El Gobierno mantendrá Precios Máximos y pidió “compromisos cruzados”

4 de marzo, 2021

Matías Kulfas encabezará mañana la segunda reunión de la mesa de alimentos

En el marco del intento por concretar un acuerdo de precios y salarios, el Gobierno tuvo ayer la segunda reunión con el sector de la cadena de alimentos. Esta vez, el foco estuvo puesto en los costos y la producción de alimentos antes de llegar a las góndolas. En cuanto a Precios Máximos, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, expresó luego del encuentro que “serán desactivados en la medida que veamos objetivos concretos para mantener precios razonables”.

En declaraciones a la prensa, Kulfas recalcó la necesidad de que los salarios le ganen a la inflación y advirtió que habrá consecuencias para empresas que no cumplan lo pactado. “Se detectó desabastecimientos de algunos productos, como, por ejemplo, el aceite y ahora las empresas tienen toda la potestad para dar las explicaciones del caso, después se verá si ha sido un problema justificado o una maniobra especulativa que amerite una sanción”, dijo.

La reunión

El diálogo tuvo lugar en la cartera de Desarrollo Productivo, donde se congregaron tanto funcionarios, como representantes de empresas, cámaras de consumo masivo y productores de insumos de la fase primaria, como fertilizantes y agroquímicos, así como los de la fase industrial, como cartón vidrio, hojalata y todo lo vinculado a los envases de los productos.

Por parte del Gobierno, estuvo presente Kulfas, acompañado por sus pares de Trabajo, Claudio Moroni; Agricultura, Luis Basterra; la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont; el vicepresidente del BCRA, Sergio Woyecheszen y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca.

También estuvieron presentes la secretaria de Comercio, Paula Español, y los secretario de Política Económica, Fernando Morra; de Agricultura, Ganadería y Pesca, Jorge Solmi; y de Alimentos, Bioeconomía y Desarrollo Regional, Marcelo Alos.

“Hemos visualizado aumentos importantes en insumos de la fase primaria y de la fase industrial, que en principio no le encontramos justificación”, aclaró Kulfas y aseguró: “Es necesario que asumamos compromisos cruzados. Si hay más consumo todos los que están aquí van a salir ganando”. En este sentido, se le pidió a los empresarios que presentaran información adicional para poder determinar en qué lugar de la cadena se generaron las subas.

Según detalló el ministro, está previsto que el tipo de cambio tenga un alza del 25% en el año y que la inflación esté en el orden del 30%. “Después de un año en donde el precio de los insumos creció por encima del de los productos finales, sabemos que tenemos que ir hacia un sendero de recuperación de los márgenes de la industria alimenticia, sin que sea a costa de los consumidores”, destacó Kulfas.

En la primera reunión, realizada el jueves pasado, se consensuó trabajar en cinco ejes estratégicos para coordinar una expectativa inflacionaria que pueda converger con las metas establecidas en el Presupuesto 2021. Estos fueron: insumos alimenticios; insumos no alimentarios; costo logístico; el programa de Precios Máximos y la productividad, relacionada con la negociación salarial. Con esta hoja de ruta, en este encuentro se abordó el eje de insumos industriales no alimentarios, para analizar su evolución tanto del agro, como fertilizantes o productos químicos, como los de industria alimenticia, ya sea envases o cartón.

En tanto, la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, sostuvo: “Tenemos que converger en el número de aumento de precios que propone el Presupuesto y eso requiere un esfuerzo de todos los que están aquí presentes. Una cosa son los insumos que se compran en dólares y otra cosa es la dolarización de la producción”.

Empresarios

En cuanto a los empresarios, estos manifestaron su agradecimiento por la convocatoria, se mostraron predispuestos a colaborar y explicaron a qué problemas se enfrentan en cada una de sus industrias. De todas maneras, varios de ellos coincidieron en destacar, entre otros factores, el aumento de la demanda de productos de China, lo que elevó los precios internacionales. Además, objetaron que la capacidad instalada ociosa de sus plantas, que aún es alta y, en algunos casos, mencionaron la menor oferta de empresas en el mundo que produzcan insumos, como por ejemplo la resina en el caso de las fábricas de plásticos.

En diálogo con El Economista, el titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), Daniel Funes de Rioja, calificó el encuentro como “constructivo”.

“Desde Copal manifestamos nuestra inquietud por que la inflación se mantenga en 29% y se revea la situación de los precios que están congelados porque hay un atraso muy importante”, manifestó. “Hay que conciliar un mecanismo de actualización para nuestros artículos, el 95% de nuestras empresas son pymes”, concluyó.

Construcción

Esta tarde, el Gobierno se reunirá con los principales actores de la cadena de la construcción. Será el primer encuentro con este sector en el marco del acuerdo de precios y salarios. El objetivo estará puesto en generar consensos sobre los precios de los materiales en un contexto donde crece la demanda.

Ante la creciente actividad, la respuesta de muchas empresas fue retener volúmenes de producción y, en consecuencia, se generó un desabastecimiento en el mercado. A través de la resolución 605/2020, desde la secretaria de Comercio Interior ya se había intimado, en noviembre, a algunas empresas para “incrementar su producción al máximo de la capacidad instalada y garantizar el transporte y provisión”.

Cabe destacar que el costo de los materiales de construcción, medido por el Indec, fue de 64,4% en 2020. La variación representó casi el doble de la inflación general y eso hizo que el gobierno pusiera el foco en dicho sector, ya que se espera una fuerte inversión tanto en el sector público, como en el privado.

El martes, el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, dijo que la intención es que la evolución de los costos de materiales sea por debajo de la inflación prevista por el presupuesto (29%). “La semana pasada nos reunimos con empresarios y gremialistas de la construcción, hay un compromiso para que al país le vaya bien, tenemos expectativas en que los productores acompañen esta decisión”, afirmó.

***
Precios Máximos: pocos resultados
El Gobierno mantendrá Precios Máximos y pidió “compromisos cruzados”

Precios Máximos logró su objetivo de contener la inflación en el “canal moderno” (hipermercados y supermercados), pero en el “canal tradicional” (comercios de cercanía y autoservicios) la adhesión fue menor: los aumentos fueron superiores a los permitidos.

“El canal moderno respetó casi en su totalidad el programa mientras que en los comercios de cercanía (con menos posibilidad de ser controlados y menor trato directo con el Gobierno) la inflación fue mucho mayor (solo los fideos subieron debajo de los aumentos permitidos)”, señaló Ecolatina en un informe publicado ayer. Los hogares de menores ingresos acuden poco a los supermercados y, por eso, es probable que el congelamiento no se haya sentido en los hogares más vulnerables, dijo el reporte. “Por otro lado, a pesar del cumplimiento de las principales cadenas, la inflación en alimentos y bebidas se aceleró producto de aumentos en alimentos no controlados como carne, frutas y verduras que son al mismo tiempo los grupos que más peso tienen en la canasta de consumo de los hogares más vulnerables”, señaló Ecolatina.

Además, el plan implicó una extraña disociación entre la inflación de bienes de consumo masivo (los regulados) y el resto de los grupos. “El hecho de que la inflación se haya acelerado incluso con la contención que significó el programa complica su levantamiento. Liberar los precios de consumo masivo tendrá un impacto directo sobre una inflación en ascenso, pero no liberarlos no es sostenible. Las empresas de consumo masivo no pueden continuar en el plan si los aumentos autorizados no siguen el movimiento de la estructura de costos de la misma manera que las tarifas de los servicios públicos no pueden continuar congeladas. Incluso habiendo ‘funcionado’ el plan contiene muy marginalmente la inflación de hoy a costa de incrementar la inflación futura”, dijo, a modo crítico, la consultora.