intrascendentes y acciones tardías o equivocadas”, agregaron.

Entre las personas que firmaron el documento se pueden mencionar a Roberto Setúbal y Pedro Moreira Salles, quienes manejan el Banco Itaú, el más grande de Brasil; Pedro Passos, cofundador de la compañía de cosméticos Natura & Co y los ex presidentes del BCB Gustavo Loyola y Arminio Fraga. También están los CEO de la alimenticia BRF, Pedro Parente, extitular de Petrobras en la gestión Michel Temer y Luis Stuhlberger, de Verde Asset, que administra el mayor fondo de inversión de Brasil.

El mensaje es un duro golpe contra el presidente Bolsonaro, quien, para justificar la no implementación de mayores restricciones, argumenta que está priorizando cuidar la economía y los puestos de trabajo. En esta línea, los firmantes agregaron que “no es razonable esperar una recuperación económica en una epidemia fuera de control”. El problema no es la cuarentena, sino la pandemia. “Esta recesión, así como sus perjudiciales consecuencias sociales, fue causada por la pandemia y no se superará hasta  que la pandemia sea controlada por la acción competente del Gobierno federal”, dijeron los firmantes.

En los últimos días, la prensa local informó que Bolsonaro y su equipo empezaron a usar los barbijos con mayor frecuencia.