El Papa finalizó histórico viaje a Irak

8 de marzo, 2021

El Papa finalizó histórico viaje a Irak

Ayer terminó el histórico viaje del papa Francisco por Irak, en donde durmió tres noches. En un contexto de pandemia, muchas personas consideraban, como mínimo, imprudente que el Papa, de 84 años, visitará uno de los países más peligrosos del mundo por los diversos conflictos y atentados que sufre. Sin embargo, la primera visita de un pontífice al país de Medio Oriente ha sido un éxito.

El domingo, Francisco encabezó una misa para aproximadamente 10.000 fieles en Erbil, la capital del Kurdistán iraquí. Antes de la misa al aire libre, dio una vuelta en el papamóvil, alrededor del campo de juego del estadio Franso Hariri, la cual despertó la euforia de los presentes.

En su mensaje, el Papa pidió “resistir a la tentación de la venganza” pese a que “aquí en Irak, cuántos de sus hermanos y hermanas, amigos y conciudadanos llevan las heridas de la guerra y de la violencia, heridas visibles e invisibles”.

Antes de la misa, Jorge Bergoglio recorrió dos de las ciudades más atacadas por el Estado Islámico: Mosul y Qaragosh. Desde la segunda, expresó un contundente mensaje en una iglesia destrozada por grupos extremistas: “Junto con todas las personas de buena voluntad, decimos no al terrorismo y a la instrumentalización de la religión”.

“Con mucha tristeza, miramos a nuestro alrededor y percibimos otros signos, los signos del poder destructivo de la violencia, del odio y de la guerra. Cuántas cosas han sido destruidas. Y cuánto debe ser reconstruido”, agregó.

Por otra parte, desde Mosul, lugar donde el Estado Islámico anunció en 2014 la creación de su califato, dijo que nunca es lícito, y mucho menos asesinar, “en nombre de Dios”.

Así finalizó uno de los acontecimientos seguramente más importantes de 2021 y, según muchos analistas, el Papa logró cumplir varios objetivos: le ha devuelto la esperanza a la población cristiana discriminada en el país (solo el 5%, de los casi 40 millones de habitantes, practican esta religión).

Además, con su visita, le ha dado también esperanza a la población en general, castigada en los últimos años por numerosas guerras, invasiones internacionales y el surgimiento de grupos extremistas. Por último, gracias a su encuentro del día sábado con el gran ayatollah Ali al-Sistani, líder de la mayoría chiíta, se dio el inicio de un diálogo interreligioso que permitirá a futuro un acercamiento con los musulmanes.