Día Mundial del Agua: algunas reflexiones

22 de marzo, 2021

Día Mundial del Agua: algunas reflexiones

Por Pablo Feresini  Director General de Grupo Rotoplas en Argentina

Con motivo del Día Mundial del Agua aprovecho para compartir algunas reflexiones.

La primera es que no estamos gestionando bien el agua. Si bien se conocen cifras que afirman que hay suficiente agua potable en el planeta para abastecer a los 7.000 millones de personas que lo habitamos, sabemos positivamente que está distribuida de forma irregular, se desperdicia, está contaminada y se gestiona de forma insostenible.

La segunda es que la población está creciendo y que el agua en poco tiempo será insuficiente. La ONU nos ha advertido recientemente que para el año 2030, es decir dentro de solo 9 años, habrá 1.000 millones de personas más en el planeta y que el agua necesaria para esos 8.000 millones de habitantes superará en 40% el agua que se estima que estará disponible en ese momento, en función de cómo la estamos tratando actualmente.

Y la tercera es que los expertos coinciden en que el camino para enfrentar el problema, dado que el agua es un recurso estático o en disminución, es la reutilización o su reuso.

En ese sentido, hay dos ámbitos en los que se pueden comenzar a adoptar de manera casi inmediata prácticas de reutilización.

Uno es el sector agropecuario, que utiliza casi el 70% del agua dulce disponible a nivel global, y que obviamente tiene que encontrar esquemas más eficientementes de cultivos y riego, pero también enfocarse fundamentalmente en identificar qué agua de desecho de otros sectores puede volver a utilizar.

El otro son las ciudades, que son grandes demandantes de agua dulce y que al mismo tiempo son un gran contaminante de esa misma agua, y donde la clave está en la gestión sustentable basada en el saneamiento y la reutilización de agua.

El agua ha sido históricamente tratada como un producto de desecho, pero la realidad nos muestra de manera brutal que estábamos equivocados y que se trata de un recurso esencial para la vida humana.

Las sequías, la contaminación del mar, el derretimiento de los glaciares o la pérdida de biodiversidades, por citar sólo algunos ejemplos, tienen su origen en el mal uso del agua.

Afortunadamente comienza a haber un consenso más o menos amplio alrededor de la idea de que el problema existe, que es grave y que hay que hacer algo en forma inmediata.

El hecho de que el agua haya comenzado a cotizar en Wall Street, que parece una excentricidad, pero es una señal positiva en esa línea.

Aprovechemos este día internacional para insistir, en nuestros respectivos ámbitos de influencia, sobre la necesidad de hacer algo para cuidar el agua, que en última instancia es cuidar el planeta y la vida de sus habitantes.